Arthegarn (arthegarn) wrote,
Arthegarn
arthegarn

El Dios o la Nada

De un tiempo a esta parte me he sorprendido a mi mismo pensando que el Dios en el que creo tiene mucho que ver con "nada".

A medida que he ido progresando en la fe he ido intentando distanciarme todo lo posible de la Revelación y tratando de averiguar todo lo posible respecto a la naturaleza y personalidad de Dios a través de la razón. Si queréis que os diga la verdad, a mi lo de la Revelación nunca me ha terminado de convencer. Me explico: la fe es imprescindible cuando se habla de religión, pero también es algo que te puede conducir a decir cualquier gilipollez, sobre todo cuando el tema consiste no en tener fe en tus propios razonamientos, sino en la veracidad de lo que otro pollo ha escrito. Por ejemplo, a golpe de argumentos de fe son exactamente igual de válidas y lógicas las siguientes conversaciones:

Conversación A:

- ¿Cuál es la naturaleza de Dios?

- Dios es eternamente bueno y quiere que seamos libres y amemos a nuestros semejantes.

- ¿Y cómo sabes tu eso?

- Lo pone en este libro.

- ¿Y por qué ese libro es verdad y los demás mentira?

- Has de tener fe en la revelación contenida en las Sagradas Escrituras.

Conversación B:

- ¿Cuál es la naturaleza de Dios?

- Dios es eternamente bueno y quiere que nos sometamos a su voluntad y exterminemos a los infieles.

- ¿Y cómo sabes tu eso?

- Lo pone en este libro.

- ¿Y por qué ese libro es verdad y los demás mentira?

- Has de tener fe en la revelación contenida en las Sagradas Escrituras.

Conversación C:

- ¿Cuál es la naturaleza de Dios?

- Dios no existe y, si existe, es un cabronazo.

- ¿Y cómo sabes tu eso?

- Lo vi en la tele.

- ¿Y por qué ese programa es verdad y lo demás mentira?

- Porque salía Richard Dawkins, que es mucho más listo que tú y que yo juntos.

Conversación D:

- ¿Cuál es la naturaleza de Dios?

- Dios es un monstruo de espagueti volador que creó el mundo tras emborracharse un montón y quiere que vistamos como piratas.

- ¿Y cómo sabes tu eso?

- Lo pone en este libro.

- ¿Y por qué ese libro es verdad y los demás mentira?

- Porque se lo dictó Dios en persona a Bob Henderson.

No te digo nada ya si nos dedicamos a usar la fe para explicar cosas cotidianas: ¿Por qué caen rayos? Porque los tira Zeus. ¿Por qué hay inundaciones? Porque Tiamat está de mala leche. ¿Por qué llueve? Porque los ángeles se hacen pis. ¿Por qué funciona una cámara de fotos? Porque dentro tiene un demonio muy pequeño que pinta muy bien y muy deprisa. Et caetera.

Supongo que todos entendéis, visto el peligro que implica, que tratara de alejarme de lo que este o aquel tipo escribieron hace cientos de años (y no digamos de lo que este tipo dijo hace quinientos años de lo que aquel otro tipo quiso decir hace otros mil). El resultado este ataque de sentido común es que dejé de fiarme de la revelación de las Escrituras(1) y, basándome en el dogma de que el conocimiento de Dios es alcanzable por la razón(2), empecé a darle vueltas a Dios desde un punto de vista menos bíblico y más teológico y filosófico. La idea era aplicar la fe sólo para aceptar que existe y tratando de deducir todo lo demás de forma lógica desde allí.

Bueno, pues no soy capaz de ver casi nada. El Dios en el que cree mi razón y la nada son casi lo mismo. Si asumimos que Dios es el creador de todas las cosas nos encontramos en seguida que es el creador del tiempo y del espacio, lo cual quiere decir que existe fuera del tiempo y fuera del espacio. Eso viene muy bien para contestar preguntas infantiles del tipo "¿dónde está Dios?" o "¿qué había antes que Dios?(3)" pero trae consecuencias no deseadas. Por ejemplo: la existencia de Dios como un ente atemporal quiere decir que Dios no cambia. Eso ya lo sabíamos, ya que es perfecto(4), pero el que no cambie trae consecuencias, por ejemplo, respecto a la Vida Eterna. Si resulta que en el Cielo contemplamos la gloria de Dios eso sólo quiere decir que debemos existir en su mismo nivel de existencia, es decir fuera del tiempo y del espacio. O sea que no hay tiempo, o sea que no cambiamos, no recordamos ni gozamos ni sufrimos ni tenemos ningún tipo de experiencia parecida a la vida porque no hay tiempo, ni pasado, ni memoria, ni futuro, ni deseo. Nos convertimos en algo así como estatuas. Perdóneseme la vulgaridad, pero vaya mierda vida eterna ¿no?

Pero es que hay más. Si Dios es inmutable entonces nada de lo que hagamos le va a afectar. No es como otra persona que nos ama, a la que podemos hacer feliz o desgraciada. Oh, sí, existe, desde luego que existe, pero tiene una existencia tan extraña, tan alienígena, tan cósmica, es tan grande y tan todo que, al final, no se diferencia en nada de otros imperativos existenciales como el concepto de tiempo, de espacio o de existencia. No es razonablemente deducible de la existencia de Dios que interactúe con la humanidad de forma perceptible alguna.

Lo cual me lleva a concluir que, al igual que el tiempo, el espacio y la existencia, que no piensan, Dios no piensa en el sentido en el que nosotros pensamos. No, porque no cambia. Dios conoce, pero no descubre; sabe, pero no imagina. Al mismo tiempo, eso quiere decir que el universo no tiene un objetivo, ya que un objetivo es algo que tiene relación con el antes y el después y, siendo la existencia de Dios atemporal, Dios no puede tener objetivos (que son estados en potencia y voluntad) sino sólo actos. O, lo que es lo mismo, resulta que el universo existe con el objetivo (causa final) de existir. O sea, que existe porque sí. Genial. A mucha gente le parecerá que es motivo bastante, pero uno de mis motivos para creer en Dios y en el mundo espiritual es encontrarle un sentido al Universo, una causa final. Ahora resulta que la causa final ya es.


Conque...un Dios que crea pero no interviene, que ama pero que no actúa, que no tiene motivos ni objetivos ni quiere nada de nosotros y que nos ofrece una vida eterna sin tiempo ni espacio... ¿no os parece sospechosamente semejante a nada?

Arthegarn__________________________

(1) En realidad no, el tema es más complejo; lo que hice fue empezar a aplicar procedimientos de duda metódica a la lectura de la Escritura y de sus interpretaciones.

(2): Literalmente: Si quis dixerit, Deum unum et verum, creatorem et Dominum nostrum, per ea quae facta sunt naturali rationis humanae lumine certo cognosci non posse, a.s. Vaticano I, 1870

(3) Y su vieja compañera "¿quién creó a Dios?". La respuesta es: esa pregunta no tiene sentido porque no hay un "antes de Dios" como no hay un "antes del tiempo".

(4) Las cosas perfectas en su esencia y no en su estado no cambian a peor (o dejan de ser perfectas y por tanto pierden su esencia) y no pueden cambiar a mejor porque si pueden ser todavía mejores eso es que no son perfectas.

Tags: filosofía, losing my religion, magia, mi fe, religión
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 55 comments