Arthegarn (arthegarn) wrote,
Arthegarn
arthegarn

El libro de febrero

Y la gente me pregunta: "Arthegarn, ¿qué pasa con tu blog? ¿Es que no has leído nada en febrero?"

Sí, sí que he leído algo en febrero. En realidad, lo he leído despacio entre enero y febrero y, desgraciadamente, ha sido uno de los libros más importantes de mi vida.


Recuerdo una noche, hace trece años, en la que le expliqué a Sheila lo que en aquel momento llamaba la teoría de la trascendencia de la felicidad (no me voy a poner a explicarla, pero ya era gótico antes de saber qué era ser gótico). Recuerdo que le dije, textualmente: "Soy muchas cosas, pero ante todo soy cristiano. No puedo concebirme a mi mismo sin ser cristiano, es consustancial a mi identidad. Si no fuera cristriano no sé quien sería, pero no sería yo".

The God Delusion (en español, El Espejismo de Dios), es un libro magnífico. Soberbio. He disfrutado muchísimo leyendo. Me siento incapaz de describirlo y resumir lo que Dawkins hace, porque no lo sé. Se equivoca de vez en cuando y es un hecho que critica la religión en general (y el cristianismo en particular) refiriéndose a las posiciones más esperpénticas y fundamentalistas. También es innegable que cuando habla de teología mete varias veces la pata hasta el corvejón, por ejemplo al decir que Benedicto XVI "cerró el limbo" (para quien no sepa la verdadera historia de lo del Limbo, la comenté aquí). Pero el libro, en su conjunto, es excelente, escrito en una prosa directa, con mucho sentido del humor y mucha mala leche.

Pero no es un libro que pueda recomendar a todo el mundo. Leerlo tiene un precio. Si eres ateo, agnóstico, o pasas de la religión, léelo. Si la religión es una parte importante de tu vida, como lo era de la mía, plantéatelo seriamente porque a mi me ha sumido en una crisis espiritual de la que creo que no saldré. The God Delusion no me ha costado la fe, pero probablemente me haya costado el cristianismo. Desafortunadamente le tengo más apego a la verdad y la honestidad que a la felicidad. Ya escribiré otra entrada sobre cómo me encuentro y quien creo que soy, ahora que no puedo llamarme a mi mismo, con sinceridad, católico.

Quién me lo iba a decir. Yo que me lo empecé totalmente convencido de que nada de lo que dijera podría apartarme de la Iglesia. A veces hay que alejarse del peligro. Libera nos a tentatione...
Tags: libros, mi fe, mi vida, religión
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 27 comments