?

Log in

No account? Create an account
Pensamientos sobre mi vida [entries|archive|friends|userinfo]
Pensamientos sobre mi vida

[ Mi foro | Opus Nigrum ]
[ Quien soy yo | Perfil ]
[ Todos mis pensamientos | Archivo ]

¡Me mudo! [Mar. 4th, 2016|05:23 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

A partir de ahora, aquí.
Link1 comment|Leave a comment

El libro de mayo [Jun. 5th, 2012|02:21 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



A Brief History of Time
es un libro al que tenía manía, casi tanta como a Stephen Hawking, desde que era casi un crío. Recuerdo una charla con mi padre en la que me decía que Hawking estaba sobrevalorado, que era un producto de los medios de comunicación, que no estaba a la altura de otros físicos como Hoyle o Penrose y que de cualquier forma su tesis central estaba equivocada. Por lo que recuerdo que me contaba, el error de Hawking consistía en aplicar el principio de indeterminación del Heisemberg al momento inicial del universo, lo cual carecía de sentido ya que si el espacio entero era un punto de dimensión cero, el momento y la posición del universo entero tenían que ser perfectamente determinables con exactitud infinita ya que no había otro sitio en el que pudieran poder estar que en ese punto de dimensión cero. Décadas después, tras haber leído finalmente el libro y saber qué dicen exactamente tanto Hawking como Heisemberg, tengo que decir que o yo no entendí a mi padre o mi padre no entendió a Hawking porque no dice nada parecido.

El libro, que me ha gustado muchísimo (aunque menos que La Nueva Mente del Emperador de su colega y amigo Roger Penrose, a quien menciona no menos de veinte veces) es mucho más de divulgación de lo que yo me esperaba. Oh, sí, divulgación seria, desde luego, pero no muy diferente de Los Tres Primeros Minutos del Universo, por ejemplo. Es un viaje breve por la historia de la ciencia, enfocándose en la física, la astrofísica y finalmente la física cuántica, en busca de una teoría de la gran unificación. Está francamente bien escrito, es una lectura amena (mi madre me tiraría algo a la cabeza si leyera esto), con ejemplos muy buen puestos y el nivel justo de erudición (por ejemplo, cuando habla de la gemetría de Minkowski ni siquiera menciona al pobre Hermann). La explicación que da de la relatividad (de las dos) es muy, muy buena, y la de la física cuántica, si bien no está a la altura de otras más eruditas que he estudiado, tiene ejemplos muy buenos para que se te quede en la cabeza qué son y para que sirven cosas como el spin o los colores de un quark.

Las páginas en las que habla (finalmente) del tiempo y su naturaleza son muy buenas. Abren la mente a reflexiones sobre la naturaleza del espaciotiempo que a mi me resultaron fascinantes. Recuerdo que esa parte del libro la leí en el metro y que, sin pasar de página, perdido en mis pensamientos sobre la relación entre la flecha del tiempo, la entropía y el crecimiento del universo, me di cuenta de que me había pasado de estación y tuve que cambiar de metro… ¡hasta tres veces! Sin quitarle mérito a Martin, esas cosas no me pasan con A Song of Ice and Fire, por ejemplo. También lo son las páginas sobre las singularidades cuánticas y la búsqueda de la Teoría del Todo, si bien es entrañable leer un libro escrito cuando la teoría de cuerdas era algo cuyo nombre no pasaba de las universidades y la gravedad cuántica ni siquiera había abandonado la mesa de investigación.

Podría pasarme horas hablando de este libro y de las cosas que cuenta (aunque no todas las haya leído ahí) porque es un tema que cada día me fascina más, pero me voy a limitar a recomendaros que, si tenéis un espíritu suficientemente inquieto, la suficiente capacidad de atención, y sobre todo de imaginación, lo leáis directamente. Es una muy buena puerta de entrada para pasar de ahí a cosas más serias y, entre nosotros, un rato más fácil de leer que, por ejemplo, GEB-EBG. Así que sus, y a ello. No os arrepentiréis. Ah, y queda uno como todo un intelectual leyendo estas cosas en el Metro, estoy descubriendo. En la oficina te miran de otra manera y te preguntan "Pero ¿tú no eras abogado?" y cosas así.

Beneficios colaterales, qué queréis que os diga.
Link4 comments|Leave a comment

Como solucionar la crisis [May. 9th, 2012|06:29 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]

A medida que se acerca el aniversario del 15-M sin que se le vea una salida a la crisis, con el PP metiendo la tijera en todos los gastos del Estado y de las Comunidades Autónomas, con el PSOE, IU y los sindicatos metiendo caña, con España en recesión y una tasa de paro del 24% que no hace más que seguir subiendo, la gente está enfadadísima. Ante todo están enfadados con nuestros políticos, todos, de un lado y del otro, por no resolver la crisis; y luego están enfadados también por distintas razones con los banqueros, los empresarios, los ricos, los intelectuales y ese fuzzy group que es la llamada ”clase dirigente” pero que es, aparentemente, incapaz de dirigirles a ningún sitio (a ningún sitio fuera de la crisis, vamos).

Lo primero que hay que decir es que este sentimiento de enfado e indignación es … ¿obvio? ¿de lo más natural? ¿esperable? Nadie puede intentar, como he leído por ahí, que los españoles no se sientan así. Por las mismas razones por las que si vas andando por el bosque y de repente se levanta un oso al lado tuyo sientes miedo, es normal que cuando te ves atrapado en una situación incómoda a la que no le ves salida sientas frustración, desesperación, dolor y rabia. Lo sé muy, pero que muy bien. La pregunta es qué vamos a hacer con toda esa energía, toda esa rabia e indignación que todos, yo también, tenemos dentro. La pregunta es cómo vamos a salir de esta.

Si nos guiamos por la historia reciente parece que lo único que haremos con esa energía será lo que el amigo Eduardo Marqués llama ”liarla parda”, particularmente en sus dos primeras acepciones: tendremos gente volcando coches y quemando contenedores, y tendremos otra gente (mucha más) expresando estas emociones con “una algarada, una revolución, un "todos a la calle contra todo", una catarsis puramente emocional”, un (otro) bluff que no llevará a ningún sitio y que será capitalizado(1) para sus propios fines por este o aquel grupúsculo marginal cuyos “líderes” tendrán sus cinco minutos de fama y, si tienen suerte, acabarán de tertulianos en algún sitio o cobrando 250 euros por charla. Pero desde luego eso no nos acercará a la salida de la crisis; lo más probable es que de hecho nos aleje de ella(2). Aun así siempre estarán los cuatro idealistas trasnochados de siempre que, de forma más o menos bienintencionada, lo verán como el inicio de la revolución proletaria o la rebelión del Pueblo contra sus opresores políticos y económicos o [Inserte aquí su demagogia favorita], por supuesto, y que llamarán a la gente a la calle en nombre de todas esas cosas y con la promesa de un futuro mejor y más brillante, sin crisis y con libertad, en el que todos seremos listos y responsables y las piedras manarán leche y miel. Y habrá gente que se lo crea y les siga, porque es lo que la gente quiere creer, lo que la gente quiere que le digan y porque sentirán, en su corazón y en sus entrañas, que es lo que tienen que hacer. Porque cuando estás frustrado y rabioso a lo que te lleva la naturaleza es a la violencia, a “sacudirte las cadenas”, a acabar con la amenaza o el obstáculo que tienes delante. Y esto es tan obvio, natural y esperable como el que aparecieran los sentimientos de los que hablaba antes, pero por mucho que sea obvio, natural y esperable, no nos va a sacar de esta, ni va a arreglar la crisis, ni nos va a dar trabajo. Más bien al contrario.


Claro que... si la algarada y la “revolución” no son los caminos para solucionar el problema, si acabar con quienes “nos han metido en esto” o quienes “no saben sacarnos de aquí” (3) no va a llevar a ningún sitio, entonces, ¿qué podría hacerlo? ¿Quién podría hacerlo?

Pues tú. Pero muy probablemente no como como crees.

A nadie se le escapa que hay que cambiar muchas, muchas cosas en España. Pero lo primero que el auténtico revolucionario, el auténtico idealista, tiene que cambiar, es a si mismo. Tiene que tener claro donde quiere ir, ver cómo se puede llegar y ponerse a ello. Y, con toda probabilidad, lo primero que tendrá que cambiar de si mismo será su fe inquebrantable en la verdad de su causa y en que su solución es la (única) correcta.

Si verdaderamente queremos salir de esta, lo primero que tenemos que cambiar es esa mentalidad tan española de sostenella y no enmendalla. Si la realidad nos muestra que el ideal por el que estamos luchando es imposible e inalcanzable (como pasa siempre con los ideales, que son orientadores, puntos de referencia, no objetivos) lo que tenemos que hacer es dirigirnos al punto alcanzable, posible más cercano a ese ideal. Al decir esto me hago acreedor a decenas de comentarios con eslóganes del tipo “seamos realistas, pidamos lo imposible” o “hasta la victoria siempre”, pero me importa un pimiento. Si queréis ese tipo de cosas y prestáis oídos a ese tipo de frases hechas, a ese tipo de demagogia que os llama a la fe irracional como los Papas llamaban a las cruzadas, allá vosotros y sinceramente no sé qué hacéis leyendo este blog. Si lo que queréis es eso, salid a la algarada. Si lo que queréis es verdaderamente luchar por vosotros y por los que os rodean para mejorar la situación de una forma palpable y posible, si estáis dispuestos a sacrificar vuestros ideales intangibles, espirituales y sobrenaturales en aras del materialismo palpable, de la comida que de verdad se puede comer y del trabajo que de verdad se puede realizar, entonces seguid leyendo.

Una vez seamos capaces de admitir, individualmente, uno por uno, yo, tú que estás leyendo esto, que es posible que estemos equivocados, lo siguiente que hay que cambiar es ese otro mecanismo que es “hay que quitar de en medio a quien nos ha metido en esto”. Todo el problema, todo este artículo, si os fijáis, está basado en esto. La rabia y la frustración contra quien “nos ha metido en esta crisis” y quien “no nos sabe sacar de ella” es tan lógica como estúpida e improductiva. Es una antropomorfización del problema, es el mismo mecanismo que te hace darle una patada al hardware cuando se estropea el software, algo que está en nuestra naturaleza, en nuestros genes, pero que aunque tuvo su lugar cuando éramos animales irracionales y vivíamos en los tiempos en los que nuestras respuestas al medio debían ser, rápidamente, una de las famosas Cuatro Efes(4), hoy en día no está simplemente obsoleto, sino que es contraproducente. "¿Algo va mal? Tiene que tener una causa. Hay que encontrarla y destruirla, muerto el perro se acabó la rabia". Ese mecanismo está en nuestro hardware, está en nuestros cerebros y aunque sea natural, lógico y esperable y resultado de la evolución por selección natural, no nos es más útil para resolver estos problemas que el hecho de tener apéndice(5).

De verdad, no hay una mano negra, no hay una conspiración, no hay unos malvados capitalistas de dientes afilados que se han quedado con todo el dinero que antes teníamos y que ahora no tenemos y lo están usando para encenderse puros. No es cierto. Esto os lo podéis creer como artículo de fe basándoos en la auctoritas que me confiráis, o podéis estudiar (pero estudiar en serio, no leer un titular de Público y contrastarlo con la Wikipedia) las causas del Credit Crunch, la contracción de la masa monetaria por la pérdida de confianza en los mercados (sí, el problema está en que la gente, o sea tú y yo, hemos perdido la confianza en “los mercados”, y os garantizo que no la vamos a recuperar gritando que la culpa es precisamente de “los mercados” como el año pasado -lo que por cierto es una majadería(6)). El dinero, la riqueza no está en los bolsillos de nadie, ya no existe. No quiero ponerme ahora a explicar la génesis de la crisis y a asignar responsabilidades porque en este momento es mucho menos importante saber cómo hemos acabado en este agujero que se va llenando de agua que cómo vamos a salir de él; pero baste decir que es tan natural como incierto pensar en un gran conjunto de pequeñas causas individuales como una única causa, simplificar las múltiples y complejísimas relaciones de todos y cada uno de los seres vivos individuales que componen, por ejemplo, la persona que está sentada a mi izquierda, con el término “Begoña” y decir que tiene la culpa de la crisis. No. Es el mismo mecanismo del que hablaba antes. El bosque no os deja ver los árboles, y el problema está en los árboles(7), no en el bosque.

Lo siguiente que podemos hacer es acabar con la muy española figura de la intervención divina. La pregunta está mal planteada porque nadie nos va a sacar de esta porque nadie puede. Nadie tiene unaRonBrokenWandvarita mágica, o una solución milagrosa o la fórmula de la Coca-Cola que pueda arreglar este desaguisado por si misma. En primer lugar porque hay muchas cosas que no se pueden “arreglar”: si una familia pide un crédito de forma temeraria y luego se encuentra con que no lo puede pagar, independientemente de que sea una pena, no podemos arreglarlo de un plumazo a golpe de condonación general de deudas “y que lo paguen los bancos”. El dinero con el que los bancos conceden hipotecas es el mismo dinero que yo he metido en mi cuenta corriente y el banco lo ha prestado en la creencia (amparada en la ley) de que tendrían que devolvérselo de una u otra manera. Si haces legal que la gente no pague al banco, ¿cómo me va a pagar el banco a mi? ¿A dónde nos llevaría hacer algo así?


Pero es que no es solo eso. Es que los españoles tenemos que entender de una vez que nadie puede vivir nuestra vida por nosotros y tomar las riendas de la misma. Desde los tiempos de Chindasvinto nuestras revoluciones y nuestros cambios se han basado en cambiar una minoría dirigente por otra minoría dirigente (como mucho, "nuestra" minoría dirigente), tenemos mentalidad de súbditos y no de ciudadanos. Esperamos que el Rey o el Gobierno o la Virgen nos arreglen nuestros problemas y eso no es así, la democracia no funciona así. Si no estamos dispuestos a aceptar la responsabilidad de gobernarnos a nosotros mismos, si vamos a seguir negándonos a entender que si las cosas van mal porque estamos gobernados por incapaces la culpa no es de nuestros gobernantes sino nuestra por haberlos elegido, entonces es que simplemente no estamos preparados para la democracia y lo mejor que nos puede pasar es volver al despotismo ilustrado. Hace un siglo Ortega y Gasset decía que no estábamos preparados, que no entendíamos que era la democracia y tenía razón, Da pena pensar que desde entonces no hemos mejorado casi nada.

Puestos a cambiar la tan española creencia en los milagros, en la Virgen que todo lo cura o el líder que nos sacará de esta, podríamos empezar a pensar en que los problemas complejos tienen causas complejas y que si no se resuelven de esa forma tan obvia que se nos ha ocurrido no es necesariamente porque nuestros dirigentes sean estúpidos o incapaces, sino que puede que sea porque esa medida tiene repercusiones que no hemos considerado. La mentalidad de taxista, de “esto lo arreglo yo en dos patadas” o “lo que hace falta es alguien con dos cojones” para temas que son enormemente complejos y sistemas que son prácticamente impredecibles es tan perniciosa como está extendida. No hay ninguna diferencia entre querer meter en la cárcel a un político porque no previó o resolvió una crisis (o enfadarse porque las cosas siguen yendo mal y no se ve la luz al final del túnel, aunque enfadarse sea natural) y lapidar al brujo porque no hace llover. Lo creáis o no, la influencia(8) que puede ejercer un gobierno para la solución de una crisis como ésta es semejante a la que tiene el brujo para hacer llover y sus resultados solo se notarían a medio plazo (mucho después de la tan satisfactoria lapidación).

Pero es que además la crisis tiene múltiples causas y todas ellas complejas por lo que no hay una única solución a todas ellas (y eso incluye panaceas como el asambleísmo anarquista-libertario, por cierto). Solo hay una persona que te va a sacar de la crisis, y ese eres tú. O, para ser exacto, solo hay una forma de salir de la crisis, y esa es acabando con todas sus múltiples causas, y no hablo de las causas que nos trajeron aquí, porque esas ya no son operantes y por tanto son irrelevantes, sino de las que nos mantienen aquí y las que nos hunden todavía más. Esos son los problemas que tenemos ahora y esos son los que tenemos que resolver. Y como resulta que esos problemas, al final, están causados en mayor o menor medida por todos y cada uno de nosotros, como individuos, lo que tenemos que hacer es arremangarnos hasta los codos y ponernos a cambiarnos a nosotros mismos, como individuos. Y ¿sabéis lo mejor de todo? Pues que esto es algo que no tenemos que esperar a que venga nadie a hacerlo sino que podemos hacer nosotros mismos y que además se trata de una sucesión de pequeñas cosas concretas e inmediatas que está en nuestra mano resolver, no de “acabar con el paro” o de “devolver la confianza a los mercados”. Por supuesto, esto exige de nosotros que tomemos las riendas, y por tanto la responsabilidad, de quienes somos y de en qué nos vamos a convertir, algo que a mucha gente le da miedito y que a todo el mundo debería infundirle, como poco, un sano respeto. Pero ha llegado la hora, insisto, de trabajar y ser valientes y cambiar lo que tenemos que cambiar: nosotros mismos. Porque solo cambiándonos nosotros, individualmente, uno a uno, haciéndonos responsables de lo que hacemos, podemos cambiar al colectivo. Si en algo estamos de acuerdo los perroflautas y yo es que el cambio no se puede imponer de arriba abajo, sino que viaja de abajo a arriba. Así que, lo dicho, sus y a ello.

¿Y cómo podemos cambiar? Bueno, pues insisto, haciéndonos responsables de nuestras vidas, nuestras actitudes, nuestros hechos, nuestras palabras. Midiendo las repercusiones en los demás y las consecuencias a medio y largo plazo de lo que hacemos. Por ejemplo, es posible que en este momento esté tan frustrado y enfadado que lo que de verdad quiera hacer, lo que mis entrañas me dicen que haga, es salir a pegar gritos, quemar contenedores y lanzar piedras a la policía. O puede que lo que me apetezca sea largarme a Sol a demostrarle a “los mercados”, “los banqueros” y “los políticos” (ah, no, que eso ya lo hemos resuelto) que no soy su marioneta y que no pueden jugar conmigo; por ejemplo no respetando los horarios o recorridos de las manifestaciones o intentando okupar la plaza de mi pueblo. Pero ¿qué repercusiones tendrá eso? ¿Estaré generando riqueza? ¿Confianza en España? ¿O estaré dando la impresión de que a los españoles nos importa mucho más demostrar lo fuertes e independientes que somos que trabajar para salir del hoyo? Y lo mismo que con los actos, con las palabras. Es posible que lo que me apetezca en este momento, lo que me dice mi corazón que debo hacer, es lanzar una soflama poética e idealista sobre las virtudes del idealismo utópico y las maldades del capitalismo, pero, una vez más ¿qué consecuencias va a traer esto? ¿A medio y largo plazo? ¿Para mi y para los que me rodean?

Una vez que hayamos decidido de verdad tomar las riendas de nosotros mismos, no ser esclavos de nuestros impulsos y apetencias y pensar antes de hacer ha llegado el momento de replantearnos muchas, muchas cosas sobre nuestros hábitos y formas de comportarnos. Alguno habrá que debería informarse antes de opinar, algún otro que debería escuchar tratando de entender lo que el otro intenta comunicar y no preparando el contraargumento… Otro se dará cuenta de que, por mucho que su instinto le diga que alquilar es tirar el dinero, meterse en una hipoteca de 600 euros a 35 años cobrando 1.000 con un contrato de obra y servicio es una mala idea porque probablemente, en algún momento no podrá pagarla. Muchos se desharán de la mentalidad y el mecanismo de “lo quiero, así que lo voy a comprar y ya veré como lo pago”. Ha llegado el momento de tirar a la basura la tarjeta de crédito, que te da ahora lo que pagarás luego, y mirarte a ti mismo y a tus bolsillos en el espejo y saber qué puedes consumir y qué no. Y lo que es mas importante, el momento de dejar de derivar tu autoestima en función de lo que consumes, de dónde vives, de cuánto ganas o de en qué trabajas. Eres quien eres y no está nada mal, y si quieres ser más, plantéate con realismo quien quieres ser (porque querer lo imposible solo conduce a la frustración) y cómo llegar a ello, sabiendo que no todo depende de ti y que es posible que no lo consigas. Y si caes en la lucha y no llegas a conseguir todo lo que querías, sigue luchando o cambia de objetivos, pero no te frustres. Tente un poco de respeto. Ah, y no le eches la culpa a otro, porque muchas veces nadie tiene la culpa.

Y hablando de no echarle la culpa a otro, probablemente haya llegado el momento de hacer examen de conciencia. Nadie te puso una pistola en la cabeza para pedir ese crédito ruinoso. Nadie te garantizó que sacándote esa carrera conseguirías ese puesto de puta madre, y si te lo garantizaron, aunque el otro sea un hijoputa o un imbécil, algo de culpa tendrás tú por habértelo tragado. Aprende, échate la china al bolsillo, no te fíes ni de tu madre (porque aunque ella te quiere tiende a sobrevalorarte y puede que te de consejos que ella cree buenos pero que acaban no siéndolo), haz tus propias cuentas, sé crítico, contrasta, toma tus propias decisiones y hazte responsable de ellas. Y si tienes los redaños para hacerlo de forma retroactiva y hacerte ahora responsable de las decisiones que tomaste en el pasado “por culpa de otros” te habrás ganado mi caluroso y sentido aplauso. Y te garantizo que cuando te mires al espejo del que hablaba antes verás que has crecido un par de centímetros.

Estate orgulloso de ser quien eres. Estate orgulloso de ser un ciudadano y no un bárbaro, de ser parte de la civilización que construye y no de la barbarie que saquea y rapiña. Respeta a tus semejantes como te respetas a ti mismo y como te gustaría que te respetaran a ti (y si crees que ya lo haces, cuéntaselo al del espejo cuando haya crecido ese par de centímetros, te garantizo que te sorprenderás). Y exige que los demás te respeten como deben. Critica y persigue cada céntimo que pagas en impuestos, entérate de a dónde va y por qué. Deja de pensar que “lo público" es "de todos” y empieza a pensar que “lo público” es en realidad tuyo, porque lo has pagado tú, y tienes que exigirle rentabilidad y eficacia, tanta como te exigen a ti en los estudios o el trabajo. No des dinero a corruptos, vagos y deshonestos y cuando te encuentres uno exponlo y denúncialo ante tus conciudadanos. Se acabó congratularse por hacerse un simpa, por saltarse el torno del metro, por defraudar a Hacienda, por cobrar el paro y trabajar a la vez, se acabó encumbrar al pícaro que “es más listo que el sistema” porque cada vez que comete una de sus fechorías te está robando a ti, no “al Estado” o "al Sistema". No hay diferencia entre el concejal que se va de putas con dinero público y quien se cuela cada día en el metro porque, total, nadie le dice nada(9). Cumple las normas, que las hemos acordado entre todos, y si no te gustan lucha por cambiarlas, habla con tus conciudadanos, convéncenos de que tienes razón… y respétanos como te respetas a ti mismo, que estamos tan orgullosos de ser nosotros como tú de ser tú, y si no nos convences (o hasta que lo hagas) no te tomes la justicia por tu mano. Y estate orgulloso de no hacerlo, porque someterte a la voluntad del Pueblo aun cuando crees que el Pueblo se equivoca es el precio que hay que pagar por la democracia (real ya).

Así que, hala. Menos dilución de la responsabilidad personal en el colectivo, menos buscar cabezas de turco que cortar, menos pensar que los problemas tienen causas sencillas y soluciones sencillas y que lo que pasa es que alguien es demasiado estúpido o demasiado malvado para ponerlas, y más darse cuenta de que el problema somos en realidad todos y cada uno de nosotros y que la solución, por lo tanto, depende de todos y cada uno. Sobre todo, de cada uno. O eso, o tardaremos mucho más en salir de esta crisis y cuando lo hagamos nos meteremos en otra igual. O no salimos en absoluto, claro...

La solución a la crisis empieza por uno mismo.

Arthegarn_____________________
(1) Tiene bastante chiste que el 15-M, sobre todo en Sol, fuera capitalizado por los anticapitalistas, por cierto.
(2) Por dos razones fundamentales. Primera: habremos gastado nuestra energía “al pedo” y nos quedará menos para trabajar, arrimar el hombro y dedicarnos a cosas realmente constructivas; y segunda, este tipo de comportamientos, agitaciones sociales y disturbios lo que consiguen en el panorama económico internacional es alejar capitales e inversión extranjera, lo que nos deja solos para salir de este fregado. Y si creéis que no, mirad Grecia. Si tuvierais dinero que invertir ¿lo haríais en un país que no es solo que esté arruinado, sino que además tiene un Pueblo cuya actividad principal es protestar en la calle, destruir la propiedad (pública y privada) y protagonizar algaradas, al borde de la revolución o, como me decía ayer Mithur, de la guerra civil? Pues eso.
(3) Admito que hasta ahora he hablado solo de luchar y pegar gritos y no de que hacer una verdadera revolución (aquello que los propios revolucionarios de principios del siglo pasado definían como cambiar la minoría dirigente por nuestra minoría dirigente), mucho menos de que esta triunfe y encima sin costes, pero seamos generosos.
(4) Fight or Flight or Feed or Copulate © Daniel Dennett.
(5) De hecho, mucho menos, porque hoy en día cuando el apéndice da problemas se elimina con una operación sin complicaciones, pero este mecanismo de suponer intuitivamente que todo tiene un culpable y buscar como destruirlo no hace más que dar problemas y no hay quien lo remueva.
(6) Porque un mercado no puede tener la culpa de nada, es un sitio en el que se intercambian bienes y servicios por sus precios. Si alguien tuviera la culpa de algo serían los mercaderes, no los mercados.
(7) De hecho está en las puntas de las hojas de esos mismos árboles, así que cuidado no sea que el árbol no os deje ver las hojas.
(8) La influencia positiva, claro. Influencia negativa puede tener a espuertas, es increíble lo fácil que es cargarte la economía intentando arreglarla, no te digo nada cuando lo que estás intentando es ganar elecciones…
(9) Caeteris paribus, por supuesto. Hay casos de estado de necesidad, por supuesto, pero no estoy hablando de esos casos y lo sabes, así que deja de preparar el contraargumento y presta atención a lo que quiero decir.

Link33 comments|Leave a comment

A vueltas con lo de la Libertad. [May. 3rd, 2012|04:23 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , , , ]

Pregunta por Facebook el amigo Sir Accolon a aquellos que negamos “de alguna manera” la existencia de la libertad si, partiendo de la base de la existencia de condicionamientos que impiden realmente la existencia de la libre elección de nuestros actos, se puede hablar de realmente de responsabilidad personal, de ley y de derecho, si alguien que no sea completamente libre de sus elecciones y por lo tanto completamente responsable de sus acciones puede ser realmente responsable de las mismas.

Y la pregunta, que tiene enjundia, merece su respuesta.

En primer lugar, que quede claro que yo no hablo de meros condicionamientos. Si simplemente estuviéramos condicionados la respuesta es “sí, hay responsabilidad personal”. El condicionamiento lo que hace es que seas tendente a hacer algo, que algo te guste más que otra cosa, pero no predetermina tu conducta. Uno puede estar condicionado al odio racial o religioso, por ejemplo, pero la decisión de efectivamente convertir ese deseo en un acto sigue siendo libre por lo que uno es responsable. El condicionamiento puede hacernos la vida más fácil o más difícil (en función de hacia qué estemos condicionados) pero seguimos siendo responsables últimos de nuestras decisiones.

Otra cosa es la predeterminación de la conducta. En el momento en el que la conducta está predeterminada la libertad desaparece: cuando solo hay una opción, no hay libertad. Para ciertas concepciones del derecho y la moral cuando no hay libertad no hay acto humano, y cuando no hay acto humano no hay responsabilidad. Una piedra no es responsable de caer siguiendo las leyes físicas, por ejemplo, no puede evitarlo. Y del mismo modo para esa concepción absolutista de la libertad, si el libre albedrío contracausal no existe, en otras palabras, si no somos mal que una complicadísimo sistema electroquímico predeterminado y cuyas salidas son “predecibles en principio” si tuviéramos suficiente información respecto a las entradas, los mecanismos internos, el ambiente, etc… Si eso fuera así no seríamos más libres que la piedra, luego no seríamos más responsables que ella. Sin libre albedrío contracausal, es decir, sin un “observador” detrás de nuestros ojos que toma decisiones de forma absolutamente libre y sin estar predeterminado por la realidad física (en otras palabras, sin un agente libre y sobrenatural no sujeto a las leyes físicas) la libertad no existe y, sin libertad, la responsabilidad no existe.

Esa no es mi opinión, no obstante. La libertad existe incluso sin libre albedrío contracausal. Hay un fenómeno observable al que damos el nombre de libertad y que genera una serie de derechos y obligaciones. Históricamente hemos creído que la libertad tenía unas características (p.ej. que era absoluta, que era una manifestación del libre albedrío) pero el hecho de que la ciencia nos diga que es capaz de explicar el fenómeno de la libertad sin la intervención de un ser sobrenatural ajeno a las presiones de la realidad no quiere decir que la libertad no exista. Quiere decir que no existe como nosotros creíamos que era, no que no exista. Al igual que la relatividad supuso una revolución respecto a nuestra forma de entender algo tan obvio como el espacio y la flecha del tiempo, a pesar de que destronara a Euclides, eso no quiere decir que no existan el espacio ni el tiempo, simplemente que existen de otra forma a como pensamos que lo hacían: Al igual que el hecho de que el tiempo no sea absoluto sino relativo al marco inercial no quiere decir que el tiempo no existe; al igual que el hecho de que la masa curve el espacio sobre si mismo no quiere decir que el espacio no existe, el hecho de que la libertad no sea absolutamente como pensábamos que era no quiere decir que no existe. Quiere decir que estábamos equivocados y que hemos construido un castillo filosófico-moral sobre proverbial arena.

Una concepción simplista del universo y de la realidad puede sostener que para que aparezca la responsabilidad tiene que existir libertad, y que esa libertad tiene que ser la expresión de la voluntad no predeterminada (ni aleatoria) del agente. Una concepción más compleja del universo relativiza esas exigencias, por ejemplo diciendo que la libertad no tiene por qué ser absoluta para generar obligaciones, o bien que, si bien es cierto que la Libertad tiene que ser Absoluta para generar Obligaciones, hay otra cosa que no son Obligaciones pero que se le parecen mucho que pueden ser generadas por otra cosa a la que llamamos cachivache y que a primera vista se parece mucho a la Libertad, sin ser lo mismo. Lo cual, en términos de ética, política, filosofía y legislación da unos resultados a todas luces indistinguibles de los que dan los conceptos con mayúsculas.

Puede que no exista el libre albedrío contracausal y puede que, por tanto, no exista la Libertad. Pero es que yo no necesito ningún unicornio rosa invisible para ser libre, o al menos para ser tan libre como es, en el mundo real, posible. Lo demás son cuentos de hadas y, como tal, no me interesan.

Y ahí queda la respuesta, amigo mío. Un abrazo,

A.

Link33 comments|Leave a comment

Los libros de marzo [Apr. 5th, 2012|10:16 am]
Arthegarn
[Tags|]



The Warlord of Mars es el tercer libro de la saga de John Carter, continuación casi inevitable de The Gods of Mars. En él volvemos a encontrar a nuestros viejos amigos y enemigos: Tars Tarkas, Matai Shang, Thurid de los Primeros Nacidos... y averiguamos el destino de Tardos Mors y Mors Kajak, padre y hermano de Dejah Thoris y que llevaban desaparecidos desde el principio del libro anterior. Más romance, espada, coraje y caballerosidad, con la introducción de Thuvan Dinh, el padre de Thuvia (y que luego será el mejor amigo de John Carter en Barsoom, incluso por encima de Tars Tarkas). Una novela de aventuras sin mayores complicaciones, teóricamente la más floja de la saga..
Link1 comment|Leave a comment

Los libros de noviembre [Dec. 5th, 2011|04:04 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



The Name of the Wind
es relectura. Ya comenté en su momento lo que opinaba, pero quería leérmelo en inglés después de The Wise Man’s Fear. Es bastante mejor en inglés, hay muchísimos juegos de palabras y connotaciones que se te escapan cuando lo lees en castellano, como siempre lo recomiendo. Y recomiendo a quienes se lean El Temor de un Hombre Sabio que luego relean El Nombre del Viento. Te das cuenta de muchos detalles que probablemente se te pasaran en la primera lectura, como cual es el temor de un hombre sabio (pista: lo dice cuando le pillan con una vela en la biblioteca), ciertos detalles sobre los Chandrian sobre los Lackless (pista: la canción que canta cuando es niño y no se da cuenta de de qué va hasta que le pilla su madre) y algún otro más que no voy a contar aquí. Gana con la relectura, que recomiendo, y como ya he dicho es bastante mejor en inglés aunque la traducción sea buena.

Snuff es el último Terry Pratchett y, quitando el final, me ha parecido decepcionante. No es que sea malo, vamos, pero Pratchett me tiene acostumbrado a un cierto nivel y este libro es… bueno, pesado y ñoño. Llamadme cruel, pero Pratchett está cayendo últimamente en una espiral de ñoñería que, aunque pueda ser comprensible, lo siento pero no me convence. Entre Snuff, el medio polvo de Unseen Academicals y los libros de Tiffany Aching (que están escritos para un público joven adulto y por tanto (i) a mi se me quedan pequeños y (ii) versan sobre temas que ya se han tratado, muchas veces de forma más incisiva, en otros libros), encuentro que tengo que remontarme a Making Money para encontrar un libro verdaderamente bueno, de los de quitarse el sombrero, que era lo habitual con los libros de Sir Terry. Y éste Snuff en concreto…

El título está muy bien. Snuff es, en inglés, a la vez un asesinato irrazonable y aleatorio (de ahí los snuff movies) pero también quiere decir "rapé". Y tenemos de las dos cosas en este libro, que trata de forma bastante obvia del clasismo (y de la lucha personal de Vimes contra los privilegios) y del racismo y la esclavitud pero que yo creo que trata, entre líneas y sin decirlo claramente, de especismo. En este libro tenemos a Sam Vimes que se va de vacaciones, seis años después de Thud! (extrapolando por la edad del joven Sam) y obligado por Lady Sybill, a sus posesiones del campo. Pero algo, que al principio parecía que iba a ser un "Sam Vimes visits Downton Abbey" (lo que da para hacer un libro, no me lo negaréis), acaba convirtiéndose en un aborto de novela negra con una trama B protagonizada por Fred Colon y Nobby Nobbs que sobra por completo*.

Bueno, yo lo siento pero ese Sam Vimes no parece Sam Vimes. Parece que su encuentro con la Summoning Dark en Thud! ha acabado con el policía, el investigador, el que se estaba convirtiendo en mi personaje favorito del Mundodisco, y ha dejado en su lugar a… no sé, a una especie de contemplador místico y amargado, demasiado poderoso, demasiado inteligente, demasiado humilde, demasiado todo. Aparte de esto, y quitando dos o tres momentos, el libro carece casi completamente de ese humor fino, irónico, sarcástico y británico al que nos tiene tan mal acostumbrados Pratchett, y muchos de los chistes (como el del BLT) son repetidos de otros libros o simplemente sosos. Entre la carencia de humor, el giro de Vimes, los diálogos pesados y artificiales, la trama lenta y viscosa… Lo siento, pero temo que este libro marca el inicio del declive de un genio y, quizá por eso, sea, para los amantes del mundodisco, imprescindible. Espero que el próximo libro, Raising Taxes, de Moist von Lipwig, me demuestre que estoy en un error.

Pero, en cuatro palabras: no parece un Pratchett. Y un dato curioso: no aparece la Muerte, algo que no ocurría desde Pequeños Hombres Libres.

Arthegarn_____________________________________
(*) Sobra totalmente desde el punto de vista narrativo. Si jugamos al juego de que Pratchett está perdiendo su capacidad de escribir, no obstante, y asumimos que lo que quiere es cerrar arcos argumentales y darle salida a sus personajes, en ese caso es muy comprensible. Pero hay que estar muy atento al Mundodisco y a la evolucíón en el mundo real de su creador para darse cuenta (y yo no las tengo todas conmigo)

LinkLeave a comment

Ya vale, ¿no? [Nov. 21st, 2011|03:34 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Bien, el Partido Popular ha ganado las elecciones con mayoría absoluta. Y tiempo le ha faltado a mucha gente (algunos, amigos míos) para rasgarse las vestiduras y anunciar a los cuatro vientos la debacle que eso supone. Aun no ha podido Rajoy ni ver al Rey, y ya están los adivinos de siempre criticando lo que va a hacer.

Y, lo peor, es que lo critican, lo criticáis, en términos generales. "¡Privatizaciones a mansalva!", gritan unos "¡Recortes de derechos!" berrean otros. Una y otra vez, el tan consabido "¡Que viene la derecha!" de principios de los 90, y la derecha vino, y se fue, y yo lo siento pero opino que no lo hizo en absoluto tan mal. Y ni se privatizó la sanidad, ni la enseñanza, ni se bajaron las pensiones, ni cayó el cielo sobre nuestras cabezas, ni nada de lo que vaticinaban los profetas. Antes al contrario, diría yo.

Y estoy cansado de vuestros gritos, vuestros aspavientos, vuestras amenazas de exiliaros (¡sí, por Dios, idos de una vez a ver si dejo de oíros) y vuestros desmayos sobre el diván. Así que aquí os lanzo un desafío: dejad un comentario diciendo, concretamente, que es eso que creéis que Rajoy y el Gobierno del PP van a hacer y que es tan terrible como para justificar vuestras actitudes. E, insisto, concretamente, dadme un cargo del que un acusado se podría defender, algo concreto que, al final de la legislatura, podamos ver si efectivamente se ha cumplido. Por ejemplo: "Rajoy quitará a las parejas homosexuales el derecho de adopción", o "Rajoy bajará las pensiones", o "Rajoy privatizará la seguridad social". Os desafío. Os desafío a que me incluyáis aquí y ahora, medidas concretas que ya sabéis que Rajoy va a tomar y que tan apocalípticas son. Insisto en lo de concreción: nada de "Rajoy recortará los derechos de los trabajadores", no. ¿Qué derechos? ^¿De qué trabajadores? ¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Cuándo?

Si verdaderamente tenéis una remota idea de política / economía, y verdaderamente teméis actos concretos del Gobierno del PP, os desafío a que los listéis aquí, y yo contestaré si creo que lo va a hacer o no, y al final de la legislatura veremos quien tenía razón. Lo que es más, en el caso de que haya alguna medida que yo crea que Rajoy verdaderamente vaya a tomar me ofrezco a intentar serenar vuestros ánimos explicando, con luz y taquígrafos, por que a mi me parece buena idea(1). No digo que lo consiga, pero por lo menos lo intentaré y probablemente todos salgamos ganando algo. Y si no tenéis ni idea, pues admitidlo y dejad de dar la tabarra, o al menos de dármela a mi, que sois más pesados que los testigos de Jehová y los mormones juntos. De verdad, usad el filtro de privacidad de vuestro Facebook o vuestro Google Plus para dejarme fuera de vuestros hiperbólicos planes de exilio, os lo suplico; no me interesan las quejas gratia protestansis y además de no interesarme me dan dolor de cabeza. Si algo os preocupa y es SMART (específico, medible, posible, realista y fechable), hablemos de ello tranquilamente; y si no dejad de meter miedo a los niños, por favor, que luego lloran.

Jolines, que pesados los de la izquierda cutre, boba y simplona de siempre. Aprended de Rosa Diez y Julio Anguita, o de mi herman Zalasa, o incluso de sir_accolon(2), "pesaos", que también hay gente de izquierda que sabe lo que dice y con quien es un placer poder debatir.

Hala, salud y tranquilidad. Que vale ya de tanta algarabía.

Arthegarn__________
(1) Si es que me parece buena idea, claro. Por ejemplo, aunque no crea que lo vaya a hacer, negar el derecho de las parejas homosexuales a la adopción conjunta me parece muy mala idea y admito que hay una posibilidad razonable de que lo haga. En este tema sí me parece legítimo preocuparse.
(2) Sobre todo en círculos reducidos, particularmente con un brandy y un puro, cuando no está lanzando soflamas al viento...

Link72 comments|Leave a comment

Dios no creó el infierno. Fui yo. [Nov. 18th, 2011|12:43 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]

La gente nace, vive y muere y eso lo tengo asumido. Mis seres queridos vienen y se van, y también lo tengo asumido. Y, cuando se van, sé que no los volveré a ver, que no volverán a quererme ni a reir con mis alegrías ni a llorar con mis penas, y siento que estoy un poco más solo y eso me entristece. Pero no sufro particularmente por ellos, porque han desaparecido y, por tanto, están mucho, mucho más allá de sentir dolor, angustia o sufrimiento. Todo eso lo llevo bien.

Pero cuando tengo una misa funeral por alguno de estos seres queridos, cuando intento expresar mis sentimientos en un marco de referencia y con un lenguaje cristiano (porque eran cristianos), cuando pienso en una acción de gracias o escribo una oración pidiendo que “gocen de la gracia prometida por Jesús, que Dios les conceda la felicidad de la Vida Eterna y el conocimiento de lo importantes que fueron y de lo que les seguimos queriendo”… Entonces se me parte el alma que no tengo, porque ya no creo en ninguna de esas cosas, porque ya no hablo ese idioma aunque sepa decir las palabras. Y me siento vacío, estéril y sucio, como si intentara hacer el amor con el cadáver de mi amada. Y me enfado conmigo mismo, con el mundo y con Dios, por hacerme desenterrar de vez en cuando los despojos de aquello que me fue tan precioso, por obligarme a volver a mirarlo a los ojos y volver a fundir mi espíritu, que no tengo, con el suyo, para encontrar las palabras adecuadas.

Y luego estoy roto y miserable porque recuerdo, una vez más, todo lo que he perdido por subirme a esta torre de marfil intelectual en la que estoy, tan alto, lleno de razón y solitario. Y me odio porque sé que, aunque podría, aunque lo deseo desesperadamente, no voy a volver; no voy a dejar entrar en mi torre a esa hermosa figura que espera, vestida de blanco, toda sonrisas, abrazos, amor y perdón, a que le abra la puerta a la que llama suavemente, como pidiendo perdón por molestar, de vez en cuando.

Cuando era católico solía decir que el infierno es un estado del alma en el que esta se aleja completamente de Dios y que, como Dios es ubicuo, la única forma de ir al infierno era voluntariamente, dándole la espalda a Dios y rechazándole a sabiendas. ¡Cuánta razón tenía, sin saberlo! Cuánta razón...

Link6 comments|Leave a comment

Lobbies, sindicatos, demagogos y el interés público [Nov. 7th, 2011|01:12 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Esta mañana, dándole un vistazo a los blogs que sigo, me he encontrado un artículo de Julio César Ortega titulado Leyes a Medida que, en vez de hablar del veto electoral, como yo pensaba en un primer momento, se mete con la propuesta de regulación en España de la actividad de los lobbies y que aprovecha, como siempre, para meter con calzador soflamas izquierdistas, sindicalistas, de lucha de clases y, ya que estamos, soltarle algún guantazo a la Iglesia, que pasaba por allí. Como siempre, simplificando y enfrentando: los trabajadores son “los buenos” y por tanto sus grupos de presión, los sindicatos, también son, por extensión, “de los buenos”; mientras que los empresarios son “los malos” y por tanto la patronal es, por definición “de los malos”. Os invito a que leáis el artículo porque lo que sigue está muy motivado por él.

En primer lugar, discuto que esa dicotomía entre los buenos y los malos de la relación laboral se ajuste a la realidad, y lo digo tanto como trabajador por cuenta ajena (que lo soy) como como empresario (que también lo soy). En ambos bandos hay de todo, como en botica. Yo conozco trabajadores que son buenos profesionales y se toman muy en serio su parte del contrato y realizan con excelencia su trabajo a cambio del salario pactado con sus empleadores; y “trabajadores” que no merecen ese nombre, sino como mucho, el de “empleados”, que hacen lo mínimo que pueden para no ser despedidos, buscan cualquier excusa para escaquearse otros cinco minutos del trabajo (una vez observé a una secretaria de refuerzo, es decir, de las que mandan en las grandes empresas cuando hay mucho trabajo, desaparecer para irse a fumar durante dos horas) y el trabajo que sacan lo sacan a regañadientes. E igual que en España hay mucho “empresaurio” que es mezquino y rastrero y ratea el pan y la sal a sus empleados (sobre todo en empresas muy pequeñas, que constituyen la inmensa mayoría), también es cierto que los grandes empresarios no tratan de la misma manera a sus trabajadores, ya que saben que están en un mercado de competencia en el que intentan atraer y quedarse a los mejores, lo que se consigue siendo flexible y confiando en ellos. Hay de todo. Pero una atmósfera en el que el empresario confía en su trabajador y cuando éste le dice que ha pasado una mala noche le contesta que se quede en casa esa mañana es imposible de conseguir cuando el trabajador (los trabajadores) trata por defecto al empresario (los empresarios) como un chupóptero que se queda con su plusvalía en un contexto de lucha de clases. Concebir a trabajadores y empresarios como enemigos irreconciliables y utilizar esa retórica enrarece la atmósfera perjudica muchísimo el cambio de mentalidad de ambas partes del contrato, de “este es un vago y tengo que exprimirle todo lo que pueda porque cada vez que vuelvo la espalda se me duerme” y “este es un pérfido explotador que ya saca demasiado de mi así que voy a hacer lo menos posible”, a una auténtica colaboración, cambio que en España necesitamos como la lluvia en abril. Así que lo siento, pero no, ni los trabajadores son “los buenos” ni los empresarios son “los malos”.

Tanto derecho tienen los trabajadores a defender sus intereses colectivamente a través de los sindicatos, como los empresarios a defender los suyos colectivamente a través de las asociaciones empresariales. A mi que nadie me venga a decir que los sindicatos “defienden el interés público” frente a los empresarios que “defienden intereses privados”. De eso, nada. Aquí todo el mundo está defendiendo su propio interés, lo que pasa es que los sindicatos se rodean de una retórica populista y trasnochada y se dedican a intentar hacer creer a la gente (dándose bastante maña en ello, todo sea dicho) que los intereses particulares y privados que defienden, de un grupo en concreto de ciudadanos (que en España, por cierto, son con mucha diferencia los de los trabajadores indefinidos), son “el interés público”. No, lo siento pero no lo son. Los trabajadores, los empleados, los asalariados, son un grupo de ciudadanos particulares con sus propios intereses, no la Nación, el Estado ni el Pueblo. Son una parte de ellos, pero nada más, y arrogarse la legitimidad de conceptos tan importantes como los antedichos para defender los intereses de quienes en realidad no son más que una parte es lo que siempre han hecho todos los dictadores (en particular, los dictadores populistas). Resulta que los empresarios también somos el Pueblo, así que decir que los sindicatos defienden el interés público es una falacia indecente de marca mayor.

Máxime si además consideramos que los sindicatos no defienden, ni siquiera, los intereses de todos los trabajadores (para ser exactos, no de la misma manera) y que, desde luego, no representan a la totalidad de los trabajadores. Yo, como trabajador por cuenta ajena, no estoy en absoluto de acuerdo con la inmensa mayor parte de las posturas de los sindicatos españoles. Yo abogo por una flexibilización interna en las empresas, por mayor movilidad, por endurecer drásticamente las condiciones de acceso al subsidio de desempleo (que es un subsidio, no un fondo de capitalización al que tienes derecho cuando te quedas en paro), por la existencia de un único contrato de trabajo con unas únicas condiciones respecto a las indemnizaciones por despido y, desde luego, por una reforma de arriba a abajo de la Ley de Procedimiento Laboral y de toda la Jurisdicción Social que acabe con principios como el in dubio pro operario y permita al empresario despedir a los vagos para contratar a los que no lo son/somos (por ejemplo). Así que, no, los intereses que defienden los sindicatos no son el interés público, son los intereses (legítimos) de un grupo de gente que piensa de una manera. Pero no son los del Pueblo.

Y lo mismo con lo del matrimonio homosexual y la Iglesia, que es un tema que mete el autor de rondón aunque no tenga nada que ver, probablemente porque siempre queda bien meterse un rato con los curas: más demagogia. Vamos a ver, las asociaciones a favor del matrimonio homosexual no defendían el interés público, defendían lo que a sus integrantes les parecía correcto, del mismo modo que la Iglesia defiende lo que a sus integrantes les parece correcto. Por mucho que yo esté a favor del matrimonio homosexual tengo la suficiente integridad y honestidad intelectual como para no confundirlo con el “interés público”, es solo mi opinión de lo que le viene bien a la sociedad y, por tanto, un interés privado. Tan privado, y tan legítimo, como los de quienes opinan que lo mejor para la sociedad es que el matrimonio homosexual vuelva a salir de la legalidad. El hecho de que tú y yo creamos que tenemos razón no quiere decir que defendamos el interés público, o que lo defendamos más que quien, honestamente, cree lo contrario. Por eso hay que tener muchísimo cuidado antes de envolverse uno en esa capa que todos los demagogos y populistas se ponen a la primera ocasión.

Dicho esto, hay que aclarar alguna cosa sobre los lobbys, porque por lo que veo la gente (o sea, la Wikipedia) equipara “la patronal” (o las ONG’s ya que estamos) a “los lobbies”, lo que es de ser un demagogo de no tener ni idea.

En primer lugar, los creadores de opinión no son lobbies. Una ONG que intenta cambiar la opinión de la sociedad sobre un tema específico (como, por ejemplo, su actitud ante la homosexualidad o ante el ecologismo) no es un lobby. Un lobby (del ingles lob, vestíbulo) es un grupo de interés particular que intenta defender ese interés a través de la influencia directa sobre los legisladores y/o los gobernantes, o lo que en España se ha llamado de toda la vida “hacer pasillo”. Intentar convencer a la gente de que vote a partidos con agendas ecologistas, o que defiendan leyes no discriminatorias hacia los homosexuales, no es hacer lobbying, es otra cosa llamada hacer política. Intentar convencer a directamente a los parlamentarios para que propongan o aprueben una ley de esas características en vez de a sus electores, eso es hacer lobbying. Desde ese punto de vista la patronal, como tal, no es un lobby en estado puro (como los sindicatos tampoco lo son).

Pero es que además cierto tipo de progre, o juega con los números, o no entiende con claridad como funciona un lobby, o es incapaz de ver las cosas desde un punto de vista que no sea el de la lucha de clases. Por ejemplo, The Guardian cuenta que “en los primeros diez meses del nuevo Gobierno británico se mantuvieron 1.537 encuentros con los representantes empresariales organizados en lobbies, mientras sólo hubo 130 con los sindicatos”. Lo que probablemente sea rigurosamente cierto, pero ¿qué tiene de raro?

Los sindicatos lo que intentan es defender lo que perciben como los intereses de los trabajadores. Eso es todo lo que hacen. Pero los representantes empresariales no. De hecho ese es el menor de sus intereses. Los lobbies industriales para lo que están ahí es para hacer negocio, para atraer inversiones públicas a éste o aquel Estado, para conseguir que la ley diga esto o aquello. Yo, por ejemplo, estoy muy vinculado últimamente al lobby de la energía eólica, que intenta influir sobre los legisladores y gobernantes para que se aprueben medidas que impulsen esta energía en particular y que se enfrenta directamente al lobby de las solares, que intenta arrimar el ascua a su sardina. A su vez, solares y eólicas (y algunos más) luchamos codo con codo en el lobby de las renovables, intentando conseguir políticas que apoyen este tipo de energías, y tenemos enfrente a las hidroeléctricas,y las nucleares, por ejemplo, con las que a su vez luchamos por la energía eléctrica frente a las apuestas por los combustibles fósiles, que también tienen sus lobbies. No tiene nada de raro que la mayor parte de las reuniones con lobbyists sean con empresarios, eso es simplemente porque la inmensa mayor parte de la actividad económica la hacen los empresarios. Pero no en su función de contratadores,que es a estos efectos completamente secundaria, sino en la de hombres de negocios que intentan expandir todo lo posible sus mercados. Insisto, no tiene nada de raro. ¿Por qué esa manía de creer que cada vez que un empresario abre la boca es para quitarle a un trabajador el pan de la suya? ¡Si es que así no se gana dinero!

En fin. Dicho esto solo me queda comentar que yo, personalmente, estoy a favor de la regulación de los lobbies. Porque, guste o no guste, son una realidad, y siempre es mejor tener una normativa que regule las canalizaciones subterráneas de deshechos urbanos que ignorar lo que está pasando hasta que acabas con la mierda al cuello. En mi opinión, claro.

Saludos,

Arthegarn.
Link2 comments|Leave a comment

Reinventando la rueda [Jun. 9th, 2011|06:29 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

Lo he dicho alguna vez y lo volveré a decir: el sistema asambleario que está intentando utilizar el movimiento 15-M no sirve. Desde el punto de vista organizativo tienen dos opciones: (i) adoptar un sistema de mayoritario y de representación, frente al consensual y horizontal que tienen ahora mismo, o (ii) desaparecer a corto plazo.

Una cosa que sorprende a muchísima gente cuando me lee y me conoce es que yo sea "tan conservador". En realidad yo no creo que sea conservador, eso es lo que otros dicen de mi. Yo me considero reformista y progresista(1). Ahora bien, sí que es cierto que, por defecto, respeto las normas e instituciones establecidas. Mi primera reacción es siempre pensar "si está ahí, por algo será" y no "vamos a ver como cambio esto". Tiendo a analizar los pros y los contras de aquello que me encuentro, y los pros y los contras de los cambios que podría introducir para hacer una valoración global no solo de lo que podría ganar cambiando las cosas, sino de lo que ese cambio implicaría en términos de pérdida directa y coste de oportunidad. No apoyo las reformas del sistema sin pensar detenidamente en sus consecuencias, no soy de los que dicen "lo que tenemos no nos da lo que queremos, luego es malo, luego no sirve y hay que cambiarlo(2)". Si algo me demuestra que no funciona busco como mejorarlo, por supuesto (y si funciona también, por eso me considero progresista), y si encuentro una solución que mejora el rendimiento global de lo que sea, intento implementarla. Pero tengo que convencerme de que eso es así, mi actitud natural sí que es "si algo está ahí, y funciona, por algo será". ¿Y por qué? os preguntaréis ¿por qué piensas, por defecto, que las instituciones establecidas funcionan, que son mejores que que esta nueva y maravillosa idea que se me ha ocurrido, cuando ya has visto las limitaciones de lo que hay y mi idea no ha tenido una oportunidad?. Pues, aunque no lo creáis, porque soy un firme creyente en la evolución por selección natural(3).

A estas alturas no me voy a poner a explicar lo que es la evolución por selección natural (aunque en realidad es sorprendente la cantidad de gente que tiene una idea errónea al respecto), baste con decir que lo que es aplicable a la biología, en términos de competición genes a través de sus fenotipos y  supervivencia del más apto, es aplicable a los fenotipos extendidos: las ideas, la tecnología, el conocimiento, la estructura social y, en efecto, la estructura política y organizativa. La democracia representativa que, con ciertas diferencias (y diversos grados de hipocresía), disfrutamos en el mundo occidental es, para mi, la "especie dominante" en el universo de la organización política. Es el mejor producto que miles de años de evolución y cambio han podido dar, es la superviviente mejor adaptada a las necesidades cambiantes de las sociedades, de la gente. No es perfecta, desde luego, como el ser humano tampoco lo es, pero eso no implica que no merezca la pena estudiarla a fondo antes de desecharla, preguntarnos por qué está configurada así y a qué necesidades responde, que problemas evita, cada una de sus partes. Esos representantes, esa carencia de mandato imperativo, esa constante delegación de facultades que aleja las decisiones del Pueblo y que a primera vista parecen una pésima idea puede que estén ahí por algo(4).

Y esto es algo que el movimiento 15-M creo que no hace, sea consciente o inconscientemente. Han decidido romper con todo y empezar una nueva sociedad desde cero; han mirado a su alrededor, han visto que no les gusta lo que ven y han decidio cambiarlo. Así que se han preguntado "¿cómo nos gustaría que fueran las cosas?" y han decidido construir su sociedad, y articular su movimiento, de acuerdo a esos ideales y objetivos. Una coherencia que aplaudo, por cierto, pero que me parece muy poco práctica y que, como la selección natural no permite errores, creo que les va a salir muy cara.

Como supongo que todos sabréis, el movimiento 15-M se ha "estructurado" (por decirlo de alguna forma) de una forma asamblearia y horizontal. Desde el principio, la teoría era que las decisiones comunes se tomarían por la totalidad del colectivo, y que además los temas se debatirían hasta que se lograra el consenso. La mayoría no podría, pues,  imponer a la minoría sus tesis e ideas por pura aritmética: la minoría tendría que ser convencida a través del diálogo, la argumentación y la razón, hasta que se llegara a un consenso, es decir: una postura con la que todo el mundo esté de acuerdo. Consenso que, por supuesto, no necesita de aprobación posterior ya que, si toda la comunidad ha discutido hasta estar de acuerdo, ¿quién va a "aprobar" lo que ya han consensuado todos? Consenso, por último, que no está escrito en piedra, sino que puede replantearse según fuera necesario o conveniente, según la comunidad cambie de idea o para ir mejorando el sistema interno. Todo, aparentemente, muy lógico, razonado, racional, directo, participativo y legítimo. De hecho, aparentemente no, es todas esas cosas y alguna más. Lo que no es, es práctico.

Lo primero que las asambleas de Sol tuvieron que abandonar fue el procedimiento de revisión. ¿Por qué? Porque, aunque todo lo que hemos dicho es muy sensato, el hecho es que cuando una comunidad es suficientemente grande, o crece suficientemente deprisa, no todas las decisiones se toman siempre con quorum universal, no siempre todo el mundo está presente en todas las discusiones y es convencido y forma parte de ese consenso. Así que se daba la circunstancia de que la comisión de filibusterismo virtual se reunía el martes, debatía durante horas la definición de "filibusterismo" hasta que se alcanzaba un consenso, se iban a casa cansados pero satisfechos, y el miércoles aparecían quince que no habían estado el día anterior, que no estaban de acuerdo con esa definición de filibusterismo y, hala, otra vez a debatir. El resultado, por supuesto, es que no se avanzaba nada y que los que participaban en la asamblea de forma regular se frustraban. Así que se abandonó el proceso de revisión y se sustituyó por "eso ya lo discutimos ayer, compañero, y ya hubo consenso" o "ya se decidió que la definición era X". En ese momento el famoso consenso asambleario dejó de ser real y pasó a ser una fachada. No se podía funcionar con auténtico consenso, con toda la comunidad convencida de la postura común porque entonces no se hacía nada, pero tampoco iban a admitirlo. Así que las asambleas en dos de los vicios que más critican al sistema: su hipocresçia y su falta de capacidad para integrar a las minorías. Pero sigamos.

En el momento de redactar estas líneas, el 15-M está en vías de abandonar el procedimiento consensual, es decir las decisiones por unanimidad, y sustituirlo por el mayoritario. ¿Por qué? Porque han crecido demasiado. El sistema consensual está muy bien para un grupo pequeño, incluso para un grupo mediano de, digamos, diez o quince personas(5) en el que se pede conducir un debate serio, razonado y argumentado capaz.de convencera alguien. Lo que La unanimidad es dificil, como demostro Jack Warden. Solo que el tenia mas razon que los Quechuas...pasa es que en el momento en el que tienes un grupo de cien personas, darle a cada uno un minuto para exponer su tesis inicial es una hora y media, darle otro minuto para explicar por qué su tesis es mejor que las demás es otra hora y media, y conceder un primer turno de réplica es otra hora y media. ¿Conclusión? Cuatro horas y media de "debate" (si podemos llamar debate a hablar un minuto cada vez para responder a ochenta ideas distintas a la tuya) para no haber hecho más que exponer superficialmente el tema, apenas haber empezado a debatir, y estar a años luz de alcanzar del consenso. Multipliquemos esto por el número de temas a discutir y veremos como las discusiones se eternizan sin llegar a acuerdos. Seguir ese sistema es caer de lleno en otro de los aspectos que el 15-M critica al sistema: su inoperancia. Y quizá los asamblearios prefirieran mantener el sistema consensual como punto ideológico, aunque las decisiones sean tan lentas. El problema es que, pro selección natural, los sistemas operativos, capaces de tomar decisiones rápidas y actuar aprovechando las oportunidades tienen ventaja sobre los que se eternizan discutiendo y no las aprovechan; ergo los sistemas mayoritarios prevalecen sobre los consensuales. Si no decides deprisa, alguien aparecerá, tomará la decisión y se llevará tu apoyo. En cualquier caso, esto ya se está haciendo en las asambleas de barrio (al menos en la mía, la de Retiro).

Además, el sistema consensual es vulnerable al "virus del enroque" a saber: "me da igual lo que digáis, yo he decidido esto y no voy a cambiar de opinión", que bloquea definitivamente toda toma de decisión. El movimiento 15-M ha experimentado esto en sus carnes a lo largo de los pasados diez días, cuando la cada vez más inmensa mayoría de los acampados en Sol quería levantar en campamento, pero se enfrentaban a un grupo de treinta o cuarenta enrocados que evitaban el consenso. Afortunadamente el movimiento fue suficientemente capaz de adaptarse como para, manteniendo una semblanza de consenso, imponer de facto la voluntad de la mayoría (en otras palabras, se llegó al consenso de "cada uno que haga lo que le de la gana" lo que deja solos en Sol a esos 30)(6). Pero esa apariencia de consenso no puede mantenerse, porque eterniza los debates y los hace vulnerables al enroque, así que es de esperar que próximamente el 15-M abandone la estrategia del consenso y pase a la de la mayoría, reafirmando el "vicio" que habrán adquirido en el punto anterior. ¿La alternativa? Discusiones eternas, falta de decisiones comunes, pérdida de interés por la mayoría, fragmentación y desaparición, por ese orden. Pero no cometerán ese error, aunque les cueste una crisis y perder algo de gente.

Lo siguiente que tendrá que abandonar el 15-M será el sistema asambleario, es decir, la participación directa. Una vez más, la participación directa es ideal para un grupo muy recucido de personas que, además, viven cerca las unas de las otras. Pero si el 15-M verdaderamente espera a convertirse en un auténtico movimiento nacional, y no una confederación de taifas desorganizadas, el sistema asambleario es inviable. Simplemente no se puede convocar todas las tardes a las ocho a todos los miembros del movimiento para que participen en la asamblea porque hay gente que vive en Lugo, gente que vive en Cádiz, gente que vive en Granollers y hasta gente que vive en Canarias. Una asamblea nacional es imposible. Oh, sí, claro, me olvidaba: internet. Puede que no se puedan hacer asambleas presenciales, pero sí que podemos hacerlas virtuales,¿no? Pues no. Imaginad a mil personas (es decir, lo normal en una asamblea de Sol un poco grande) intentando debatir todos en Twitter. O en un chat, o en lo que queráis. Una vez más los debates, si es que se pudieran llamar debates (hoy mismo yo he intentado seguir y participar en #debate15M y es un auténtico infierno, ideas fragmentarias, 190 caracteres para exponer argumentaciones complejas, Trolls y Pinkpollos por todas partes, etc.) se eternizarían y serían,a demás, imposibles de seguir. ¿Por qué? Porque se paralelizan, se atomizan, se desvían. Con un moderador con mano de hierro quizá, y digo quizá, fuera técnicamente posible, pero el tiempo necesario para escuchar a todo el que quisiera hablar, argumentar y rebatir haría, una vez más, que los debates se eternizaran sin tomarse decisiones. No os digo nada si en vez de mil personas son diez mil. La complejidad de la comunicación aumenta geométricamente, no de forma aritmética, por lo que dado un número equis de participantes (en realidad muy inferior a mil) es simplemente imposible percibir toda la información y seguir todas las líneas de debate, no digamos ya argumentar. Si el 15-M quiere ser capaz de tomar decisiones a nivel nacional tiene que articular un sistema a través del cual todos tengan voz y voto, aunque limitando el número de personas que participan en el denate. Todos sabemos cual ese ese sistema: el representativo. Así pues, pueden pasar dos cosas: o el 15-M adopta un sistema representativo a nivel nacional, en el que cada grupo o asamblea de barrio o facción o lo que sea elige un representante, y son los representantes los que toman directamente parte en los debates, o colapsará sobre si mismo. Y cuando lo hagan, habrán caído en otro de los vicios que critican al sistema: la diferencia entre representantes, con voz, y representados, sin ella. Esto, por supuesto, provocará una crisis y que parte de los que se identifiquen con el movimiento dejen de hacerlo, a parte de los que se vayan quedando por el camino al ver que esto no avanza y no se concreta en nada.</span>


Una vez establecido el sistema representativo es de suponer que se intente, al menos desde algunos grupos, minimizar la distancia entre representante y representado a través del mandato imperativo(7).El problema es que una asamblea de representantes ligados por mandato imperativo es un diálogo de besugos. Se levanta uno, expone la opinión de su grupo; se levanta otro, expone la opinión del suyo, quizá haya debate... Pero como los representantes por mandato imperativo no pueden tomar decisiones independientes no tienen derecho a llegar a un acuerdo, a comprometer la posición que se han comprometido a representar. Deben volver a la asamblea que les eligió, exponer los argumentos de los demás, debatirlos en la asamblea, decidir una nueva posición (en su caso) y luego trasladarla a la nueva asamble a de representantes, a ver si se llega a un acuerdo esta vez. Una vez más, la estructura formal es tan rígida que no permite aprovechar las oportunidades que van surgiendo, o al menos no tan deprisa como las organizaciones regidas por representantes con mandato representativo, que sí que pueden llegar a acuerdos entre representantes, ahorrándose varios pasos de discusión. Así pues, una de dos: o el mandato de los representantes de cada grupo o facción del 15-M es representativo, o las decisiones se tomarán tan despacio que el movimiento perderá impulso, la mayoría perderá interés, y acabará disolviéndose en la nada mientras esquejes del 15-M con mandatos representativos más ágiles se quedan con los desilusionados. Y así el 15-M caerá en otro de los vicios que critica al sistema: que los representantes tomen decisiones por si mismos en vez de consultar cada paso con el Pueblo, lo que provocará otra crisis, a parte de los que se hayan ido quedando por el camino por lo despacio que se toman las decisiones.

Esta división entre representantes(8) y representados terminará, definitivamente, con la horizontalidad, ya que nos encontraremos necesariamente en estos dos niveles. Esto será un trauma para el movimiento 15-M que, no me cabe duda, tratará de tapar o negar la pérdida de horizontalidad de diversos medios. Por ejemplo, quizá los representantes de reunan simplemente en una "asamblea de coordinación" o algo así, pero sea el nombre que se le de al cuerpo de representantes, el hecho es que ejercerán el poder de forma directa, mientras que los representados lo ejercerán de forma indirecta a través de ellos, el hecho es que se tomarán decisiones en esas reuniones que luego serán explicadas a los representados, no sometidas a su aprobación. Para ser exactos esto no tiene que ser así, pero una vez más si el 15-M toma el otro camino, el de someter a referendum todas las decisiones de tal forma que el poder siga siendo ejercido de forma directa por los miembros del mismo; harán falta de dos a tres reuniones para tomar una decisión, con el efecto ya anteriormente descrito. Y, en cualquier caso, no nos engañemos: en el momento en el que los representantes presentan a los representados un documento elaborado entre ellos para que los otros digan "sí" o "no" nos hallamos ante dos niveles claros: el de los que hacen las normas y toman las decisiones, y el de los que las ratifican y participan en su redacción solo de forma indirecta.

A estas alturas habrán muerto el consenso, el asamblearismo, la participación directa y la horizontalidad. La aparición de la figura del líder ejecutivo(9), elegido democráticamente y durante un plazo para que dirija y represente el movimiento, estará al caer, al igual que la estructura territorial (es decir, la división en barrios que eligen un representante para la asamblea municipal, provincial, etc.). Nos encontVen conmigo. Es el unico camino...raremos entonces con un movimiento estructurado, democrático, serio y capaz de tomar decisiones, hacer presión y movlizar gente en toda España en relativamente poco tiempo... si es que no se tarda demasiado y se pierde todo el fuelle, claro.

Insisto en que estas predicciones que hago, esta forma de terminar el 15-M, no es inevitable. Puede terminar así... o ir perdiendo fuelle hasta desaparecer (lo que probablemente sucedería a finales de este año, con un repunte para el primer aniversario y una desaparición casi definitiva en septiembre de 2012). O, tal y como nos enseña la Teoría General de Sistemas, puede desarrollar estructuras informales para suplir las carencias que tiene. Por ejemplo, el movimiento 15-M (que es una cosa) ya está cubriendo su falta de líderes, representantes y portavoces propios a través de Democracia Real Ya (que es otra cosa). Puede que el 15-M se identifique con DRY, pero son cosas distintas y, aunque han asumido esa función de liderazgo y representatividad, curiosamente, como al Rey, a esos no les ha votado nadie. La propia estrategia que se usó anteayer para imponer la voluntad de la mayoría sobre la de los Quechúas no fue más que una estructura informal, que puentea la estructura formal que no funciona (y que, eventualmente, será integrada por la estructura formal).

Todo esto lo digo no bailando jotas ni para demostrar lo buen brujo que soy, sino porque me da rabia que el 15-M, en su afán de romper con el sistema y el pasado, esté ignorando todas las lecciones que hemos aprendido de la historia respecto a la forma de articular un movimiento ciudadano a nivel nacional, y las razones porque esa forma de hacerlo, es decir a través de representantes electos democráticamente que toman decisiones por mayoría y no están ligados por mandato imperativo, sin ser perfecto, teniendo sus fallos y muchísimo que mejorar, sigue siendo el que mejor funciona(10). Por ignorar estas lecciones los miembros del 15-M tendrán que sufrir en sus propias carnes todos los batacazos que se producen cuando diseñas un sistema y este no funciona, batacazos que serían fácilmente evitables si se dejara de mirar tanto hacia alante y se mirara un poco hacia atrás. Pero, como todos sabemos, quien ignora su historia está condenado a repetirla...

Salud y evolución... por selección natural

Arthegarn___________
(1) Eso sí, progresista de verdad, es decir, tendente a favorecer los cambios que traen progreso. Ni "progre", ni revolucionario, ni "con política económico-social de izquierdas". Sigo diciendo que uno de los grandes éxitos de mercadotecnia de la izquierda en este país ha sido apoderarse de la palabra "progresista", máxime cuando (ironías de la vida) históricamente en España los progresistas eran los liberales.
(2) "Y hay que cambiarlo por lo que sea", más bien.
(3) Argumento que le sonará al ínclito Sir Accolon, a quien en la acampada de Sol le llegaron a decir que la evoluciómn por selección natural era "una mentira fascista y capitalista destinada a ocultar el hecho de que en la naturaleza las especies coexisten en paz y conviven en armonia y asi poder justificar su agresividad y su violencia"  (sic.)
(4) Con esto no quiero decir que el sistema democrático representativo actual sea perfecto, ni la panacea, ni inmejorable, ni nada semejante. Lo que intento decir es que es lo mejor que existe ahora mismo, aunque tiene que seguir cambiando y evolucionando al igual que el ser humano es imprefecto y tiene que seguir cambiand y evolucionando, Lo que quiero decir es que, aunque no sea perfecto, podemos aprender valiosísimas lecciones si analizamos cada una de sus partes y nos preguntamos exactamente por qué están aquí, lecciones que nos pueden evitar cometer errores cuando juguemos a ser Dios y diseñemos nuestro propio y mejorado ser humano, permítaseme la metáfora.
(5) Estoy hablando de personas activas en el debate y que sean parte en la negociación, por supuesto. Hablo de personas que mantienen opiniones distintas y argumentos distintos a los de todos los demás, es decir, indivíduos en el sentido más puro de la palabra. Mil personas que asienten a lo que dice un líder cuentan a estos efectos como una persona, tres que debaten y mil que callan cuentan a estos efectos como tres.
(6) De hecho, y en un movimiento envolvente que demuestra lo lista que es alguna de la gente que anda por ahí, le dieron la vuelta a la tortilla diciendo que en la siguiente asamblea se escucharían propuestas sobre como proseguir la acampada y que, si no se llegaba a consenso sobre como proseguir la acampada, que se quedara quien quisiera, pero a título personal y sin represntar al 15-M. Así que ayer los Quechuas, como les llama Sir Accolon e encontraron con que en la asamblea les iban a desautorizar y, básicamente, a dejar sin apoyo y mandar a casa. Que curiosa coincidencia que justo la asamblea de ayer no pudiera llevarse a cabo porque espontáneamente se fueron todos a dar voces al Congreso...
(7) Para quien no conozca la diferencia, el mandato imperativo es aquel por el que el representante está olbigado a trasladar exactamente la opinión de su representado, sin capacidad para negociar ni tomar decisiones propias, frente al mandato representativo, en el que el representado confía en el representante para que defienda sus intereses con su propia iniciativa y sus propias decisiones.
(8) Ligados a sus representados por mandato representativo.
(9) Sea este líder una persona o un grupo de personas: comité ejecutivo, comité central...
(10) Estoy hablando, por supuesto, de la idea base, de la estructura básica, no de la materialización que esa idea base tiene en el sistema español, que insisto en que es espantoso y digno de una democracia vigilada tipo Turquía. La misma idea básica es la que tienen los estadounidenses, los ingleses, los alemanes y los suecos, solo que su forma de llevarla a la práctica es verdaderamente democrática, responsable y... liberal.

Link2 comments|Leave a comment

Un liberal en la asamblea revolucionaria, popular y autogestionada de Sol y ni rastro del Rey Arturo [Jun. 1st, 2011|03:21 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

Cualquiera que leyera mi último artículo, Un Brindis por Sol, pensaría que en España el Pueblo, no una facción ideológica, sino el Pueblo, se estaba finalmente moviendo para alcanzar, entre todos, un nuevo acuerdo, más justo, directo y representativo, que reformara el sistema y la democracia. Por desgracia, nada podría estar más lejos de la realidad.

El jueves pasado, poco después de escribir ese artículo, pasé por casa, me cambié y me fui a Sol a ver en qué podía ayudar. Mi sorpresa fue grande al encontrarme que todos los carteles con soflamas izquierdistas, anarquistas y anticapitalistas que adornaban el campamento en mi última visita seguían allí... y que se habían reproducido. Me sorprendió porque, dado el carácter apartidista de los Cuatro Puntos(1), esperaba que el campamento se hubiera contagiado de la nueva ola de sentido común. Mi sentido arácnido empezó a zumbar, pero lo tranquilicé razonando que, al fin y al cabo, todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión, que era lógico pensar que muchos de los individuos de la acampada siguieran manteniendo sus ideas y p¡Y UN CUERNO!or tanto expresándolas y que ,incluso si no fuera así, quizá retirar todo aquello planteara más problemas de los que yo pensaba. Así que me di una vuelta para olfatear el ambiente, que olía a amapola, óxido, sangre y rubí: todo diverso pero todo rojo. Mosqueado, pero no desanimado, me acerqué al punto de información.

Allí pregunté directamente de qué iba todo esto y qué era lo que se quería conseguir. Tres personas distintas hablaron conmigo, pasándose la patata caliente los unos a los otros, pero sin concretar lo que yo quería. Uno me explicó el origen (básicamente económico) de la “indignación” de los "indignados" y me remitió al manifiesto original de Democracia Real Ya (y me dio una copia en papel); otro me habló vagamente de que era un movimiento popular y asambleario (fue la primera vez que oí la palabra “asambleario”, pero no sería la última) que intentaba hacer un mundo más justo en el que las personas no fueran tratadas en función del dinero que tenían, etc., todo ello regado con palabras como “popular”, “igualitario” y “garantizar”; el tercero ya resultó más concreto y me estuvo contando diversas medidas de los 38 puntos del segundo manifiesto(2) de Democracia Real Ya. Cuando le comenté que esas propuestas ya las conocía, pero que era mi entendimiento que se había dado “marcha atrás” al respecto y que se había recortado a los Cuatro Puntos me contestó que eso no podía ser así: “es posible que alguna de las asambleas haya dicho que para hacer algunos de los cambios que queremos haya que contar con gente de fuera del movimiento y que para eso haya que decir cosas en las que estemos de acuerdo con ellos o ellos con nosotros, pero eso no es que demos marcha atrás: lo que queremos es esto, y ni un paso atrás.”

Fue un bofetón a mis esperanzas, pero no cejé. Pensé que, al fin y al cabo, yo también quería conseguir más cosas que las que figuran en los Cuatro Puntos, así que lo verdaderamente importante no era lo que el 15-M o la gente que lo componía quería obtener además de desarrollar los Cuatro Puntos, sino el hecho de que querían, al menos en parte, lo mismo que yo, y que podríamos trabajar juntos para conseguir ese subconjunto intersección. En un momento comenté que era abogado y acabé, sin entender muy bien por qué, en la Comisión de Legal(3). Allí intenté hablar de leguleyo a leguleyo, esperando obtener respuestas más exactas y menos grandilocuentes a mis problemas, pero lo único que saqué en claro era que los Cuatro Puntos no eran, como yo pensaba, un consenso de mínimos: eran una propuesta de trabajo que había salido de una de las comisiones asambleas, la de Política a Corto Plazo, pero que tenía que ser refrendada por la Asamblea General (“y, entre nosotros, ni de coña, vamos, menudos vendidos”). Segundo bofetón a mis ilusiones, y nuevo recordatorio de aquello que digo yo siempre de “nunca creas que el deseo de informar de un periodista supera a su deseo de vender periódicos” (si uno lee cuidadosamente el artículo de El Mundo, por ejemplo, o el de El País se da cuenta de que en realidad no había tal consenso de mínimos, pero el titular vendía más así…).

Aun así, saqué otra cosa en claro: la gente con la que yo quería hablar, los que tenían (en mi humilde opinión) el sentido común y la visión política suficiente como para que del 15-M pudieran salir los cambios de sistema que España necesita tan desesperadamente, eran los de la Asamblea de Política a Corto Plazo. Me acerqué de nuevo a Información donde vi que se reunían en Cortylandia, pero me avisaron de que hoy precisamente no se reunían. No obstante vi que en cinco minutos empezaba la Asamblea de Política a Largo Plazo en la cercana plaza de Pontejos, así que me lié la manta a la cabeza y me acerqué allá, como siempre a escuchar lo que se decía y, esta vez, a participar con mis opiniones.

Quitando otro tipo vestido de negro debía ser el mayor de los cuarenta allí reunidos. Con media hora de retraso o algo así el compañero de las rastas que creo que se llama Arturo(4) tomó el altavoz y nos estuvo explicando las normas de la asamblea, al tiempo que pedía voluntarios para tomar acta, llevar cuenta de los turnos de palabra, etc. Como nadie se ofrecía para nada me pudo la educación católica aquella de la que hablaba Vieja Bruja cierta vez y me ofrecí a levantar acta para romper el hielo (y funcionó, en seguida salieron todos los demás). Esto lo digo porque ahora, cuando comente lo que se discutió en esa asamblea, quiero dejar claro que no es solo que anduviera yo por allí mirando el facebook y poniendo la oreja de vez en cuando, estaba levantando acta y prestando toda mi atención a lo que se decía. Así que, aquellos de vosotros que seáis moderados y leáis estos artículos para tener información de primera mano(5), agarraos, que vienen curvas.

Lo primero que voy a hacer es transcribir el orden del día de, insisto, la asamblea de Política a Largo Plazo (en adelante, “PLP”) (que yo, en mi ignorancia suponía que trataría de objetivos a largo plazo y líneas orientadoras, pero no):


  1. Okupación(6) de viviendas vacías.

  2. Expropiación de bienes inmuebles y posterior socialización.

  3. Federación de consejos municipales.

  4. Autogestión de todas las empresas y asambleas en los centros de trabajo.

Este orden del día, como comprenderéis, hizo que se me cayera el alma a los pies. Si hasta ahora mis conversaciones en la acampada habían sido desilusionantes, este orden del día me demostraba más allá de toda duda que el sentido común y el realismo brillaban por su ausencia en el movimiento 15-M (en otras palabras, que cuando asomaban la nariz se les veía muchísimo). Pero lo peor estaba por llegar.

Antes de empezar a tratar el orden del día se discutieron una serie de cuestiones preliminares (lectura del acta anterior, etc.), la principal de las cuales fue, precisamente, los Cuatro Puntos. Me gustaría tener el acta que levanté, que fue muy exacta y recogía cada intervención y, en ciertos casos, frases exactas, pero dejé allí el original y tengo que confiar en mi memoria… Las primeras intervenciones fueron todas tanto de enfado como de absoluta repulsa. Enfado por la repercusión mediática que habían tenido, enfado porque “la gente se va a creer que esto es lo que no es”, enfado porque sepercibía una diferencia de trato entre Política a Corto Plazo y Política a Largo Plazo, cristalizado (entre otros) en el hecho de que las actas de PLP no subían a la web ni tenían esa repercusión. Repulsa porque esos cuatro puntos “no es que sean descafeinados, es que no dicen nada”, porque no reflejaban los objetivos ni la voluntad ni el espíritu del movimiento 15-M, porque eran “contrarrevolucionarios” (sic.), porque legitimaban “a los políticos frente a las asambleas populares”, etc. Al poco de empezar el debate pedí la palabra, y a medida que avanzaba el debate me iba quedando claro, EN REALIDAD , qué es y qué quiere la gente de la acampada de Sol.


En primer lugar reclaman la instauración del régimen asambleario: una autoridad (por decirlo de alguna manera) alternativa al Estado basada en las asambleas. Ojo que digo “alternativa”, no “suplementaria”. Algunos proponían la legitimidad asamblearia como complementaria de la del Estado, pero la mayoría opina que la única legitimidad es la asamblearia. El Estado es, pues, ilegítimo, y debe ser sustituido por el régimen asambleario.

El régimen asambleario, a su vez, tiene las características básicas de horizontalidad y soberanía. La horizontalidad quiere decir que se elimina la distinción entre gobernante y gobernado; la soberanía, consecuencia directa de la horizontalidad, quiere decir al mismo tiempo que (i) las decisiones de una asamblea no pueden ser revisadas o revocadas por cualquier tipo de órgano y (ii) cada asamblea particular no está vinculada por nada que rechace. Esto puede parecer un poco confuso así que trataré de explicarme: el régimen asambleario horizontal no permite la existencia de una estructura vertical de revisión y convalidación en el que, por ejemplo, las decisiones los consensos de la asamblea de PLP tengan que ser refrendados por la Asamblea General de la acampada. Ahora bien. Eso no quiere decir que los consensos estén escritos en piedra una vez tomados, por supuesto: una asamblea puede revisar los consensos de una asamblea anterior y cambiar de idea, lo que quiere decir es que no hay una estructura horizontal de tipo convencional, todo el poder está en la base.

Esta horizontalidad termina, obviamente, con el sistema representativo. Son los ciudadanos quienes toman todas las decisiones de forma directa en vez de elegir un representante que decide por ellos. En otras palabras: se trata de eliminar el sistema democrático tal y como lo conocemos en implantar otro básicamente plebiscitario en el que no existe la diferenciación entre gobernante y gobernado y en el que, precisamente por eso, no es necesaria la división de poderes (fundamentalmente porque los “poderes” no existen: la única legitimidad y autoridad emana de la asamblea).

El otro gran punto es la superación del capitalismo. No se habló tanto de esto como del régimen asambleario, pero la idea es la socialización de los medios de producción para cubrir las necesidades básicas, así como de cualquier otro bien ya existente pero distinto de un medio de producción (vivienda, etc.) necesario para cubrir esas necesidades básicas. Estas socializaciones se decidirían y llevarían a cabo en y por las asambleas, que además gestionarían los centros de trabajo y toda actividad productiva, económica y comercial.

No voy a dar mi opinión sobre estas ideas, al menos no aquí. Pero creo que es importante que es importante, por no decir imprescindible, que el ciudadano de a pie sepa de verdad de qué se habla en la Acampada de Sol y de verdad cuáles son sus objetivos. Muchos puede que creáis que es difícil de creer, algunos incluso estuvisteis en las manifestaciones de bárbaros de los días 19, 20 y 21 defendiendo un voto responsable y/o un cambio de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y/o del modelo de Estado, penséis que “habéis estado allí” y que “sabéis de qué va esto”. No pienso discutir, me voy a limitar a remitiros a las actas de las asambleas, no solo de PLP sino también de Corto Plazo (los “sensatos” que propusieron los Cuatro Puntos), para que leáis, en sus propias palabras, qué se discute y aprueba en Sol. Y, dicho esto, vuelvo al relato.

A pesar de que a la vista de lo que se estaba hablando era totalmente inútil y de haberme dado cuenta de que había estado radicalmente equivocado respecto a lo que se intentaba en Sol, cuando llegó mi turno de palabra traté de defender los Cuatro Puntos. Dije que yo estaba aquí por ellos, que sin ellos no estaría hablando en aquella asamblea así que algo bueno tenían, que tener; dije que tenían la virtud de aunar los esfuerzos de mucha gente, que cambiar el sistema era muy difícil y que se necesitaba el apoyo de muchísima gente, que era necesario buscar algo en lo que todos, izquierdas, derechas, reformistas, revolucionarios y conservadores, pudiéramos estar de acuerdo; dije que uno de mis defectos es que yo era muy práctico y que, si bien veía posible, aunque no fácil, cambiar el sistema democrático para convertirlo en uno más justo, cuanto más coyunturales y específicas fueran las metas que se fijaran menos apoyo tendrían y que opinaba que era mucho mejor conseguir los Cuatro Puntos, aunque fueran relativamente modestos(6), que querer un cambio radical y no obtener absolutamente nada; que podíamos avanzar todos juntos o quedarnos quietos por separado y que los Cuatro Puntos ofrecían avance y unidad… Y me quedé solo, claro.

Citando del acta de esa asamblea tal y como está en tomalaplaza.net (y que no recoge mi intervención)


  • CONSENSO: NO APOYO A LOS “CUATRO PUNTOS”

  • CONSENSO: INSTALAR EL RÉGIMEN ASAMBLEARIO, SUPERAR EL CAPITALISMO, FORTALECER LAS ASAMBLEAS POPULARES

No fueron los únicos consensos que se alcanzaron, por supuesto. Por ejemplo, recuerdo que se decidió que el medio asambleario era un fin en si mismo, algo tan contradictorio como totalitario ¿Dónde quedó Protágoras, dónde Kant, dónde el hombre como medida de todas las cosas, dónde el ser humano como fin en sí mismo? Recuerdo a dos o tres diciendo que lo que se pretende no es cambio, sino revolución total. Recuerdo a una chica diciendo que todas estas cosas ya había un partido que las defendía, Izquierda Anticapitalista(7).

Recuerdo también que en un momento determinado determinado alguien comentó que la diferencia entre PLP y PLC no era en realidad el plazo, sino el calado de las propuestas que iban a salir de cada asamblea. En ese momento pensé “bueno, a lo mejor lo que pasa es que me he metido en la asamblea de los sonaos, la verdad es que no me extraña que no os suban las actas a la página porque hay portadas de Intereconomía de aquí al año que viene”…

En fin, no quisiera alargarme más, porque esto ya me ha quedado lo bastante largo. La discusión del primer punto del orden del día, que vino después, también fue sonada, pero os remito una vez más al acta que, insisto, está en internet. en su propìa página. De hecho, os insto a que, antes de darle al próximo "Me gusta" apoyando el movimiento 15-M o de los indignados o de lo que sea, antes de retwittear la última consigna y antes de echaros a la calle para ir corriendo a la Puerta del Sol o a la Plaza de Cataluña o a donde sea para evitar el desalojo(8), os leáis con cuidado las actas de las asambleas. Para que sepaís, con absoluta certeza, a qué le estáis prestando vuestro apoyo. Y si estáis de acuerdo con lo que proponen, bendito sea vuestro apoyo siempre que se manifieste de forma pacífica, pero que quede constancia de que, en mi humilde opinión:


  • El 15-M no es es un movimiento moderado ni intenta serlo, es un movimiento extremista.

  • El 15-M no es un movimiento reformista que intente cambiar las leyes o la Constitución, es un movimiento revolucionario que intenta edificar un nuevo modelo de sociedad con bases completamente distintas.

  • El 15-M no es un movimiento apartidista, es un movimiento claramente de izquierda y, me atrevería decir, de extrema izquierda.

  • El 15-M no es un movimiento democrático, a menos que se entienda la democracia de forma tan amplia como Alfonso Guerra entendía España cuando dijo aquello de que cuando acabara con ella no la iba a conocer "ni la madre que la parió". Es un movimiento asambleario, plebiscitario, libertario o como lo queráis llamar, pero eso no es democracia; no todo sistema de consenso mayoritario es democracia. La democracia consiste en que el pueblo (demos) elija al gobierno (krátos) y este movimiento lo que intenta es eliminar el gobierno y mezclar todos los poderes. Mucho pueblo, sí, no lo niego, pero cero gobierno.

Y esas es la verdad, o al menos mi opinión con los datos que tengo. Supongo que desilusionará a más de uno, pero es lo que tiene informarse, que desengaña. Ahora, por estas que con cruces que, conmigo, una y no más. Ahora ya sé de qué va esto, al menos hasta que vuelva a ver si sigue igual.

Salud y evolución,

Arthegarn_____________________
(1) Para quien no esté siguiendo toda la serie de artículos: El jueves 23 la prensa publicó que la gente de Sol había llegado a un acuerdo de mínimos, de clara tendencia inclusiva, que eliminaba las propuestas más “izquierdosas” de política socioeconómica y se centraba en la reforma del Sistema. Esas propuestas, a las que me refiero en este artículo como “Los Cuatro Puntos”, eran: (i) reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana, (ii) lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política, (iii) separación efectiva de los poderes públicos y (iv) creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política. Cuatro propuestas centradas, inclusivas, que opino que son buenas y que, de haberse mantenido, podrían haber aglutinado en torno a este movimiento a una parte muy, muy importante de los españoles, incluyendo casi sin excepción a todos aquellos que Ortega y Gasset hubiera llamado élite. Por supuesto, no fue así…
(2) Este “segundo manifiesto” en realidad son las “propuestas” de Democracia Real Ya y se publicaron el domingo pasado. Hablé de ellas brevemente en
Porque les necesitamos. Donde sea.
(3) Al parecer, por cierto, al comisión de Legal se enfrenta exactamente al mismo problema que los departamentos legales de las grandes empresas. La gente viene preguntando algo del estilo de “¿qué pasa si hacemos esto?”, Legal contesta algo del estilo de “que os pueden poner una multa” y lo que el que ha preguntado va diciendo es que “Legal ha dicho que no podemos hacerlo”. No, Legal os ha advertido de las consecuencias, pero no ha tomado una decisión, la decisión es vuestra. Como en todas partes, los abogados del 15-M tienen una cierta reputación dentro del movimiento de ser los que le dicen que no a todo y los que le pagan pegas a todo, pero no es así.
(4) Permítaseme la figura retórica, aclarando en aras de la veracidad de la información que creo recordar que no se llamaba Arturo sino Salva. Ahora, las rastas las tenía, y la barba desaliñada y el pañuelo palestino también.
(5) Técnicamente de segunda…
(6) A mi no me parecen modestos en absoluto, por cierto.
(7) En el momento no le di importancia, pero luego Sir Accolon me estuvo contando como está viviendo él el asunto y me lo volvía pensar. Es interesante que le deis una vuelta a la página vosotros mismos: lo que no ha podido hacer IU ni UPyD ni nadie en absoluto lo están haciendo estos.

Link39 comments|Leave a comment

Porque les necesitamos. Donde sea. [May. 22nd, 2011|07:06 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

El último artículo, el de un liberal en la corte del Rey Arturo, se quedaba cojo porque no incluía mi análisis y opinión sobre qué va a pasar ahora con la Spanish Revolution, el Movimiento 15-M, Toma la Plaza, la Acampada Sol o como queráis llamarle. La respuesta, que me da pena dar, es: casi nada, nada, o algo peor. Me explico:

Desde el primer momento el movimiento ha carecido de tres cosas que son imprescindibles para que cualquier grupo de más de uno vaya del punto A al punto B sin disgregarse en el camino. Esas tres cosas son: (i) una identidad de objetivo, definiendo como tal el que todos los miembros del grupo tengan los mismos objetivos o, que, al menos, estén dispuestos a alcanzar un compromiso en aras de definir un objetivo común que, si no les lleve exactamente a donde quieren ir, al menos les deje cerca; (ii) un líder ejecutivo, es decir, alguien a quien los demás siguen, en quien confían, y que toma las decisiones para solventar los problemas que se vayan produciendo en el camino y (iii) una estructura jerárquica y de comunicación que se ocupa tanto de transmitir las decisiones del líder al grupo como de dar información al líder sobre lo que quiere y detecta el grupo, para que este tome las decisiones.

Puede alegarse que, sobre todo en los últimos días, en Sol sí que ha existido una estructura. Había una asamblea de comunicaciones que emitía comunicados, había gente que se ocupaba de los medios de comunicación(1), había una recogida de ideas y unos buzones y una gente pasándolo todo a limpio... y es cierto. Pero lo que no había es un líder, y la estructura de la que hablo tiene como objetivo fundamental transmitir información del líder al colectivo y del colectivo al líder. Todo lo demás es pura logística, pura intendencia, que está muy bien pero que no es de lo que yo hablo.

Y la carencia de líder ha sido patente. Cuando hablo de un líder no hablo necesariamente de una reedición del Cojo Manteca o de Daniel Cohn-Bendit, pero al menos una comisión con poderes ejecutivos en quien la comunidad delega la capacidad de decisión ordinaria. Es imposible tomar todas las decisiones de forma asamblearia, pero eso es algo que, probablemente debido a los orígenes del movimiento exigiendo democracia más directa y participativa, en Sol no han querido, o no han podido, ver. Además, y esto es una impresión que tengo yo, lo mejorcito del movimiento, las Zalasas y Adrianes y Gonzalos, deben estar aquejados de una importante cratofobia. Me da a mi en la nariz (e insisto en que es una intuición) que los indivíduos que tenían la capacidad de dirigir y quizá incluso unificar a los demás no querían hacerlo, de que estaban allí por si mismos, para ser parte de algo, no para dirigir a nadie. Me da la impresión de que como todo esto tiene mucho de odio y desprecio a los líderes que han fallado, nadie quería convertirse en uno(2). Pero es que sin alguien que tome decisiones y tenga iniciativas no se va a ningún sitio a largo plazo; el cuerpo no puede caminar sin cabeza.

Lo que nos lleva al primer, y desde mi punto de vista principal, problema; la asintonía ideológica. Insisto en que en este movimiento, al menos al principio, no había dos que pensaran lo mismo. Ahora ya hay un comunicado, ya se ha conseguido (¡una semana después!) cristalizar la opinión común... o algo así. Porque yo mismo, a la hora de redactar estas líneas, no sé exactamente dónde dirigirme para informarme de estos puntos y leo diversos manifiestos más o menos parecidos sin saber cuál es el que ha salido de las asambleas de Sol. Aunque para el razonamiento que sigue (y a menos que me sorprenda) los términos exactos de lo que se pide son, hasta cierto punto, irrelevantes.

En unas horas la atención de todo el país dejará de estar en Sol (la que quede) y volverá a las elecciones autonómicas, sus resultados y su análisis. La gente es como es, no suele ser capaz de atender a una sola cosa y cuando algo nuevo atrae su atención olvida lo anterior. Mucha de la atención que han recibido los acampados de los medios, y mucho del apoyo popular más frágil, se disolverá esta misma noche para no volver jamás. Por otro lado, si la televisión es volátil y busca siempre la última noticia, las redes sociales no es que sean volátiles, es que son explosivas. En mi experiencia, las redes sociales no son capaces de mantener su atención en el mismo tema durante más de una semana o diez días. Todo el apoyo y toda la repercusión que ha tenido este tema en las redes sociales se irá disolviendo a lo largo de la próxima semana a medida que la gente se ponga a hablar del resultado de las elecciones, o del hijo de Scharzenegger, o de DSK, o de lo siguiente que pase. O se de cuenta de que, oh, mierda, se me han podrido todas las calabazas que tenía plantadas en mi granjita. A lo mejor me equivoco, pero al tiempo.

Dentro de la propia acampada, ahora que toca organizarse y pararse a pensar en hacia donde vamos, empezarán a surgir disensiones. Habrá quien esté a favor de llegar a un acuerdo de mínimos que excluya toda declaración política y habrá quienes quieran incluir peticiones políticas(2). La idea inicial del movimiento era pedir una democracia más directa y participativa y punto, pero ha medida que ha pasado el tiempo a ese objetivo se le han añadido, por arte de birlibirloque, otras que no son de estructura democrática sino de política económica. Si no me créeis, mirad el manifiesto de Democracial Real Ya, que voy a considerar como el "oficial", y decidme cuántas son de política económica. Yo os lo diré: cerca del 70%. Yo mismo estaba de acuerdo en lo que se pedía al principio, pero a medida que la propuesta básica de "Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo"(3) pasaba de alguna forma de ser la reivindicación principal a quedar relegada al antepenúltimo punto del manifiesto me iban perdiendo. Ahora mismo lo que propone la asamblea es un paquete de medidas que creo que traería más mal que bien y que no apoyo, y estoy seguro que no soy, ni seré el único a quien le ha pasado esto. Estoy seguro, además, de que dentro del propio movimiento hay a quien le parece que ese manifiesto es quedarse corto, o que debería hacerse más hincapié en esto y en aquello. A medida que el objetivo fundamental deje de ser algo tan simple como "quedarnos en el campamento, organizarnos y manifestar nuestra indignación" y pase a ser algo más complejo y detallado irá perdiendo gente por el camino y se irá atomizando.

Conclusión: a partir de ahora el tema irá cuesta abajo, perderá una gran parte de la atención y el apoyo popular que ha tenido hasta ahora, la vida "volverá a la normalidad" y los que queden que estén verdaderamente comprometidos con la idea, y que dudo de que sean más de unos pocos miles en toda España, se llevarán un palo terrible cuando vean que se quedan solos. Porque a esta hora tienen que estar ilusionados, montando castillos en el aire, pensando que otro mundo es posible, soñando con hacer una revolución al estilo de la que están experimentando (más mal que bien) algunos países islámicos y cambiar el sistema, no ya la coyuntira, el sistema, para hacerlo mejor y más justo. Creen que es posible y creen que pueden hacerlo, y se van a dar un batacazo terrible del que espero que sean capaces de levantarse, porque me dolería muchísimo si gente tan buena, preparada y noble como la que conocí en la acampada se "desinflaran" por completo, se desilusionaran y se retiraran por completo del sistema, porque tienen mucho que aportar.

Y creo que el primer palo vendrá en unas horas y será el que, después de todo esto, el Partido Popular alcance unos resultados todavía mejores de lo que se esperaba en las encuestas. Probablemente crean que su esfuerzo no ha servido para nada, que la gente ha seguido votando a "los de siempre" y, lo que es peor, dentro de "los de siempre" a "los que son todavía peores". Pero en realidad no habrá sido así, sino mucho peor. A medida que el movimiento se ha ido politizando de forma pareja a su éxito ha ido girando su voz y su cabeza a la izquierda. Muchas de las cosas que se decían (y mucho de cómo se han hecho las cosas) ha conseguido que todo lo que no es izquierda no se sienta representado, en absoluto, por lo que está pasando, y en algunos casos, como el mío, que considere que "se están pasando" o, cosas peores como las que he oído esta mañana yendo a votar. La incidencia que estas propuestas puede haber tenido entre los votantes del Partido Popular tiene que haber sido mínima. Por cada votante que ha decidido votar a un partido pequeño en vez de al PP hay quince que han decidido votar a un partido pequeño en vez de al PSOE.

Y eso se notará en la división de escaños, claro. La dispersión del voto de la izquierda entre PSOE, IU, UPyD (lo que consiga sacar) y los partidos ecologistas (que siempre se benefician de estas cosas) dará, por ley D'Hondt, más peso al voto del PP, que continuará cohesionado. Así que, en realidad, el movimiento habrá tenido éxito, sí, y repercusiones, sí, pero probablemente las últimas que sus organizadores y promotores hubieran querido: beneficiar al Partido Popular. Y eso les va a suponer un palo a la moral espantoso, sea porque crean que no han tenido éxito y que, en el fondo, nadie les ha escuchado, sea porque de repente se den cuenta de lo que han hecho.

Y yo no creo que esta gente, sin unidad programática clara y sin un líder, que aun tienen mucho que definir y perfilar, que van a empezar a recibir un palo detrás de otro al espíritu y la moral a partir de dentro de unas horas, y que aun no se han enfrentado con cosas como tres días seguidos lloviendo, por ejemplo, vayan a poder resistir mucho. Oh, sí, seguirán por ahí dando vueltas por internet y apareciendo de vez en cuando, desde luego, pero no le doy ni un mes a la acampada en si misma. Ni un mes. Y después de eso, las nieblas de la historia se los tragarán.

Pero no todo estará perdido. Con un poco de suerte los políticos se darán cuenta de que ya ha llegado el momento de reformar la Constitución y la LOREG, algo que tanto PSOE como PP saben que es imprescindible, y se empiece a trabajar en serio en un gran pacto de Estado para hacerlo. Y, con otro poco de suerte, quizá esto lleve a una refundación del PSOE como la que tuvo AP en 1989 y que habría que estar ciego para pensar que no fue buena para España. Incluso es posible que toda esta gente con la que hablé en las acmapadas y que me cayó tan bien pierdan la cratofobia y se metan en política, donde sea, en IU, en UPyD, en su propio partido, en el PSOE... o incluso en el PP.

Porque les necesitamos donde sea.

Arthegarn__________
(1) Desde mi punto de vista, por cierto, la gestión que se ha hecho de los medios de comunicación, sobre todo de la televisión, ha sido desastrosa. Cada vez que un grupo coreaba "¡Televisión! ¡Manipulación!" al encenderse el piloto de una cámara estaba insultando y alienando a quien utiliza ese medio para informarse; cada vez que un periodista decía "nos han pedido que no grabemos las asambleas" o "nos han pedido que solo hablemos con la comisión X" algo olía a gato encerrado. Puede que insultar sea el último de los deseos y puede que sea de lo más sensato intentar decir que el primer grillao hasta arriba de cerveza que hable de la tercera república no representa al movimiento; pero es el efecto emocional que produce, cuando estás en casa y pones las noticias para enterarte de qué pasa, que unos "niñatos de veinte años" te digan que te están manipulando. Me da igual que sea cierto, si intentas transmitir una verdad y transmites un insulto es que algo falla en el mensaje y tienes que arreglarlo. Intenté explicárselo a Zalasa, pero no me quiso escuchar. A ver qué pasa ahora.
(2) Oh, seguro que más de uno lo ha intentado. Seguro que ha pasado por ahí el Sindicato de Estudiantes, por ejemplo, y si el sinvergüenza de Esteban Ybarra no ya intentado sacarle partido al tema es que ha mejorado mucho. Seguro que más de uno ha pensado en hacerse una carrera (o en salir en la tele) y seguro que había más de uno por allí con eso que mi padre llamaba espíritu de líder, pero aunque hayan cometido errores lo que no han sido en este movimiento es tontos. Ni se han dejado manipular, ni absorber, ni controlar, y han sido muy cuidadosos con este tipo de asepsia.
(3) Por supuesto, lo de que el voto nulo y el voto en blanco tengan representación legislativa es una soberana majadería que me gustaría que me explicaran en qué consiste exactamente y que no apoyo, pero es por copiar el texto literal del manifiesto.

Link10 comments|Leave a comment

Un liberal en la corte del Rey Arturo [May. 20th, 2011|09:04 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

Y Arthegarn salió del trabajo, llegó a su casa, llamó a su hermana Zalasa que estaba metida en el ajo, se puso el traje, la corbata y la cruz, y se fue a Sol, a ver con sus propios ojos y oir con sus propios oídos qué se estaba cociendo allí y qué era eso de la Spanish Revolution.

A eso de las ocho y media avisaron en el metro que por aglomeración de público en la estación de Sol se recomendaba bajarse en Tirso de Molina. Unos minutos más me acercaba a Sol desde la calle Carretas. El gentío y el griterío eran espectaculares. Según me acercaba, por alguna razón desconocida, todo el mundo se puso a chillar y a silbar. En ese momento, y lo digo como fue, me sentí intimidado. Pensé que quizá no fuera tan buena idea acercarme a aquellos miles de izquierdosos cabreados con la pinta y las intenciones que llevaba. Fue solo un momento y se me pasó en seguida, pero existió y quiero reflejarlo. Según bajaba y aumentaba la densidad de gente (los últimos metros de Carrertas ya estaban atascados) me iba fijando en quién andaba por allí.Muchos jóvenes, jóvenes muy jóvenes, la inmensa mayoría gente de entre 20 y 30 años. Camisetas. Rastas. Bicicletas. Góticos aquí y allá (me llamó la atención verlos). Una americana, ninguna corbata. Justo en la desembocadura de Carretas </span>el primer chino me ofreció una cerveza, y me fijé en que aproximadamente una de cada cuatro personas tenía una cerveza en la mano. Eso sí, nadie parecía intoxicado, aquello no era un botellón. Resistí la tentación de hacerme con una birra y me abrí paso, lentamente, hacie el Oso y el Madroño


Allí había quedado con Zalasa y JotaPe, que llevaban varios días yendo y asistiendo a las asambleas y quienes me iban a hacer de cicerones. Lentamente me llevaron bajo los toldos y me explicaron que los gritos y pitos que oía intermintentemente y sin razón aparente estaban motivados por lo que se decía por los altavoces, que no se oía en toda la plaza. Y allí fuimos.

Más gente joven. Más cerveza. Muy buen rollo, muchas sonrisas, ambiente festivo más que otra cosa. Bajo los toldos, una "cocina" desbordada desde la que diversos voluntarios iban ofreciendo (gratuitamente) a los presentes galletas, naranjas, fuet y pan de molde... Me pregunté de dónde habría salido todo aquello y quién lo habría pagado y supuse que cada uno habría traído algo de su casa(1). No tiene precisamente pinta de mano negra, que digamos. Muy buena organización, aunque desbordada, mucha buena voluntad. Entre esto y las sonrisas y la educación en la aglomeración empezó a recordarme a un Taizé(2) sin experiencia, aunque todo parecía indicar que gente que sabe como montar un campamento de esas características había estado ayudando. Me pregunto si alguien que estudiara el caso de Tahir...

Llegamos a la zona más políticamente activa. El tipo que estaba con el micrófono usaba una retórica tan demagógica y radical que Zalasa se volvió a su chico y le dijo "esto es un error" y comentaron que ayer y anteayer no era así, y que ese tipo de cosas aislaba el movimiento y que eso es siempre un error.  Muy de acuerdo. El tipo del micrófono terminó su alocución nada más y nada menos que con un "¡Hasta la victoria! ¡Siempre!" ante el que no pude menos que soltar una carcajada dado el pretendido carácter apolítico de la concentración. Luego hubo un rato de coreo de consignas "populares", en el sentido de que los cánticos eran iniciados por los congregados, no de la "organización". Insultos a Esperanza Aguirre con nombre y apellido (el único político que oí mentar) y  "¡PSOE, PP, la ,misma mierda es!" se mezclaban con los habituales "el pueblo, unido, jamás será vencido" y "luego diréis que somos cinco o seis". En general consignas populistas e izquierdosas (bueno, en general, no, en exclusiva). Me soneí, mitad porque es lo que me esperaba y mitad porque, al fin y al cabo, las consignas liberales no funcionan... No sé, no veo yo a cinco mil personas gritando algo como "tenemos que aumentar / la productividad" o "es una pasada / la propiedad privada". En cualquier caso, confirmé mi intuición de hace unos días de que el campamento está compuesto en general (bueno, en general no, en mariscal de campo por lo menos) por gente de ideología de izquierda. Vale.

Cuando llevaba como media hora allí decidí que no iba a poder hablar con la gente todavía. Había escuchado a la masa todo lo que necesitaba, pero había demasiada aglomeración, demasiado ruido, ninguna forma de sentarse a charlar con los indivíduos. Así que salí de los toldos y me fui a recorrer los aledaños de la Puerta del Sol para calcular cuanta gente había. La concentración ocupaba toda la plaza y se extendía unos 20 metros por la calle Carretas y por la calle Preciados hasta casi El Corte Inglés, algo más de 10.000 metros cuadrados de gente verdaderamente apiñada. Yo creo que en las zonas de menos densidad quizá hubiera 0,8 personas por metro cuadrado, pero en la inmensa mayor parte podía haber una y media, tres en las zonas más apiñadas. Más de 15.000 personas desde luego, un exitazo. Si esto fuera una manifestación de la AVT Telemadrid estaría diciendo que había 80.000, y si fuera contra el aborto igual 250.000... Me pregunto cuanta gente diría que había...

En fin, la cosa es que llamé a Accolon, con quien había quedado (también intenté llamar a mithur que andaba por allí, pero solo pude hablar con su buzón de voz) y, tras conseguir reunirnos y los protocolarios insultos (yo le llamé bárbaro y el me llamó Arthegarnus) seguidos de un sentido abrazo le dije que prefería ir a cenar y volver luego, a partir de las once, cuand Zalasa e había dicho que se despejaba un poco. Así que le dije que si no iba muy en contra de sus bolchevistas convicciones le invitaba a cenar como un cura. Y allí nos fuimos, a cena de chuletón con reserva y copa de Cardenal Mendoza y tertulia política.

A eso de las once y media volvimos a la Puerta del Sol y por fin pude hablar con os individuos que componían la gente, que seguía siendo muy joven y muy simpática. Aunque os parezca mentira no iba a discutir, iba a preguntar y a escuchar. Quería saber por qué estaba cada uno allí, por qué creían que se había montado todo aquello y qué pensaban que iba a salir de todo. Estuve hablando con gente y bebiendo cerveza (los chinos tenían que estar haciendo su agosto vendiendo cervezas a un euro) hasta las tres y pico de la mañana. Y tomando notas (tengo que devolverle su cuaderno a Accolon). A propósito de las cervezas recuerdo que en un momento una chica de la organización habló por los altavoces, recordando al respetable que esto era una revolución, no un botellón, y que no bebieran alcohol o que si lo hacían con moderación. No voy a decir que todo el mundo siguiera ese consejo (alguno había que daba pena) pero, desde luego, aquello no era un botellón. Había muchísima gente con su cerveza, pero a mi no me parecía un botellón. Bueno, quizá sea porque allí donde yo iba se hablaba de política y de España y esas cosas, claro, pero mantengo mi opinión de que aquello no era un botellón. O uno al uso...

Había de todo. Desde un ingeniero de caminos de treinta  tantos que se había tenido que montar una sidrería y próximamente se iba a Rumanía con ACS (y que, por cierto, había venido a traer comida) a chavales de 18 o 20 años que eran la personificación del nini. Había mucha gente que no tenía ni idea de lo que decía y se quedaba en la superficie de las cosas (p.ej., ya entrada la madrugada uno me comentó que una de las cosas que quería conseguir era elevar el SMI a 900 euros y yo le pregunté "pero ¿y la inflación?" y me contestó "¿qué pasa con la inflación?") pero luego había algunos válidos, preparados, capaces de hilar cuatro pensamientos seguidos y con los que daba aunténtico gusto hablar (si estás leyendo esto, hola, Gonzalo). Había mucha gente que me recordaba a Zalasa, a lo mejor uno de cada veinte, y sí, eso es mucha gente. Una pena que hubiera ido a escuchar y no a debatir, porque me hubiera gustado mucho.

En general todo el mundo(3) estaba allí porque se sentía frustrado. La raiz de todo era, sin duda, su situación económica o, para ser exactos la suya o la de alguien muy cercano, en general un familiar. La impresión que tengo yo de este movimiento es que, a nivel individual (es decir, lo que lleva a cada uno de los individuos que la componen a estar allí) sus causas son muy personales, muy cercanas. Nadie estaba allí por(4) España, o por el Sistema, o por la Democracia, o por la Justicia, o por cualquier otra gran idea concepto que se pueda escribir con mayúscula. Estaban allí por ellos mismos, como individuos, y eso es uno de los puntos que a mi, como liberal que soy, me lleva a tomarme muy en serio lo que pasa, porque creo que uno no se mueve salvo por sus propios intereses. El nivel de compromiso se tiene con una idea más o menos ideal o lejana al individuo (p.ej. el Estado de Derecho) palidece al lado del compromiso que tienes con TUS cosas, tu familia, tus amigos, tu bienestar. A mi cuando alguien me dice que hace algo "por la Justicia", por ejemplo, pienso "OK, o sea que cuando amenacen tus garbanzos dejarás de hacerlo"(5). Esta gente se mueve porque le tocan los garbanzos, y eso es muy serio; no está allí "por la crisis económica", está allí por el efecto (o su percepción del efecto) que esa crisis tiene en él como persona.

Esto da un primer punto sobre el que quiero detenerme un instante y es que la crisis económica y la falta de perspectivas claras de mejora en el futuro a corto plazo son condictio sine qua non de este movimiento. El panem et circenses sigue funcionando, pero si le quitas a la gente el pan le pegan fuego al Senado; si no hubiera crisis económica (o se hubiese gestionado mejor) o habría Indignados. Luego intentaré volver sobre esto.

La segunda razón, que emergía de la primera, era la desesperación. No es solo que las cosas estén mal, es que no se ve forma de que mejoren en un futuro próximo. Había gente que va "tirando", pero que no quiere "ir tirando" toda su vida y que decía que con como estaban las cosas ese era el futuro que le aguardaba si nadie hacía nada. Otros eran estudiantes(6) que aun no eran parte del mercado de trabajo pero que veían que no iban a encontrar trabajo de lo suyo y que así no se podía estar(7). Había un chico, Adrián, de 23 años con una cerveza, que era NiNi que me llegó al alma con algo que dijo: "Yo estudié FP administrativo y estuve trabajando desde siempre y me iba bien, pero hace dos años mi empresa quebró y no he conseguido encontrar un puesto estable desde entonces porque ahora todo está lleno de licenciados que trabajan haciendo fotocopias. Yo sé lo que quiero, a mi no me gusta estudiar pero sé ganarme la vida y sé más ofimática que ellos, pero ¿por qué van a contratarme a mi cuando por el mismo sueldo pueden contratar a un licenciado en Derecho o en ADE?" Independientemente de la tan denostada titulitis española, estos dos testimonios me parece que hablan muy bien de lo que siente esta gente: titulados superiores que no pueden trabajar "en lo suyo" y se ven obligados a trabajar de frustrados oficinistas; gente con estudios para ser el mejor oficinista posible que, aunque saben que son buenos en lo que hacen, ven que sus muy sensatos y humildes proyectos de vida se frustran porque las empresas no les contratan y cogen a alguien que, en realidad, lo hará peor que ellos porque no está preparado. La verdad es que es frustrante solo leerlo.

Luego está la otra cara de la moneda, claro, y es que me veo obligado a pensar en la otra realidad, la que conozco yo, la de gente de esa misma generación enormemente preparada (Casanova, por ejemplo, tiene ahora 25 años, y Didacus 27) y que sí que tiene esos "puestos de ensueño". No es cierto que la única forma de conseguir uno de esos puestos sea por corrupción, chanchulleo, porque conoces a alguien o porque eres "de los nuestros". No lo es, y yo lo he visto. Tanto en Coward Turner como en Hestias (pero sobre todo en Coward Turner) yo he trabajado con (y para, y a muchísima honra) gente con 10 o 15 años menos que yo en esos puestos. Lo que pasa es que están soberbiamente preparados, lo que pasa es que si antes había cien puestos y mil aspirantes ahora hay doscientos puestos y diez mil aspirantes, lo que pasa es que, aunque tú estés preparado, hay mucha gente mucho más preparada que tú y la competencia se ha hecho más fuerte. Lo siento, te has preparado para la olimipiada, has entrenado, pero no estás en el equipo. Confórmate con las ligas menores. Pero, claro, dile eso a... a cierta gente con la que hablé ayer y a otra con la que no. O al pobre Adrián (Adrián, si lees esto, que sepas que tengo la absoluta certeza de que las cosas te irán bien. Eres demasiado inteligente y demasiado sensato para que el mercado laboral no te compre por lo que estás dispuesto a venderte). Pero divago.

El segundo punto por el que la gente estaba allí era por la gestión de la crisis por los políticos. Si tuviera que resumir este sentir en una frase, sería "las cosas están fatal y los políticos no hacen nada" (nada a derechas, añado). Ante todo no se sentían ni escuchados ni representados. Los políticos y los gobiernos son cosas lejanas, que toman decisiones incomprensibles por los motivos erróneos, entre los que figura prominentemente el de enriquecerse personalmente. Especialmente, los recortes sociales del gobierno de Rodríguez Zapatero les resultaban inaceptables, y lo eran por diversos motivos:


  1. Les afectan directamente a ellos(8).
  2. Van en contra de sus ideas políticas, que a su vez derivan de una extensión de sus ideas morales, atañéndonos en este caso la virtud de la solidaridad. Para ellos, si alguien cercano a ti lo pasa mal debes ayudarle y el Estado debe ser un ente moral, preocupado por si los ciudadanos lo pasan mal y listo para socorrerles cuando sea (y no solo dando pescados sino también cañas y cursos de pesca, aunque el pescado es imprescindible e inmediato).

  3. Están motivados por las presiones de la banca y los mercados financieros. Aquí hay que decir que, si bien la mayor parte de ellos(9) cree que "la banca y los mercados financieros" son algo así como una especie de mano negra malvada que lo controla todo y es la causa de todos los males, dirigida por una especie de contubernio judeomasónico de grandes fortunas que lo que quieren es vivir ellos bien a costa de su pobreza(10) proteger sus privilegios, capaz de comprar o intimidar a quien sea; algunos de ellos (quizá un 15%, lo que es muchísimo) sí que decían cosas coherentes a la hora de hablar de las presiones de los mercados financieros. En estos casos se trataba de gente que sabía las consecuencias que puede tener, en términos macroeconómicos, mantener ese tipo de estado de bienestar, pero opinaban que era más importante mantener la solidaridad que ser competitivos porque, haciendo todos un pequeño esfuerzo, tampoco es que vaya a quebrar España(11).

  4. Zapatero era, o se supone que era, el adalid del Estado del Bienestar, que les había prometido que actuaba ideológicamente (uno citó aquella frase de "yo sé lo que necesita la economía, pero mi ideología no me permite hacerlo" como si fuera algo bueno, que supongo que desde su punto de vista es una frase heróica -para mi fue la constatación de que PetaZeta es un imbécil peligroso) y que nunca iba a ceder y a permitir algo así. Todos, del primero al último, se sentían traicionados por el Gobierno(12) y su giro en política económoco-social de los últimos dos años, que veían como "el camino fácil", "ceder a los mercados", etc., en absoluto como algo necesario. "Siempre hay otra manera, Arthegarn". Como me dijeron los tres mosqueteros "y de esa traición nace mucha de nuestra indignación". Uno me dijo que había estado tan indignado con el Gobierno que había decidido votar al PP solo para echar a aquel "hatajo de mentirosos", "hasta que empezó esto y me di cuenta de que se pueden hacer otras cosas, que todo puede cambiar"


"¿Y si el PSOE se porta así, Arthegarn, a mi quien me representa?" El PP no, desde luego. Las opiniones sobre IU eran variadas, desde que "son los únicos que tienen lo que hay que tener" a que "el comunismo murió antes de que yo naciera y esos aun no se han enterado". Una cosa me quedó muy clara y es que toda la gente con la que hablé, en efecto, hoy por hoy no tiene a quien votar.
Eso respecto a por qué estaban allí. Pero una cosa es la causa eficiente y otra la causa final. Las respuestas a "¿qué quieres conseguir con esto?" eran mucho más heterogéneas y, curiosamente, de sistema. Voy a citar solo algunas que me llamaron la atención, sea por lo generalizadas o sea por lo (a mi juicio) importantes y definitorias:


  1. Democracia más participativa, más directa. Mayor responsabilidad de los cargos electos antes sus votantes.

  2. Cero corruptos en las listas (por corrupto entendemos imputado).

  3. Fin de las listas cerradas y bloqueadas (solo dos sabían la diferencia entre una lista cerrada y una cerrada y bloqueada). Los sistemas alternativos eran varios, desde listas abiertas a circunscripción única(13).

  4. Eliminación de la Ley D'Hondt, representación directamente proporcional al número de votos por circunscripción.

  5. Desaparición del Senado.

  6. Aumento de los referendums vinculantes, sometimiento a referendum de toda Ley Orgánica.

  7. Más medios para el sistema educativo.
  8. Más plazas universitarias para las carreras más demandadas.

  9. Cero gasto militar (esto solo lo dijo una persona, pero me pareció tan idealista y entrañable que no puedo por menos que ponerlo; además era de los más preparados).

  10. Dación en pago del piso en el crédito hipotecario. Muy común. Hubo dos veces en las que comenté que la inclusión de esa figura no resolvería el problema porque en ese caso el banco no prestaría tanto dinero, o no en las mismas condiciones. Las respuestas fueron "no lo había pensado... pero al menos la gente no se arruinaría para toda la vida Y perdería la casa, solo una" y "pero eso no vale" (lo prometo). Con el primero luego siguió una interesante conversación.

  11. Aumento de gasto social y de los impuestos a las rentas más altas.

  12. Fin de las ETTs

  13. Aumento de la indemnización por despido en contratos temporales e institución de una indeminzación por fin del contrato, para que contratar a alguien de temporal no sea más "caro" (solo me lo dijo uno).

  14. Auténtica separación Iglesia-Estado (casi la mitad).

  15. Auténtica separación de poderes y fin de la injerencia política en el Poder Judicial (casi la tercera parte, pero nadie pidió más medios).


Luego había algunas mucho más aisladas y mucho más políticas, como la instauración de la república o la nacionalización de la banca, que no me parecen representativas, pero que estaban-

Bueno, y para terminar este inmenso rollo, ¿qué impresión saqué de aquello?

Creo que el movimiento está compuesto por gente básicamente de izquierda, de centro-izquierda a izquierda radical, pero fundamentalmente socialdemocratas. En cualquier caso, izquierda ideológica y económica. No digo que no haya alguien de derechas por ahí, pero yo no vi ninguno y, a fecha de hoy, me da en la nariz que cada vez van a ser menos. Creo que son buena gente. No son, en absoluto, antisistema. Hace falta estar interlobotomizado para decir que son antisistema. Vale, algún perroflauta hay, pero no muchos más que gente de derechas... No son en absoluto violentos ni peligrosos. Creo que la inmensa mayor parte son "gente normal". Una minoría muy, muy importante es gente comprometida, formada, preparada, interesante y de la que reafirma mis esperanzas respecto a que España todavía puede convertirse en un gran país. Creo que lo único que tienen en común, aparte de esa ideología de izquierda idealizada, es que están enfadados, desilusionados y frustrados (aunque, en el momento de escribir estas líneas, probablemente tengan muy poco de desilusionados). Creo que no tienen un cuerpo ideológico ni programático claro y que lo can a pasar muy mal para ser capaz de consensuar algo concreto (sí, ahora han colgado el manifiesto, pero intento ceñirme a la impresión que saqué de aquella visita y, en cualquier caso, admitiréis que es muy poco concreto). Creo que, en general, es un movimiento positivo, que no puede hacer daño alguno y sí traer mucho bien, y que con un poco de suerte será el primer paso a una reforma de la ley electoral (quizá incluso de la Constitución) que acabe con un sistema de Estado que se diseñó hace 35 años con la intención de dar una especie de "libertad vigilada" al Pueblo Español en lo que se asentaba la democracia y que está totalmente obsoleto hoy en día.

Y esto es todo. En realidad no. En realidad me queda por contaros qué creo yo que va a pasar con todo esto. Pero eso es otra historia, que será contada en otra ocasión.

Así que, de momento y solo por esta vez, ¡salú y revolución!

Arthegarn_________________
(1) Luego me enteré de que no solo eso; por ejemplo había restaurantes que cuando cerraban llevaban las sobras del día y algo más. Es increible lo que puede llegar a sobrar en una boda...
(2)Hay que conocerme un poco para saber el pedazo de piropo que supone que yo diga esto.
(3) Espero que se entienda que cuando hago una generalización de este estilo no intento abarcar verdaderamente a cada una de las personas que estaban allí, se trata de las ideas y reflexiones mayoritarias (en algunos casos cito algunas minoritarias pero que por alguna razón me parecen importantes) de la gente con la que hablé yo, treinta personas que daba la casualidad de que estaban allí un jueves de madrugada. Esto es solo la opinión que me he formado yo mismo, opinión sobre la que tengo (como sobre todo) un saludable escepticismo. Extrapolate at your own risk.
(4) Causa eficiente.
(5) Y me incluyo. Todas mis peroratas sobre respetar el Estado de Derecho y la barbarie y la civilización y todas esas cosas no es porque "crea" en su valor inherente, es porque tengo el íntimo convencimiento, basado en una serie de razonamientos, de que A MI me irán las cosas mejor si mis conciudadanos respetan el Estado de Derecho, por ejemplo. Mis valores son totalmente utilitarios, lo que pasa es que el egoismo lleva inevitablemente a la solidaridad y a un cierto grado de altruismo. Esto estoy dispuesto a defenderlo ante quien quiera, pero quien quiera más información que lea You scratch my back, I'll ride on yours de Richard Dawkins, por ejemplo, o The Evolution od Cooperation, de Robert Axelrod.
(6) En este momento no puedo resistirme a mencionar una conversación que tuve con un grupo de estudiantes en el que me estuvieron exponiendo una serie de... supongo que de "ideas" en materia económica y de relaciones sociales, como la nacionalización de la Banca, la limitación absoluta a los salarios y beneficios empresariales  (tipo "nadie debería poder cobrar más de X"), la prohibición del despido en contratos fijos, la eliminación de las ETTS, etc. Estas ideas estaban bastante extendidas en la acampada, pero lo que me sorprendió es que estas chicas estudiaban tercero... ¡de Administración y Dirección de Empresas! ¡En el C.E.U.!
(7) Yo lo siento pero cuando me dicen estas cosas no puedo evitar sonreir. A tu padre le vas a enseñar a tener hijos...
(8) Insisto en que a mi nada me parece más sensato, sincero e inmediato que el egoísmo.
(9) Incluyendo a las estudiantes de ADE de la CJC, por cierto. Gott in Himmel.
(10) Todo esto dicho por personas bien vestidas, bien alimentadas, con móviles multimedia, tarjetas de crédito, dinero en el banco, casa donde dormir... Lo siento pero tenemos conceptos distintos de lo que es la pobreza. Me hubiera gustado intentar explicarles mis ideas y por qué el sistema liberal que tanto denostan es el que genera suficiente riqueza como para que se puedan considerar pobres teniendo tanto, pero aunque no os lo creáis en todos los casos menos uno me callé.
(11) Los argumentos eran algo mejores, estoy resumiendo. Por supuesto, no estoy de acuerdo, pero insisto en que me dediqué a morderme la lengua.
(12) Lo cual me hace pensar que no habían votado, precisamente, a Mariano Rajoy en las últimas elecciones...
(13) Claro que las listas cerradas y bloqueadas se pueden mantener en circunscripción única, pero no había ido a discutir sino a apuntar.

Link16 comments|Leave a comment

Barbarie y civilización el 18-M. [May. 19th, 2011|05:15 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

“Can a man still be brave if he’s afraid?”
“That is the only time a man can be brave,”


JRR Martin, A Game of Thrones

Empecemos diciendo que a mi todo esto(1) me parece muy bien. Lo digo en serio. Siempre es bueno que el Pueblo (o al menos parte del Pueblo) se manifieste pidiendo cambios, sobre todo si esos cambios son liberalizadores. Muchas de las cosas que estoy oyendo que quiere conseguir el Movimiento 15-M forman parte de mi ideario: acercamiento de representante y representado, impulso de la democracia directa, fin de las listas cerradas y bloqueadas(2), reforma del Senado(3), etc. Esto son cambios estructurales, de modelo de Estado, que creo que España necesita.

Otras de las cosas que piden, en cambio, son básicamente de izquierdas e intervencionistas (la gente habla de modelos financieros sin saber lo que es la titulización de activos) que a mi me suenan como ecos de aquel eslogan del POR de “que paguen los más ricos” y no estoy de acuerdo con ellas(4). Además, como resulta que soy liberal, considero que es una pena que un movimiento que, en principio, parecía ser totalmente apolítico y que pedía reformas estructurales y de sistema democrático con las que me podía identificar, esté siendo absorbido, aunque sea lenta y parcialmente, por la izquierda económica(5). Pero, la verdad sea dicha, tampoco me he pasado yo por Sol a expresar mi punto de vista y defender el cambio de sistema desde el liberalismo, así que tampoco creo tener mucho derecho a quejarme de ello. Con todo y con ello, en general estoy de acuerdo con lo que se expresa y con lo que se intenta obtener, que creo que tiene mucho más que ver con lo que comento en el párrafo anterior que con lo de este.

Pero.

Ayer la Junta Electoral de Madrid, que es un órgano compuesto por jueces y catedráticos de Derecho prohibió la concentración de las 20:00. No la acampada en si misma, esto es importante, sino la concentración. Y, para mi disgusto (aunque desgraciadamente no para mi sorpresa) muchísima gente, incluyendo a los “organizadores” (6) se pasó por el arco del triunfo la decisión y mantuvo la convocatoria, y asistió “caiga quien caiga”. Entre otros, amigos y familiares míos, gente a la que quiero y respeto aunque hagan cosas como esta que a mi, con mi moral, me resultan repugnantes.

Hay dos formas de vivir en sociedad: como ciudadanos y como bárbaros. La diferencia fundamental entre los ciudadanos (del latín civis, plural cives) y los bárbaros, ya desde tiempos de los romanos, es que los primeros crean la ley, la ley común, y se someten a ella: acuerdan entre todos cómo van a vivir, cuales son sus derechos y cuales sus obligaciones y luego cumplen y hacen cumplir lo acordado; mientras que los bárbaros crean estructuras legales simples y transitorias, basadas en la BST(7) y que solo son cumplidas por aquellos que no tienen el mando y solo mientras no tienen el mando (v.gr. el palo más gordo). Quien es un ciudadano, una persona civilizada, quien lo es de corazón, respeta la ley común(8). No es solo que las obedezca, es que la respeta, porque es cristalización de la voluntad común, porque las leyes son las base sobre la que se asienta toda civilización, toda convivencia pacífica a largo plazo. Quien es un bárbaro, en cambio, no respeta la ley común en si misma, y solo se siente obligado por la misma cuando (i) le conviene o (ii) es conminado a obedecerla por quien tiene un palo más gordo que el suyo. Y con estas nos vamos a lo de ayer.

Ayer, casi 10.000 personas, consciente y voluntariamente, se comportaron como bárbaros y rompieron todo el consenso común. Me gustaría que alguno de mis amigos, que me son muy queridos y a quienes considero de inteligentes a brillantes, que acudieron ayer a la manifestación a pesar del veto de la Junta me explique exactamente, sin demagogia ni retórica(9), a puro golpe de lógica vulcana. Yo entiendo que hasta el mejor de los ciudadanos tiene algo de bárbaro en su interior(10), pero lo de ayer me sobrepasa. Entiendo también que la decisión de la Junta Electoral puede parecer injusta, pero es que ahí reside el quid de la cuestión. las resoluciones de los jueces no están para seguirse según nos parezcan justas o injustas, están para seguirse siempre. No es frente a lo que percibimos como justo cuando sale a relucir nuestra condición de ciudadanos, es solo frente a lo que consideramos injusto cuando nuestro talante se pone a prueba. Igual que uno solo puede ser valiente cuando tiene miedo, solo puede ser un ciudadano cuando, enfrentado a la disyuntiva entre la ley y su voluntad, elige la ley.

Puede que esta configuración mía tenga que ver con algún tipo de complejo de inferioridad, no sé. A lo mejor es que soy un cobarde y me asusta rebelarme y lo racionalizo todo o algo así. Pero tal y como yo entiendo las cosas tienes que comportarte como esperas que los demás se comporten. Yo espero que mis conciudadanos se sometan a la Ley y a los jueces siempre, no solo cuando les conviene o cuando están de acuerdo con lo que han dicho. Espero que ninguno de mis conciudadanos crea que la sumisión a las leyes y al Estado de Derecho (porque no olvidemos que precisamente en eso consiste el Estado de Derecho) es algo… no sé, optativo, intermitente, que se enciende y se apaga tan fácilmente como la luz del baño. Si yo tengo una opinión sobre lo que es justo pero la ley común, y los jueces que aplican esa ley común al caso concreto, me dicen que no puedo hacer lo que creo que es justo, no lo haré. No estaré de acuerdo con ellos, no con la ley ni con el juez ni con la sentencia, pero ante todo cumpliré las normas y no quebrantaré mis principios ni mi creencia en el Estado de Derecho. Por tres razones, porque en primer lugar, puede que esté equivocado y que lo que yo percibo como justo no lo sea en realidad; en segundo lugar, porque creo que no tengo derecho a imponer mi voluntad a la voluntad común; porque creo que todos debemos someternos a las leyes y porque creo que quien no se somete a ellas no es un ciudadano, no es miembro de esta comunidad, es un delincuente, un bárbaro, un gaijin; y en tercer lugar porque si yo estoy legitimado para saltarme la ley cuando me parece bien, también lo están todos mis conciudadanos; y los primeros que (al menos en teoría) se saltan las leyes comunes por asuntos de conciencia son los asesinos de ETA. Si no somos capaces de cumplir la ley en lo pequeño, en lo que es fácil ¿cómo exigir que se cumpla la ley en lo grande?

Y, como en el fondo no soy un fanático ni en no ser fanático, admito y proclamo que yo también me saltaría la ley común si se dieran las circunstancias necesarias. Si mi hermana está en peligro haré lo que sea para ayudarla, y luego ya afrontaré las consecuencias. Pero en ningún momento pensaré que tengo derecho a ignorar la ley común, en todo momento sabré que lo que estoy haciendo es una ruptura de mis principios y de mi contrato social, y cuando el peligro haya pasado entenderé y aceptaré mi castigo. Pero mi actitud personal, volitiva, al romper la ley, no sería “tengo derecho a romper la ley”, que es lo que no dejo de oír de los bárbaros de ayer sino “me veo obligado, en contra de mis convicciones, a romper la ley porque hay algo que me importa más”. Es eso, esa actitud interna de desprecio a la ley común, ese “tengo derecho a hacer lo que me parece bien digan lo que digan los demás” lo que más me repugna, probablemente porque es diametralmente opuesto a mi forma de pensar.

Y ahora, vayamos exactamente a lo de ayer. Ya he dicho que dadas las circunstancias yo también ignoro la Ley, la pregunta es, se daban esas circunstancias?

Bien, el primer argumento para decir que se daban discute la legitimidad de la orden. En primer lugar, y para mi, la legitimidad es incuestionable porque es formal (vale, salió el abogado), pero yendo al fondo del asunto, esa orden ha sido dictada por la Junta Electoral de Madrid. La Junta Electoral de Madrid está compuesta por tres magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y dos catedráticos de Derecho elegidos por todas las formaciones políticas que se presentan a las elecciones. No elegidos por Zapatero, ni por Esperanza Aguirre, ni siquiera por el parlamento regional, elegidos por todos los partidos que se presentan a las elecciones (con igualdad de voto, por cierto, así que los 22 partidos pequeños a los que se supone que quiere apoyar este movimiento cuentan mucho más que los dos a quienes se quiere perjudicar). Respecto a los magistrados del TSJ, y contestando a quien me pregunta (en facebook) que “a esos quien les pone”, esas plazas se ocupan por concurso, según escalafón, entre los miembros del poder judicial (salvo un tercio de una de las tres salas, que lo nombra el CGPJ). En otras palabras: son jueces profesionales, de oposición, según escalafón; chin, pon. Así que independencia y legitimidad, todas; o al menos todas las que puede ofrecer el sistema. Quien dictó la orden no fue “un político”, ni alguien “puesto ahí por los políticos”, no fue juez y parte. Es quien nosotros, la comunidad, la sociedad, hemos decidido que debe tomar esas decisiones de forma independiente. Y lo ha hecho. Pero no, claro, las decisiones independientes solo son legítimas cuando dicen lo que yo quiero…

El segundo argumento cuestiona el contenido de la orden. Bien, hay mucha, muchísima desinformación a este respecto, pero voy a explicar, legalmente, lo que ha pasado.

  • El artículo 21 de la Constitución, tan citado últimamente, tiene un punto 2, que dice “En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que solo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.”

  • Esta comunicación está regulada por la Ley Orgánica 9/1983, reguladora del Derecho de Reunión, que en su artículo 8 dice : “La celebración de reuniones en lugares de tránsito público y de manifestaciones deberán ser comunicadas por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por los organizadores o promotores de aquéllas, con una antelación de diez días naturales, como mínimo y treinta como máximo”. Como la concentración de Sol fue espontánea y no se comunicó apropiadamente a la autoridad, de acuerdo a lo que exige la constitución, por lo que la concentración es, en principio, ilegal.

  • No obstante, el artículo 8 de la mencionada Ley sigue: “Cuando existan causas extraordinarias y graves que justifiquen la urgencia de convocatoria y celebración de reuniones en lugares de tránsito público o manifestaciones, la comunicación, a que hace referencia el párrafo anterior, podrá hacerse con una antelación mínima de veinticuatro horas.”. A este párrafo se acogieron los solicitantes cuando, el martes, intentaron legalizar la manifestación que se iba a producir ayer.

  • Bien, y ¿quién decide cuando existen “causas extraordinarias y graves”? En principio, la Delegación del Gobierno. Pero, aprovechando que estamos en época electoral, al Delegación del Gobierno (que depende de Zapatero y a quien se podían haber pedido eventuales responsabilidades, por unos o por otros, dijera lo que dijera) se inhibió a favor de la Junta Electoral, que es un órgano independiente y que, objetivamente hablando, es competente para tomar esta decisión.

  • Y la Junta Electoral de Madrid decidió, con el mejor criterio, que no existen “causas extraordinarias y graves”. Hay criterios jurisprudenciales (del propio TSJM, hace no tanto hubo una que lo citaba hablando de una quiebra) muy claros sobre que son causas extraordinarias y qué son causas graves, y la crisis económica no es una de ellas, y la proximidad de unas elecciones tampoco (de hecho se suele usar el incumplimiento de plazos para prohibir actos electorales de las marcas blancas de HB). Estar cabreado, tampoco es una causa extraordinaria y grave. Que 500, o 2.000, o 10.000 o 100.000 personas estén cabreadas y quieran decir que lo están, tampoco. Puede que para ellas sea urgentísimo y más grave que una cabezoctomía, pero en criterios objetivos y de los otros 6.350.000 madrileños no lo es, esa protesta puede esperar diez días.

Y eso es lo que dice la orden, in fine. Todo lo demás es obiter dicta, cosas que se dicen pero que no motivan la sentencia. Y, respecto al tema de si la concentración influye o no en la libertad de los votantes, tenéis que entender que la Junta Electoral lo que tiene que hacer es, ante todo, garantizar el libre ejercicio al derecho al voto. Lo pongáis como lo pongáis, diez mil tíos gritando “vota lo que quieras, pero no al PP ni al PSOE” pueden influir en la libre elección del derecho al voto. Con una viejecita que se asuste ya es bastante para que la autoridad actúe para garantizar ese derecho, y viejecitas no sé, pero ZP os garantizo que está acojonado (lo dice también el Washington Post).
El tercer argumento es el de la urgencia y gravedad de lo que está ocurriendo. Pero es que estoy de acuerdo con los argumentos de la Junta Electoral. Esto es importante, es muy importante, pero no es urgente. Ha esperado años, puede esperar diez días. Sí, es posible que pierda momento, pero si el tema es tan serio e importante no lo hará. Y, sobre todo, lo que se prohibió fue la manifestación, no la acampada. Mientras haya acampada, esto irá para alante(11), la manifestación no era tan urgente como para comprometer mis principios. Y, en cualquier caso, me daría igual, la civitas ha hablado, es el momento de ser coherente con mi condición de ciudadano y acatar la decisión, aunque no la comparta.

En fin, ahí queda eso. Yo ya sabía que alguno de mis más queridos amigos, que se dedicó en la última huelga general a impedir físicamente que los trabajadores de la EMT que querían ejercer su derecho al trabajo pudieran trabajar y que lleva con orgullo tirar huevos en esas circunstancias, tiene alma de bárbaro (aunque luego propugne un sistema dirigista, colectivista y que exige obediencia casi militar a la ley común para tener alguna esperanza de funcionar) y le quiero de cualquier forma, pero de otra gente me ha sorprendido mucho. Y como respeto y admiro mucho a muchas de las personas que fueron ayer a la manifestación, saltándose a la torera toda la legalidad vigente y encima diciendo que lo que hacían era moral, justo y bueno, me gustaría que me explicaran por qué. Porque no lo entiendo. Todo lo que veo ahora mismo es gente creyéndose que tiene derecho a ignorar una resolución judicial solo porque no está de acuerdo con ella, y eso me repatea. Así que quizá haya argumentos que se me escapan, os sistemas morales completos, coherentes y respetables que justifiquen esto y que yo puedo respetar aunque no comparta. Y quiero que me convenzan. Porque, de momento, cuando veo las imágenes de ayer solo veo a diez mil bárbaros aullantes tomando la Puerta del Sol.

Y me da rabia, porque insisto en que la idea, por lo menos la idea original, antes de que tomara tintes políticos(12), era muy buena.

Saludos,

Arthegarn___________
(1) Por “todo esto” quiero decir el movimiento de protesta que se está viviendo en este momento en España y que, a falta de un mejor nombre, llamaré “Movimiento 15-M.
(2) Mi deseo real son las circunscripciones unipersonales, es decir, que en vez de votarse por provincias a chorrocientos representantes, se vote por grupos de población (digamos cada 100.000 habitantes más o menos) a un único representante. De esa forma, en vez de votar a un montón de gente desconocida con otro montón de gente desconocida, votaríamos con nuestros vecinos a UNA persona, y sabríamos exactamente quién es nuestro representante (le hayamos votado o no) y podríamos dirigirnos a ella en concreto, y no “al partido” con la dilución de responsabilidad que implica. La relación entre representante y representado se hace personal y más cercana, imaginaos tener “el diputado de Retiro”, o “el diputado de Torrejón de Ardoz”. Es como lo hacen en EE.UU. y les va de miedo.
(3) Las circuscripciones unipersonales harían innecesaria una cámara de representación territorial. Y, en cualquier caso, el sistema que tenemos (en el que algunos diputados salen más “caros” en votos que otros) ya hace que las áreas menos pobladas estén proporcionalmente más representadas que las áreas más pobladas. En un país como España, con esta constitución, la cámara territorial sobra. Si fuéramos un Estado Federal el tema sería distinto, pero con la media tinta que tenemos, sinceramente creo que sobra. Ya me perdonará Pink...

(4) Muchas de estas ideas son muy bonitas y muy idealistas, y lo digo en serio, pero no funcionan. Otro mundo es posible, sí, pero sin este nivel de vida. ¿De verdad creéis que se puede comercializar tecnología como a la que estáis acostumbrados a estos precios sin financiación? ¿Sin bancos? Apple puede que empezara en un garaje, pero para comercializar y desarrollar sus productos necesitaron financiación, ergo a los bancos. Y, quitando excepciones así, los avances científicos y tecnológicos son producto de investigaciones grandes y caras que requieren financiación. Los bancos no son “los malos”, los bancos son necesarios. Son tan necesarios que hasta la civilización islámica ha tenido que inventar estructuras extremadamente peregrinas para obtener algo parecido, ya que el préstamo con interés está prohibido por el Corán. Otro mundo es posible, sí, pero es la vuelta al trueque.
(5) ¿Por qué os habéis metido en ese “fregao”, condenados?
(6) Lo entrecomillo porque, tal y como me llegan a mi las noticias, en realidad “organizadores” no hay. Ni líderes, ni responsables, ni convocantes, ni estructura vertical alguna. Todo parece ser muy asambleario lo cual es tan bonito como poco práctico. Honestamente opino que sin organización vertical, sin gente que dirija y gente que siga, sin liderazgo, sin gente que condense opiniones y ejerza, como poco, con autoridad (auctoritas) algo tan grande no puede durar. Pero en fin.
(7) Biggest Stick Theory, o Teoría del Palo Más Gordo.
(8) Nótese que estoy hablando aquí de la lecy común, es decir, aquella que como ciudadano, elabora de forma directa o indirecta. Quien se halla bajo una ley que se ha elaborado por un legislador que ignora absolutamente su voluntad no se haya en la posición del ciudadano, sino en la del súbdito; o aun peor, en la del esclavo.
(9) Y esto lo digo porque ya me veo venir a uno o dos…
(10) Sobre todo al volante.
(11) Va para adelante… todo lo que puede, vamos. Insisto en que hace falta organización, coordinación y un objetivo claro. Pero al menos no iba a ir para atrás.
(12) En realidad, como me apunta HK,  defender un modelo de democracia ya es una opción política, así que tintes políticos ha tenido desde el principio. Quiero decir antes de que se se pusieran a defender modelos económicos "sociales" y de izquierda que, desgraciadamente, nos excluyen a los liberales.

Link16 comments|Leave a comment

Diez pensamientos aleatorios sobre la acampada de Sol [May. 18th, 2011|03:38 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

1.- Me encanta lo de "Yes, we camp!"

2.- Me da la impresión de que toda esta gente lo único que tiene en común es que está cabreada. Los hay cabreados con el mundo, con la sociedad, con el capitalismo, con los políticos, con los banqueros, con el PP, con el PPSOE, con "el sistema", con la generación de sus padres(1), con la mía(2), o con la crisis. Y luego están los que están cabreados porque tienen miedo, miedo de no encontrar un trabajo decente, miedo de no poder independizarse, o casarse, o tener hijos. Pero todos están cabreados.

3.- Tanto cabreo da energía. Tanta energía, si se acumula, tiene que encontrar salida por algún lado. Puede estallar, o puede canalizarse en forma de trabajo para obtener un fin. Lo que estoy viendo me parece un derroche de energía que no lleva a ningún sitio. No hay organización, ni fines comunes, ni objetivos, ni nada de nada. Hay un montón de gente muy cabreada que ha estallado y que, cuando se queden sin energías, volverán a casa sin haber cambiado nada. Todo este movimiento, pero organizado, podría haber sido otra cosa, pero a esta España le faltan Defarges y le sobran mujeres que hacen punto.

4.- No tengo prueba alguna de esto, es solo una intuición derivada de lo que leo, veo en las noticias, leo en la red y me cuentan, pero me da en la nariz que ni uno entre veinte de los que participan en este movimiento pensaba votar al PP

5.- La idea básica detrás de la concentración original, no votar en blanco y votar a partidos minoritarios, es buena. O sería buena si el esfuerzo estuviera coordinado. Supongamos que la iniciativa repercusión en el 10% del electorado (que es una burrada, es movilizar más gente de la que moviliza Izquierda Unida, que en las últimas autonómicas se quedó con un 8,9%). Supongamos que ese 10% de gente decide votar a partidos minoritarios. ¿A cuales? Bueno, quitando los de extrema derecha (porque, insisto, me da en la nariz que esta iniciativa no tiene apenas seguimiento pasados los 90 grados) quedan 14 partidos, cada uno de los cuales subiría sus votos en un 0.8% del total, más o menos. Como resulta que (quitando a los verdes) nadie saca en la Comunidad de Madrid ni siquiera  el 0,25% de los votos, eso colocaría a 14 partidos con un 1,1% (más o menos) de los sufragios. Pero como si no sacas el 3% de los votos no entras en el reparto de escaños (hay que saberse la ley electoral algo más allá que la Ley d'Hondt) todos esos votos, ese cuarto de millón de votos largos, se iría por la cloaca(3). Salvo los que fueran a IU, esos sí que contarían. Para que esto valiera de algo habría que coordinar a quien se va a votar, no votar a la buena de V. Pero, claro...

6.- Por cierto, eso de que la abstención siempre gana es falso. En las últimas autonómicas, sin ir más lejos, hubo más gente que votó al  (1.592.162) que que se abstuvieran (1.457.789).

7.- Lo mejor de todo (para mi, vamos, que soy militante del PP) es que me da en la nariz (vid 4. ut supra)que esto lo que va a motivar es una dispersión generalizada de una buena parte del voto que, en otras circunstancias, de haber votado algo hubiera votado PSOE. Lo que quiere decir que, o se van todos a IU, o la mayoría absoluta de Esperanza Aguirre en estas elecciones va a ser de las que baten records. Y que a lo mejor tenemos un par de escaños para UPyD, o uno de Los Verdes, pero no os engañéis: por cada diputado que se lleve IU el PP se lleva un tercio, por cada uno de UPyD, medio, y por cada uno de cualquier otra cosa dos o tres. Haced las cuentas si no me creéis.

8.- El artículo 21 de la CE, que regula el derecho de reunión, no es tan corto como leo en los estados de facebook. Tiene un punto dos, y una Ley (la L.O. 9/1983) que desarrolla (en su capítulo IV) el derecho de reunión en espacios de tránsito público. Es una ley increíblemente liberal y garantista, pero que hay que obedecer Precisamente porque es increíblemente liberal y garantista hay que obedecerla. Si no se hacen las comunicaciones, no se hacen las concentraciones; si no se hacen con el plazo necesario, no se hacen las concentraciones. Saltarse la ley a la torera como se la está saltando esta gente, una ley tan increiblemente poco exigente, es pedir a gritos al Estado que restrinja el derecho de reunión. Si la gente no sabe usar la libertad e infringe las leyes que la garantizan, el Estado se la quita. Y al tiempo.

9.- Mucho se habla de los sueldos exorbitados de los políticos y sus prebendas. Si queréis mi opinión (y creo que me repito), los cargos públicos en España cobran una ridiculez; estoy con Alberto Ruiz-Gallardón cuando dijo, hace ya décadas, que en España "se dedica a la política el tonto de la familia". Mirad, el Presidente del Gobierno cobra unos 90.000 euros anuales y gestiona 122.000.millones. Conozco personalmente asalariados en puestos de media responsabilidad de empresas de tamaño medio que cobran más que eso, y directivos que cobran diez veces más(4). Tengo un amigo (un buen amigo de hace muchos años) que cobra más del doble, y por no tener no tiene ni la secundaria; lo que pasa es que es muy bueno en lo que hace. Amancio Ortega, por ejemplo, cobraba más de 600.000 euros anuales (casi siete veces más que el Presidente del Gobierno) por gestionar "solo" 11.000 millones (casi diez veces menos que Zapatero). Eso quiere decir que, en relación responsabilidad / remuneración, el puesto de Amancio Ortega está setenta veces mejor pagado que el de Zapatero. O, lo que es lo mismo, que en un mercado de libre competencia, el puesto de Ortega es setenta veces más atractivo que el de Zapatero. Si queremos tener políticos y gestores de calidad en el Gobierno, hay que pagarles sueldos competitivos, que en España no se pagan. Y así nos va, que tenemos cada tuercebotas al timón que da miedo. Mirad lo que ganan, todos, cuando dejan la política y se van al sector privado... eso es lo que valen. ¿Queréis añadir prebendas, dietas, Grandes Cruces Pensionadas de Isabel la Católica y demás? ¡Adelante! Seguiréis viendo que, aun así, en España, lo inteligente es no hacer política, sino hacer dinero. Pero, claro, es que yo soy un cínico y un sinvergüenza y los políticos deberían trabajar como los cónsules en Roma, gratis y por patriotismo. Ya.

10.- Lo que me está quedando de todo esto es la sensación de que hay un montón de gente con diversos problemas en España, que están enfadados con los políticos porque no se los solucionan, y que han decidido gritarlo a los cuatro vientos. Me parece muy bien. En serio. Pero lo único que conseguirán es acabar cansados, afónicos, y sin que nadie les solucione su problema. Porque el único que va a solucionar tu problema eres tú, y acampar en la Puerta del Sol, amigo mío, sin una agenda ni un plan ni un motivo en concreto, no te va a ayudar a resolverlo. Pero, por ser abogado del diablo, ¡benditas sean las acampadas, las manifestaciones y los movimientos de esta índole! No llevan a ningún sitio y siempre es mucho más fácil gobernar a un pueblo cansado y afónico que a uno que está cabreado y no sabes por donde va a saltar.

Estáis desperdiciando energía sin convertirla en trabajo. Si queréis conseguir algo, empezad a organizaros YA.

Si es que podéis.

Buena suerte,

Arthegarn___________
(1) Que les prometió el oro y el moro si estudiaban y luego mira.
(2) Que, desde su punto de vista, nos hemos quedado con lo último que valía la pena.
(3) En realidad, paradójicamente, supondría que los políticos de los partidos pequeños cobrarían más dinero de los presupuestos, porque han sido mas votados. Creí que la bronca era, entre otras, contra este tipo de cosas..
(4) Y gente maravillosa, por cierto, no malvados empresarios con chaqué, chistera, traje negro y dientes afilados.

Link12 comments|Leave a comment

Los libros de marzo [Apr. 18th, 2011|05:38 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



El Nombre del Viento se lo regaló el amigo Raven a Ana por su cumpleaños y todo aquel que lo había leído me lo había recomendado mucho. Finalmente decidí meterme con él para descansar un poco del último libraco de la especie “qué libros más raros lees” que me estoy metiendo entre frontal y occipital, y la verdad es que me gustó mucho. Narra a la historia de un cronista que escribe la historia de un tendero que cuenta la historia de un mago, y va alternando con astucia y brevedad entre los tres niveles como recurso para mantener el ritmo narrativo. De hecho, el propio nombre del protagonista, Kvothe, es un juego de palabras respecto a esta técnica narrativa, ya que se pronuncia, en inglés (idioma original) exactamente igual que “citar” o “cita” (quote). El universo que describe me recuerda mucho al de Terramar, aunque el estilo sea más directo y moderno que el de Ursula K. Le Guin; y la historia es atractiva, quizá un poco “culebronesca”, pero no todo va a ser Umberto Eco. Bastante recomendable, la verdad; no es Canción de Hielo y Fuego ni la saga Vorkosigan pero por ahí anda. Un buen libro para regalar con el que es muy difícil equivocarse.

El Caballo de César (previamente editado en España bajo el título El Caballo de Octubre, una traducción literal de su título en inglés The October Horse) es el sexto libro de Colleen McCollough sobre el final de la Roma republicana. Nunca he hablado de esta saga en el blog y la verdad es que es imperdonable porque es muy recomendable; me he leído dos veces la saga original y eso que son cinco inmensos (más de 1.500 páginas cada uno) volúmenes sobre el fin de la República de Roma y el advenimiento del Imperio. Con bastante rigor histórico, matizado además por unos epílogos bastante completos en los que apunta qué es histórico y qué se ha inventado y por qué, la autora recorre casi un siglo de la historia de Roma, desde el uno de enero del 110 A.C., cuando el abuelo de Cayo Julio César compromete a su hija Julia con Cayo Mario, hasta la batalla de Farsalia, en el 48 A.C., cuando César derrota a Cneo Pompeyo Magno y termina, efectivamente, con la existencia de la República y el poder del Senado. McCollough siempre ha defendido que quería terminar la saga ahí, pero yo siempre he pensado que lo que quería era escribir una biografía novelada de César y que, al estudiarle, se dio cuenta de que no podía explicar a César sin explicar antes a Lucio Cornelio Sila, y que a Sila no se le puede explicar bajo ningún concepto sin explicar antes a Mario. Así que empezó desde Mario y, pasando por etapas relativamente poco conocidas en sus detalles, pero que a cuyos protagonistas suenan a cualquier persona con un atisbo de cultura, como la conspiración de Catilina (¿Cicerón?) o la Guerra Servil (¿Espartaco?), y algunas menos conocidas por los no frikis del periodo pero no por ello menos apasionantes, como la vida de Quinto Sertorio o de Publio Rutilio Rufo (que introdujo el concepto de ejecución universal por deudas en el derecho romano). Este libro en concreto, escrito según la autora por presión popular, va desde la batalla de Farsalia a la de Filipos (cuando Marco Antonio y César Octaviano derrotan y causan los suicidios de los principales asesinos de César, Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino. Y aún queda otro, Antonio y Cleopatra, de la batalla de Filipos a la muerte de Cesarión (supongo), que no me he leído todavía Toda la saga es muy, muy recomendable, no solo por la facilidad de su lectura y su divulgación de un periodo crucial e interesantísimo de la historia de Occidente, sino por la buena caracterización de los personajes, que no son ni los maniquíes de Shakespeare ni los americanos con faldita de Cleopatra, sino verdaderamente gente con otras creencias y valores en otro tiempo.

A nivel personal, por cierto, tengo que decir que este libro me fastidia un tanto porque llevaba yo ya seis o siete años escribiendo, a ratos muertos, una novela que contaba, desde el punto de vista de Octavio, el periodo entre el asesinato de César y la batalla de Filipos (en otras palabras y lo que me motivó a escribirlo: el año que se saltan en Cleopatra) y que este libro me pisa totalmente. Pero, bueno, no voy a dejar de recomendarlo solo por eso…

Link7 comments|Leave a comment

A Dance with Dragons... again [Mar. 4th, 2011|01:48 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Ya sé que lo he dicho antes pero George R.R. Martin acaba de anunciar que A Dance with Dragons, tiene fecha definitiva de publicación: el 12 de julio. En sus propias palabras: “Yes, I know. You've all seen publication dates before: dates in 2007, 2008, 2009. None of those were ever hard dates, however. Most of them... well, call it wishful thinking, boundless optimism, cockeyed dreams, honest mistakes, whatever you like. This date is different. This date is real.”

Así que, como hace dos años por estas fechas, el que suscribe va a hacer un pedido a Amazon, que ya admite pre-orders. Si alguien quiere que le pida uno (obviamente en inglés, tapa dura, sale por unos 15 lerus) y así ahorrarse el porte, que me deje un comentario de aquí al lunes.

Que no se diga que no soy majo...

Arthegarn
Link4 comments|Leave a comment

Mi amiga Schizo [Feb. 16th, 2011|11:24 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , , ]

Hace diez años daba yo vueltas por Internet cuando, por razones que no vienen al caso, encontré una página llamada Shmeng. No he sabido lo que quiere decir Shmeng hasta hace muy poco y si lo hubiera sabido en aquella época probablemente no me hubiera asomado, pero lo hice y quedé cautivado por un artículo titulado The Resident Christian's Personal Rant. Se trataba de la perorata de una chica de 24 años (mi edad, más o menos), que resultaba que era gótica y cristiana practicante (una combinación que, en aquel momento, era de lo más rara) y que estaba hasta las narices de los rollos que le soltaba la gente para intentar convencerle de que Dios era un cabrón. Me encantó, me encantó como se trataba el tema y la gente que lo discutía, y me quedé en aquella página, colaborando muchísimo hasta después de la desaparición de DarkSpain y ocasionalmente hasta 2004. Hice muy buenos cyberamigos allí, fundamentalmente estadounidenses inteligentes, y en pocos meses desarrollé una amistad particularmente profunda con la autora de ese artículo, Schizo.

A finales de aquel año Schizo nos sorprendió a todos con la noticia de que se había quedado embarazada, y que había decidido tenerlo. Tengo que decir que su coherencia me dejó de piedra y que la admiro profundamente desde ese momento. Ni que decir tiene que aquello le cambió la vida de arriba a abajo, entre otras cosas porque el otro progenitor resultó ser un personaje de mucho cuidado (no voy a contar toda la historia aquí, pero está en Shmeng de su propio teclado para quien quiera leerla) y completamente insolvente. Ni child support ni nada. Y mi amiga Schizo, abandonada además por su propia familia, tuvo que dejar los estudios y ponerse a trabajar en lo que encontró para sacarse a ella y a su hija adelante.

Siempre he pensado que la vida no ha sido justa con ella. Sé que su niña es un encanto y que la hace muy feliz y que no cambiaría su vida y su decisión por nada del mundo, pero no puedo evitar pensar que no se merece la vida que tiene. Ella hizo lo correcto dando lo mejor de si y con una integridad a sus principios pasmosa en los tiempos que corren y lo hizo completamente sola; pero no hubo final feliz. No hubo un trabajo que solucionara todas sus necesidades económicas (de hecho no hubo un trabajo con beneficios sociales durante mucho tiempo, con lo que quiere decir algo así en Estados Unidos), ni un rayo redentor que hiciera que el padre sentara la cabeza, ni unos padres arrepentidos que la acogieran y ayudaran, ni un príncipe azul (o negro) que viniera a rescatarla en limusina, blandiendo su paraguas, locamente enamorado de ella. Hubo deudas, problemas, enfermedades, gastos, muchísimo trabajo y una depresión de caballo que no llegó a manifestarse (más que en estallidos muy puntuales) simplemente porque no había tiempo para deprimirse. Ella y yo perdimos y recuperamos el contacto un par de veces pero seguimos teniendo una amistad muy fuerte y yo estoy personalmente muy orgulloso de que ese pedazo de mujer me considere su amigo.

Cuando cambié de trabajo en mayo del año pasado pensé que, puesto que ya estaba ganando más de lo que gastaba, podría usar parte de lo que me sobraba en algo que no fuera yo. Y (aparte de otra serie de cosas que no vienen al caso) pensé en mi amiga Schizo y en lo mal que le ha tratado la vida, y me pregunté si podía hacer algo para... No sé, para "arreglar las cosas", para que la vida fuera un poco más justa con ella, para que cosechara algo de todo el karma que ha sembrado. Y pensé que si la vida no había sido justa con ella era hora tomar cartas en el asunto y hacer que lo fuera. Si Dios no se ocupaba de la justicia cósmica, tendría que hacerlo yo.

¿Y por qué os cuento todo esto, preguntaréis? Porque lo que decidí, allá en julio del año pasado, fue pagarle unas vacaciones. Dudo que mi inteligente, sensible y culta amiga Schizo pudiera permitirse cruzar el charco alguna vez y conocer la vieja Europa, tan llena de historia, de arte y de piedras viejas (y estoy convencido de que si dispusiese del dinero no lo despilfarraría así sino que lo ahorraría para su hija), pero yo sí podía permitirmelo. Así que me la traigo una semana de vacaciones a España, aprovechando que tiene que dejar a Riley con su padre en las vacaciones escolares. Aterriza el sábado por la mañana y se va el viernes y Ana y yo la vamos a pasear por todas partes y a llevarla a dormir en un castillo y a ver templos egipcios y ruinas romanas y cosas de esas.

Y aquí entráis vosotros. Schizo, que es gótica y vive en un pueblo pequeño de New Hampshire, me ha comentado que una de las cosas que quiere hacer es conocer la Escena madrileña. Así que el sábado saldremos por ahí y quería ver si os apetecería quedar con nosotros, sobre todo a los que hablais inglés, para que se sienta feliz y a gusto esa primera noche que pasa en España. Tengo la intención de aparecer por La Parada de los Monstruos a tomar la primera a eso de las diez y media más o menos, cuando termine la charla de F. Aramendia, y luego ya veremos.

Así que, aunque no sea más que por practicar ese inglés que tenéis tan oxidado... ¿os apuntáis?

Abrazos,

Arthegarn

Link9 comments|Leave a comment

¡Voy a ser tío! [Jan. 13th, 2011|10:10 pm]
Arthegarn
¡Y no hay más que hablar! ¡YIPPIE!
Link4 comments|Leave a comment

La fuerza y fortaleza de la fe. [Jan. 8th, 2011|01:09 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , , ]

Ayer por la mañana, tras publicar mi habitual entrada sobre los libros del mes, me encontré con un comentario de txispas  sobre mis reflexiones a propósito de The God Delusion (El Espejismo de Dios) que dice literalmente: 

"Si tienes fe, te lees el libro del tontolaba ese y eso te hace dudar, esque no tenías una fe suficientemente fuerte de entrada."

Dentro de que me resulta levemente irritante el que alguien crea que se puede permitir venir a mi casa y despachar el proceso intelectual, emocional y personal más importante y complejo de mi vida con una frase hecha, fundamentalmente porque eso quiere decir que esa persona cree que soy lo suficientemente simplón como para contener el mencionado proceso en la antedicha frase hecha, el comentario merece tres o cuatro precisiones.

En primer lugar, txispas , Richard Dawkins dista mucho de ser un "tontolhaba" (sin la hache me suena todavía peor, lo siento). Admito que goza de ni admiración personal, pero siendo objetivos es un etólogo y biólogo de primera línea, miembro de la Royal Society (la Academia de las Ciencias británica), ha sido catedrático en Oxford hasta que se ha retirado hace un par de años para escribir, (y ha dejado suficiente buena opinión de él como para que Oxford haya instituido el premio Dawkins),  y, en general, sabe muy bien de lo que habla. Y si el curriculum en seco no te impresiona, no hay más que escucharle en alguno de los numerosos debates o entrevistas que tiene en vídeo (o en The Four Horsemen, por ejemplo) para darse cuenta de que puede ser muchas cosas, pero tonto no. O, ya que estamos, leerse alguno de sus libros, sin ir más lejos el infensivo El Gen Egoísta(1).

Pero el verdadero quid de tu respuesta está en el tema de la fe fuerte. Verás, depende. Yo siempre he pensado que mi fe era muy fuerte, en el sentido de que creía sincera e intensamente en Dios. Nuestra relación era fluida, Dios era una parte integrante de mi vida y de mi personalidad (bastante más allá del mero WWJD) y me la tomaba extremadamente en serio, tratando de estudiar y aprender sobre Dios y sobre Su voluntad, planes y deseos para ajustar mi vida a su sentido dentro del Cosmos. De hecho, me tomaba (y me sigo tomando) a Dios lo suficientemente en serio como para no fiarme de lo que el primero que llega me dice sobre el mismo, o de lo que leo en el primer libro que se supone inspirado. El argumento de autoridad cuando se refiere a Dios se presta a que cualquier iluminado se ponga a soltarte cualquier barbaridad y que tú tengas que creerle solo porque es una autoridad. Bien, si alguien me viene y me dice que Dios le ha hablado a él directamente y le ha encargado que me transmita que Sus designios para mi son que me vuelva tuno profesional y no le creo (obvio), ¿por qué debería creer a cualquier otro? Dios es, para mi, un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de autoproclamados expertos y comprarlo al por mayor, hay que escudriñar, que exprimir la fe para llegar a algo que merezca la pena. Hacer lo contrario -dejar el contenido y configuración de tus creencias a lo que digan otros- me parece de una dejadez y falta de seriedad intolerables. Si cuestiono la capacidad de, por ejemplo, mi asesor fiscal, y no le confío mis ahorros a menos que me demuestre que es digno de confianza, ¿cómo voy a poner a Dios en manos del primer tipo con alzacuellos que llegue diciendo que sabe más de Dios que yo? ¿Es que el dinero me importa más que la Verdad sobre Dios? ¡Ni hablar! Así que yo cuestiono, en todo momento (presente y pasado), a todo el que intenta presentarse como Doctor en la Fe. Solo aquello que íntimamente me parece recto y apropiado lo considero digno de basar mi visión de Dios, con todas las implicaciones vitales que conlleva, y es que  mi compromiso con la Verdad, así con mayúscula, es mucho mayor que mi compromiso con esta o aquella forma de entender a Dios, entre otras cosas porque si Dios existe, entonces es Verdad y la búsqueda de la Verdad me acerca a Dios y si no existe...al menos nos queda la Verdad, que es siempre mejor a la Mentira.

Como nota adicional me gustaría mencionar que existen sólidos argumentos teológicos y doctrinales que apoyan esta postura dentro del catolicismo romano (algo que en ese momento para mi era muy importante) y que considero que actuar de cualquier otra forma es enterrar tu talento y renunciar a la crítica, que es completamente imprescindible en el mundo en que vivimos. Tengo la firme creencia de que Dios, si existe y si se preocupa de estas cosas, prefiere un error en la fe que sea razonado, honesto e íntegro que un balido de asentimiento al Credo. Y voy aun más lejos: si no es así y prefiere balidos no encuentro en esa actitud de Dios motivo alguno de admiración(2).  

Para mi todo eso es tener una fue fuerte. Una fe pasada por el crisol de la razón y templada y batida por el martillo de la duda metódica. Cualquier fe que pase esas pruebas merece, en mi opinión, el calificativo de fuerte, así que discuto enérgicamente que mi fe no fuera "suficientemente fuerte". Tan fuerte era mi fe, mi compromiso con la Verdad y mi convencimiento de que Dios, si existe, no puede ser Mentira, que la sometí en si misma a todas las pruebas que se me ocurrieron en un esfuerzo por depurarla. Tan fuerte era, y sigue siendo, que cuando tuve que elegir entre renunciar a Dios y acercarme a lo que honestamente creía que era la Verdad, o mantener a Dios acercándome a la Mentira, elegí lo primero. Dios, si existe, no es alcanzable sino a través de la Verdad (y si es alcanzable a través de la Mentira es una chusta de Dios, añado).

Pero, claro, yo estoy hablando de la fuerza de la fe desde su acepción de "conjunto de creencias de una religión", mientras que tú me hablas de fe bajo la acepción de "estar seguro de que lo que se cree es cierto"(3). Pero, aunque el común de los mortales utilice esa palabra con esa acepción el hecho es que discuto que sea la apropiada. El fides latino que da origen a la palabra fe tenía un significado semejante, pero evoluciónó a "fidelidad"; de ese significado originario no queda en fe más que la acepción de "seguridad, afirmación de que algo es cierto" (y eso solo en la perifrasis "dar fe de algo"). No, la palabra adecuada para esa defensa tenaz de lo que se cree, para esa capacidad de una creencia de resistir los ataques que hacen dudar en la misma no es fe, es fanatismo. No obstante voy a aceptar el uso de "fe" en este sentido, aunque me parezca erróneo. El que no me gusta es el de "fuerza". Tú estás hablando de la capacidad de la fe para resistir el ataque de la duda y los ataques no se resisten con fuerza, sino con fortaleza. La fuerza es lo que se usa para atacar, la fortaleza para defender y ahí, lo admito, me encontrarás bastante escaso.

Mi fe era (es) lo suficientemente fuerte como para llevarme por el estrecho y dolroso sendero de la búsqueda honesta de la Verdad. No es, y  no pienso dedicar un solo segundo a que lo sea, una fortaleza construida para rechazar los embates de la duda. La duda es buena y hay muy buenas razones para considerarla así, entre ellas que la certeza (como antónimo de duda)  se puede tener virtualmente en cualquier cosa pero, a menos que se tenga en algo tan improbable como la Verdad Absoluta, la certeza rechaza la posibilidad de mejorar la imagen que se tenga de la realidad para acercarse más a como es esa realidad... en realidad, y no en imagen. En otras palabras, la certeza elimina la duda y, con la duda, la posibilidad de mejorar (porque, si ya estás seguro de que lo que crees es correcto, ¿por qué cambiarlo?). De ese tipo de fortaleza de fe, derivada de la certeza, sí que carezco. Hoy en día casi por completo, y a mucha honra. Nada me parece más pernicioso, nada veo que haga más daño al espíritu humano que la certeza o, mejor dicho, que la idea de que aferrarse a la certeza en contra de la evidencia es trascendentalmente bueno. Ese tipo de creencia y de mecanismo es la que lleva a la gente a estrellar aviones contra rascacielos o inmolarse en un autobús y lo siento pero no veo nada admirable en ella. 

Desde luego lo que es es un memeplex buenísimo, desde el punto de vista de la selección natural de los memes. La unión de las ideas "Dios existe" y "Ante la duda, aférrate a lo que crees hasta que no puedas más" da como resultado esa idea de que Dios existe y que lo primero que tienes que hacer es creertelo, que de hecho lo que más quiere Dios es que creas(5), y que se dedica a ponerte pruebecitas y zancadillas a lo largo de tu vida para "probar tu fe" (últimamente se dice "templar tu amor"), que la duda es en realidad parte del juego y que la solución no es el análisis racional de la misma para obtener una solución sino el entregarte completamente a la creencia de Dios y saber en tu coazón que es cierta y que todo lo demás son solo apariencias.

Claro. Y la tierra tiene menos de 10.000 años y los fósiles y el decaimiento del carbono 14 los ha puesto ahí Satanás para tentarte.

Afortunadamente eso no se lo cree nadie en las religiones medianamente serias. En las religiones verdaderamente serias, como el catolicismo romano, los primeros que no se lo creen son quienes dirigen la jerarquía eclesiástica. Ante un ataque a la creencia hay dos formas de reaccionar: la "fortaleza de fe", consistente en encerrarte en tu creencia, reforzar sus muros, taparte las orejas y repetir mantras del estilo "mi fe es fuerte, no dudaré; mi fé es fuerte no dudaré"(6) y el análisis del motivo de la duda para poder discutirlo argumentadamente y, con un poco de suerte, ver qué hay de verdad en ese argumento y mejorar la percepción de la realidad. No verás a los obispos afirmando a capa y espada ni siquiera la historicidad de Jesús como artículo de fe, por ejemplo; antes bien dan la bienvenida a toda información (fiable, porque la crítica y la duda metódica se aplica en ambos sentidos) que pueda ofrecer más datos sobre su personalidad. Pero me desvío.

La fe, desde el punto de vista de elegir creer algo sin pruebas, es una herramienta extremadamente poderosa. Yo siempre he dicho que es la bomba atómica del hombre religioso, el arma definitiva en su arsenal que se tiene para, si es posible, no usar jamás o al menos lo mínimo imprescindible. Los católicos, una vez más, también aciertan con ello y técnicamente solo tienes que creerte los dogmas para ser católico (y están formulados muy inteligentemente de forma que se abren a interpretación, y no tienes por qué creerte la interpretación de nadie). El recurso a la fe siempre fue, para mi, la ultima ratio y trataba de usarlo lo menos posible. Decir, "no puedo discutir tus argumentos pero es que yo creo otra cosa" me repugnaba, me sigue repugnando y tras la última vez(7) decidí no volver a hacerlo jamás. La búsqueda de la verdad se ve impedida por ese tipo de argumentos, por esa fidelidad desmedida a lo que se evidencia como equivocado, o como menos cierto que la alternativa; una fidelidad que, por otro lado, es mayor cuanto más desmerecida es, porque uno es fiel a las cosas que entregan lo que prometen, y una fe que exige de ti que una y otra vez creas que algo es cierto "porque sí" no lo hace.

Así que sí y no. Mi fe en la Verdad y en que (i) la creencia en Dios solo merece la pena si es Verdad y que (ii) no se puede llegar a la Verdad a través de la mentira fue lo suficientemente fuerte como para enfrentar a mi creencia en Dios con los mejores argumentos en su contra que pude encontrar y, una vez hecho, admitir que aquellos argumentos eran mejores y más convicentes que los míos y que lo más probable es que Dios (o al menos el Dios en el que yo siempre había creido) no existiera. Tengo la firme creencia de que si DIos existe no quiere que crea en él "porque sí", sino que llegue a conocerle gradualmente, a través de mi trabajo, esfuerzo e interés. Si, tras leerme The God Delusion, hubiera tomado el camino de la fortaleza de la fe y me hubiera centrado en mis creencias y repetido alguno de los mantras que menciono para salvar mi relación con Dios me hubiera portado como un cobarde indigno de esa misma relación y hubiera sido como sacudir a Dios en la cara con un pañal mojado. Yo no puedo ensuciar mi relación con Dios escondiéndome detrás de una mentira, de un rechazo a la razón y la realidad. En realidad tengo demasiado respeto a Dios y a mi fe y a mi mismo como pra tratarnos de semejante manera. Si el precio para preservar la pureza de las mejores ideas y creencias que he tenido jamás es renunciar a ellas, aunque sea transitoriamente hasta que encuentre mejores argumentos para defenderlas(8) lo pagaré. Y lo haré porque no me queda otra, porque recurrir a la fortaleza de la fe es destruir para siempre precisamente lo que intento proteger.

Así que lo siento, pero eso de que si leer el libro del tontolhaba me hace dudar es porque no tengo una fe suficientemente fuerte de entrada es insultantemente falso. Mi fe era, y es, extremadamente fuerte. Lo que pasa es que no se esconde tras murallas de solipsismo y razonamientos circulares; lo que pasa es que tengo fe en cosas mayores que yo: Dios, el Universo, la mente humana y su capacidad de evolución y mejora contínua y, ante todo, en el valor trascendental de la Verdad. Porque están ahí. La específica configuración que en un momento dado tienen mis creencias religiosas no es algo en lo que merezca la pena desperdiciar fe porque es más pequeño que yo; la fe en este o aquel Dios tal y como lo comprendo ahora no me hace más grande, me hace más pequeño. Mucho más pequeño.

Fue precisamente la fuerza de mi fe la que me hizo dudar, y es precisamente la fuerza de mi fe la que me mantiene en la posición filosófico-religiosa en la que me encuentro. Mi fe es tan fuerte que, simplemente, no puedo actuar de otra manera. Así que, los apriorismos, a otro.

Arthegarn________
(1) Tras escribir esto leo que te has leído El Espejismo de Dios y que te "dio una mezcla de risa, pena y asco". Me pregunto si hemos leído el mismo libro porque, si bien es cierto que tiene partes ingeniosas que de vez en cuando mueven a la sonrisa, partes muy duras que a determinados lectores pueden dar asco (como cuando describe, muy acertadamente, al dios del AT como "celoso y orgulloso de serlo, un mísero, injusto, cruel maniaco del control, un vengativo y sediento de sangre obseso de la limpieza étnica, un misogínico, homofóbico racista, infanticida, genocida, filicida, pestilente, megalomaniaco, sadomasoquista y caprichosamente malvévolo abusón) y está claramente escrito por alguien que no goza de la experiencia de Dios, lo que puede mover a la pena, yo no asocio ese libro en absoluto con esos sentimientos; antes bien me parece un libro ingenioso, magníficamente escrito y con argumentos muy dificilmente rebatibles desde cualquier postura que no sea la genuflexa con las manos en los oídos. Ya hablaremos más del tema, si eso.
(2)
 De adoración sí, claro, al fin y al cabo sería Dios, pero preferir la posesión servil a la entrega voluntaria me parece indigno. De hecho creo que sería propio de un Dios particularmente sarcástico y cruel (pero no por ello menos probable) dotar a la especie humana del intelecto y capacidad reflexiva y crítica que posibilita que tengamos conceptos como "Dios" para, a continuación, hacer de la renuncia a los mismos un requsito para la Salvación.
(3) Hay que decir que esa definición de tenacidad en la creencia no la acepta la Academia como significado de "fe", pero sí de "fanatismo".
(4) La Fortaleza, en la doctrina cristiana, es la virtud cardinal que vence el miedo y la duda sin caer en la temeridad.
(5)  En algunas religiones, por ejemplo el cristianismo, llega a ser más importante para salvarte el creer en Dios contra viento y marea que el comportarte como un ser humano decente; de hecho en la mayoría de las iglesias protestantes (70 millones de fieles) la salvación se obtiene únicamente por la fe sin que las obras tengan absolutamente
nada que ver (doctrina de la Sola Fide).
(6) O la mejor de todas: "No temeré. El temor mata la mente. El temor es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi temor. Dejaré que pase por mi y através de mi; y cuando gire mi ojo interior para escrutar su camino, estaré solo yo y mi temor habrá desaparecido". Solo sustituye "temor" por "duda" y verás por qué la Hermandad mantuvo sus creencias durante diez mil años...
(7) Por cierto que nunca he revisitado I Am Not Spock. y debería hacerlo. Por si alguien que se ha leído ese artículo no lo sabe, ahora mismo soy determinista.
(8) De ahí que me defina como "agnóstico con esperanza". La esperanza no es en que Dios exista, es en que alguna vez encuentre argumentos lo suficientemente buenos para poder volver a llamarme a mi mismo creyente y mirarme al espejo sin que se me caiga la cara de vergüenza.

Link15 comments|Leave a comment

Balance 2010 [Dec. 31st, 2010|12:56 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

Hoy, 31 de diciembre, es el momento perfecto para hacer balance de 2010 y planear 2011. Así que, en estos minutos libres que tengo en la oficina antes de largarme de vacaciones (¡aleluya!) vamos a ello.

Cosas buenas de 2010:
  • Ana sigue conmigo y en febrero descubrimos que sí podíamos tener hijos. Estamos muy unidos y sabemos que queremos seguir juntos y que no queremos dejarnos. Hemos pasado pruebas que nos han unido más y eso, aunque doloroso, es bueno.
  • Aprendí kinbaku. Bueno, sigo aprendiendo, claro, pero es algo bueno.
  • Finalmente registré arthegarn punto com y contraté a alguien para que me haga la página.
  • He aprendido a jugar a juegos de mesa verdaderamente buenos (gracias fundamentalmente a mithur  & co.) y he descubierto que todavía me gusta jugar.
  • He cambiado de empresa y me he ido a una en la que me pagan más y en la que tengo un puesto de más responsabilidad, con muchas más posibilidades de ascenso y, siendo objetivo, muchísimo más que hacer (muchos más retos, desafíos, etc.) que en Coward Turner.
  • Más o menos me las ingenio para seguir manteniendo relación con la gente que más me importa de Coward Turner, incluyendo a Godric, Roweena y Helga, que fueron mis jefes cuando entré y que, curiosamente, se habían ido ya cuando me fui.
  • Me demostré a mi mismo que puedo dejar de beber, que puedo divertirme sin beber alcohol, que puedo hacer ejercicio todos los días y que puedo perder esos malditos kilos que me sobran. Eso son muy buenas noticias.
  • Mi familia es cojonuda. Cris pudo con el cáncer. Zalasa no pierde la esperanza y parece que las cosas le van saliendo. zylgrin</lj>  se va a China y sigue siendo tan optimista. Andruin sigue igual de bien y sus hijos igual de sanos, guapos y listos. zaryss  empieza a tener posibilidades de promoción en Coward Turner. Mi madre sigue siendo ella, que ya es decir. A mi padre le felicita la UNESCO (entre otras muchas cosas).
  • Sigo echando de menos a Dios, pero la angustia se ha vuelto una especie de dolor sordo. Es como desenamorarte. Y el otro día, cuando terminé la relectura de The God Delusion, tuve una epifanía sobre algo que solo puedo llamar el Dios Cuántico que es tan, tan, tan rara que ni siquiera me he atrevido a escribir una letra al respecto. Me queda mucho por pensar sobre esa idea.
  • Siglo leyendo ciencia. Me sigue maravillando el universo. Puede que no sea ya capaz de ver las hadas del jardín, pero las flores siguen siendo bellas (y ahora sé que son más bellas a la luz ultravioleta porque no están hechas para mi).
  • Sigo manteniendo mi amistad con gente excelente, y he conocido algunos amigos nuevos.
  • The Walking Dead.
Cosas malas de 2010:
  • Algunos de mis amigos más queridos sufren por diversas razones. Algunos lo pasan mal económicamente, otros sentimentalmente, algunos tienen problemas de salud… alguno varias de las anteriores. Me da rabia.
  • Ana y yo tuvimos varias discusiones y diferencias de opinión a lo largo del año por los más diversos motivos, incluso estuvimos a punto de dejarlo. Lo solucionamos y supongo que la relación ha salido fortalecida, pero en su momento no tuvo demasiada gracia, que digamos.
  • Arthegarn punto com no progresa. Ahem.
  • Cerraron el Dark Hole. Dos meses después cerraron el KGB. La noche oscura de Madrid está casi muerta a partir de las tres.
  • DarkSabbat cerró. Argh.Y más argh.
  • He cambiado de empresa y he dejado a unos jefes y compañeros absolutamente estratosféricos (Albus sobre todo, pero también Shelly, Didacus, Hudson Hawke, o Casanova, que me caía genial para lo poco que coincidimos), gente cuyo respeto y cariño era (y en muchos casos sigue siendo) un blasón para mi orgullo por otros que, siendo majos y tal, no producen en mi el mismo efecto vigorizante y euforizante que producían los otros. No es que tengan nada malo en sí, es solo que supongo que estaba extremadamente malacostumbrado y siento como una pérdida lo que en realidad es más parecido a un coste de oportunidad.
  • He cambiado de empresa y he dejado el mejor despacho de abogados del mundo (puede que el más grande sea Baker&McKenzie, pero Coward Turner es mejor), una empresa sólida, estable, seria, en la que las cosas se hacen como tienen que hacerse y en la que el nivel de profesionalidad es altísimo; para venirme a una especie de chiringuito sobredimensionado de nuevos ricos que ha perdido un 42% de su valor en bolsa desde que me incorporé, con un departamento legal que tiene una rotación brutal (un 25% desde que estoy aquí, ayer despidieron a Estrella), que opera en un mercado estancado y sin visos de reactivarse por motivos legislativos (el Gobierno no se decide a regular el sector y la incertidumbre hace que nadie invierta) y cuyo equipo directivo no me genera confianza porque sigo pensando que despilfarra y no piensa bien los gastos (1).
  • Me he tirado el año pensando en unos términos afectivo-sexuales que eran erróneos. No porque no sepa lo que quiero, sino porque estaba equivocado respecto a lo que quería Ana. Afortunadamente, el cruzar una puerta que tu pareja no quiere cruzar tiene una fácil solución que no implica dejar a tu pareja: da la vuelta, vuelve a entrar y vuelve a cerrar la puerta. Desafortunadamente echas de menos lo que veías al otro lado de la puerta.
  • Prácticamente no he escrito nada este año, sobre todo desde que cambié de trabajo. Y he dejado a medias varias series de artículos (La Ilusión de la Consciencia, La Sopa Boba, ¿Y tú qué sabes?, etc.) que son un pecado. No haber escrito el artículo sobre los controladores, después de todo lo que me informé y de todas las leyes y reglamentes que me estudié, es una auténtica pena.
Cosas que quiero hacer en 2011:
  • Arthegarn punto com de una vez.
  • Enseñarle España a motherschizo .
  • Escribir más.
  • Hacer ejercicio cinco días de cada siete.
  • Hacer finalmente planes a largo plazo con Ana.
  • Ir a la Semana Negra.
  • Montar un restaurante.
  • No beber alcohol los días de diario salvo excepciones justificadas.
  • No emborracharme ni una sola vez.
  • Perder, de lo que peso a fecha de hoy, seis kilos.
  • Seguir ahorrando.
  • Seguir con Ana.
  • Volver a Londres a visitar a rustythoughts</lj> .
And that’s that, 2010 in a nutshell.

Feliz año nuevo,

Arthegarn__________
(1): ¿Cómo puedes regalar a todos los empleados de la empresa el mismo MP3 que en la página de Sony cuesta la friolera de 150 euros y al mismo tiempo no hacer cena de Navidad (pero ni una mísera copa) porque hay que ahorrar?
Link6 comments|Leave a comment

Feliz Navidad [Dec. 23rd, 2010|07:45 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

Me resulta dificilísimo mandar correos electrónicos a gente cuya relación con la religión no conozco deseando algo tan inocente como "feliz Navidad". Quiero hacerlo, porque siempre lo he hecho y me parece una forma bastante inofensiva y que cuesta bastante poco de poner un detalle simpático y agradable en las comunicaciones y, con un poco de suerte, transmitir buenos sentimientos a tu corresponsal, dar un toque de calor y de humanidad que no cuesta nada y que el otro seguro que aprecia. Pero no me sale.

El problema es que yo ya no creo en la Navidad. No creo que Jesús fuera el hijo de Dios ni que viniera aquí a salvar a nadie y, aunque podría darme diversas excusas y racionalizaciones (p.ej. no hay nada malo en celebrar el nacimiento de un reformador moral de la categoría de Jesús, también hago un brindis cada 20 de diciembre para recordar a Carl Sagan, por ejemplo) me siento incomodísimo haciéndolo. Tal y como yo lo veo desear feliz Navidad, con twhat_would_carl_sagan_doodo el cariño y buena voluntad del mundo, es un vehículo de transmisión de un virus memético que fomenta: (i) el cristianismo, (ii) la persistencia del cristianismo en nuestra sociedad y (iii) su paso a la siguiente generación; algo que considero negativo. No por el cristianismo en si mismo: siempre he dicho que si vas a ser creyente por lo menos cree en algo que merezca la pena, como el cristianismo; y a ser posible en algo que merezca la mena de verdad y sea serio y coherente, como el catolicismo romano. Mi problema es con la religión en si misma, sea la que sea, y con el dualismo y el supernaturalismo.


Ya, ya sé que hoy en día nadie cree cosas como los milagros. Pero en realidad sí, una cantidad absurda de gente se los cree, lo que pasa es que los peores "son moros" o al menos están fuera de Europa y nos olvidamos de ellos, pero en Estados Unidos un tercio de la población cree que la biblia es literalmente cierta(1), y esa gente elige a quien tiene el dedo sobre el botón. Haciendo la salvedad de los ateos y agnósticos serios(2) en occidente todo el mundo hace una excepción con Jesús. Incluso yo, que sorprendía a rustythoughts por mi frontal oposición a la milagrería,  la hacía cuando era creyente. Jesús era Dios, Dios en persona, y como era Dios era concebible que literalmente hubiera realizado algunos milagros. Yo siempre fui escéptico, de los tomasinos, respecto a todos los demás acontecimientos "mágicos"(3) que narra la Biblia, pero a Jesús le otorgaba el beneficio de la duda. Y eso lo hacía porque partía de la base, que no me cuestionaba porque no se me ocurría hacerlo, de que Jesús era Dios, lo que es en si mismo un milagro, un acto sobrenatural tan espectacular (o más) como la resurrección de Lázaro o la apertura de las aguas del Mar Rojo.

Ya, ya sé que pienso demasiado, pero es que no lo puedo evitar, soy así y hace tiempo que cerré la puerta a la posibilidad de cambiar mi forma de ser y pensar menos para ser más feliz.

Felicitar la Navidad es reconocer, implícitamente, no solo la existencia de Dios sino el nacimiento de Jesús como salvador, el advenimiento de, como poco, el Mesías y, como mucho, de Dios en si mismo, hecho carne para expiar en ella los pecados de toda la humanidad(4) y orientarnos sobre cómo y hacia dónde debemos vivir nuestras vidas dentro de Su plan. Por mucho que se hable de la comercialización y la secularización de la navidad el hecho es que no estamos hablando de una fiesta pagana, perdida en las brumas del tiempo y que ya nadie se cree como Yule o Sol Invictus o la noche de Walpurgis, cuyos ritos podemos recrear por pura tradición. No estamos hablando de hacer una queimada. Estamos hablando de una fiesta enraizada, imbricada más bien, en la religión más importante del planeta. El componente sobrenatural de la navidad está vivo y bien vivo y, aunque se manifiesta en la gente en diverso grado, el hecho es que lo hace en la inmensa mayoría de los casos.

Felicitar la navidad es, aun hoy, compartir la alegría de que ha nacido el Salvador. Cuando uno lo hace refuerza esa estructura memética que, además, asocia sentimientos de amor, felicidad y generosidad con una creencia religiosa en concreto y, a través de ella, coMientras haya gente asi, y otros que les sigan, mi postura estara totalmente justificadan la religión en general. Oh, no tengo ningún problema, de hecho me encanta, en felicitar la navidad a alguien como Albus o como mi hermana zylgrin , gente adulta, sensata, religiosa a sabiendas, que sabe de lo que habla y que tiene suficiente sentido de la autocrítica para que la religión no le pueda hacer daño. No es solo una muestra de respeto y amor hacia esa persona el felicitarle por un hecho tan importante para su fe, es que además yo he estado ahí y sé lo reconfortante y cálido que resulta que alguien que sabe de lo que habla comparta contigo esa alegría, el sentimiento de hermandad que genera. Pero fuera de gente como ellos no puedo felicitar la Navidad. No me gusta porque para la inmensa mayor parte de la gente la religión no es en realidad tal, no se trata de un sistema de creencias relacionados con la divinidad, se trata de un conjunto de supersticiones baratas y básicamente perniciosas que se resumen en la pregunta "¿qué tengo que hacer para sobrevivir a mi propia muerte?" y, en la abrumadora mayoría de los casos, en creerte lo primero que te dicen(5).

Y me rechina ser parte de la perpetuación de una superstición, me resisto a colaborar en que en el siglo XXI, en un pais tan rico y culto como España siga habiendo gente como Icaro. La idea de la existencia de un Dios personal que interviene directamente en la realidad (aunque sea de forma puntualísima) me parece negativa, perniciosa y perjudicial (y además absurda, pero esa es otra cuestión). Y el cristianismo (como todos los sistemas de creencias sobrenaturales capaces de competir) es una religión que enseña que la fe, es decir, creer por creer, ciegamente, aun en contra de la evidencia, es bueno y es una virtud (¡la primera de las teologales, de hecho!). La hagiografía está llena de ejemplos de como cuanto más ciega sea la fe y más dificil sea mantenerla, mayor es el mérito de quien lo consigue. Y eso es malo, da lugar a gente que no critica, que no cuestiona, que se cree lo que le dicen sin razón alguna y esa no es forma de vivir de acuerdo a mis creencias. Creer en la virtud de la fe no tiene nada bueno.

A todo esto que he contado hay que añadir que hay gente de religiones no cristianas a las que les puede sentar mal que les felicite la navidad (así, sin pensar demasiado, a los que siguen esperando al Mesías(6)) y que a mi, personalmente, me duele cuando me felicitan la navidad porque me recuerda una y otra vez el precio que he pagado para ser como soy y estoy seguro de que hay más como yo por ahí, que no todos somos Gloria Sweeney.

Pero, ¡carape! ¡Cómo me gustaría poder felicitar la Navidad! ¡Joder! ¡Que me importáis y os quiero y os deseo lo mejor! ¡En Navidad y durante todo el año! ¡Coño ya!

Buf, que a gusto me he quedado. Hala, tiempo de volver a mis emails...

Arthegarn______________
(1) Como diría Flanders, even those bits that contradict other bits. Si eso no es fe (en realidad es ignorancia), que baje el FSM y lo vea. ¿Sabíais que la Biblia afirma que pi es exactamente tres? (I Reyes 7, 23)
(2) Por oposición a los ateos y agnósticos por defecto, que son casi tantos en proporción como católicos "no practicantes" entre los católicos.
(3) Nunca agradeceré lo suficiente a mi padre que me explicara la diferencia entre la magia y la religión, entre la magia y los milagros.
(4) Mi volver la espalda a la Iglesia me ha llevado, curiosamente, a la apreciación de la importancia del dogma del Sacrificio Vicario, que nunca me creí demasiado cuando era católico y que, visto desde fuera, añade todavía otra capa más de coherencia y seriedad al sistema de creencias católico. Tengo ganas de escribir sobre el sacrificio vicacrio un día de estos.
(5) Es decir, lo que te dicen tus padres o, como mucho, lo que te dicen tus abuelas. Porque claro,

Lord, I ascribe it to thy grace,
And not to chance as others do,
That I was born of Christian race,
And not a Heathen, or a Jew.

(6) Cómodamente sentados, espero...

Link5 comments|Leave a comment

Los libros de noviembre [Dec. 15th, 2010|04:19 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]



El Horla y Otros Cuentos Fantásticos formaba parte de mi reserva de libros no leídos pero que hay que leerse aunque no sea más que por leer algo del autor. Guy de Maupassant es uno de esos musts  de la literatura, una figura clave en la creación y desarrollo de la historia corta y específicamente del relato corto de terror, que luego llevaría a su cima el Círculo de Lovecraft. En ciertas historias, como Las Prtimeras NievesEl Horla, la influencia que ejerce en estos autores se detecta con claridad y a mi personalmente me resultan particularmente gratos; otros relatos en cambio, En El Río, no tienen nada de particular y hay que contextualizar al autor en su época para entender el avence en técnica narrativa que suponen. Muy bueno a ratos, aburrido en otros.

Cryoburn es la esperadísima (por los segidores de la saga, al menos) última novela de Lois McMaster Bujold sobre Miles Vorkosigan. Desde 2002 que publicó Inmunidad Diplomática nos tenía esperando y el resultado, la verdad, no es lo que esperaba. La novela empieza in media res (in media allucinatio, más bien) y aun así tarda tiempo en coger ritmo, más que nada porque no te enteras de qué rayos está pasando. La trama es, la verdad, mediocre y predecible, con unos personajes que, salvo los dos principales (Miles y Roic) no tienen profundidad alguna, quizá con la posible excepción de Vorlynkin, el cónsul de Barrayar en Kibou-daini, que va evolucionando con el libro. Y es una auténtica pena, porque la premisa de ciencia ficción en la que se basa el libro (una sociedad que crioniza a sus muertos para ser revividos cuando la ciencia médica haya resuelto el problema de la vejez, lo que hace que legalmente no estén muertos y tengan derechos ptrimoniales y al voto, que delegan desde hace siglos en las compañías de crionización) es tan original como inquietante y daba para, como muy poco, otro Cetaganda y, bien tratado, un La Radio de Darwin o incluso Un Mundo Feliz. Pero todo se disuelve en nada con la introducción del personaje de Jin, un mocoso de primer calibre que estropea la historia y que para mi ha sido el equivalente del niño estúpido que le abre la puerta a los zombis en las pelis de terror de serie B y al que quieres que se coman de una vez. Un desperdicio de premisa, honestamente. Ahora, las tres últimas palabras del libro son, para los fans de la saga, aterradoras, y el libro termina con un estrambote de cuatro o cinco páginas muy, muy bueno, pero que no tiene nada que ver con la historia que cuenta. En resumen, solo recomendable para los fans de Miles Vorkosigan que (como yo) tampoco se lo iban a dejar de leer aunque dijera que es más malo que el hambre en el mundo.

Wintersmith, después de leerme A Hat Full of Sky el mes pasado, tenía que caer en el mismo pedido de Amazon en el que llegaron la recién publicada Cryoburn y la casi recién publicada I Shall Wear Midnight. También me ha decepcionado un poco, dentro de que Pratchett siempre es Pratchett. La trama gira en torno al Wintersmith, un ente mítico (aunque ya se sabe que en el Mundodisco los entes míticos son bastante tangibles) a medio camino entre un dios y una personificación antropomórfica; no es el Invierno ni el dios del invierno, sino el tipo que se dedica a crear el invierno. a hacer cosas como copos de nieve y ventiscas y semejantes) que se obsesiona con Tiffany Aching (otros dirían que se enamora) tras que esta interrumpe un ritual de bienvenida al invierno. La trama en si misma me parece un tanto debilucha, la verdad, aunque se salva por la calidad de: (i) los personajes secundarios, sobre todo Granny Weatherwax (Yaya Ceravieja) y Nanny (Tata) Ogg pero sin olvidar a los imapagables Nac McFeegle y su peculiar idioma (por favor, que cuando traduzcan estos libros al español vuelvan al divertidísimo gallego de pega de Carpe Jugulum y no a la espantosa traducción de Pequeños Hombres Libres); y (ii) las tramas secundarias, en las que Tiffany sale a relucir (p.ej. su relación con las brujas mencionadas, con Ms. Treason, con Annagramma) por no olvidarnos de la centésima adición a la magia cabezológica: el boffo. Recomendable, como todos los Pratchett, sobre todo a quienes no hayan leído determinadas líneas de razonamiento ya seis o siete veces (la cabezología, la diferencia entre brujas y magos, etc. etc.). Curiosamente de este libro no extraigo líneas memorables...

Link3 comments|Leave a comment

Los libros de octubre [Nov. 5th, 2010|08:18 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]


Un Mago de Terramar me lo prestó el hermano de mi novia. No, de Ana no, de mi novia de hace 15 años. Ha ido viajando conmigo y mi biblioteca desde entonces y nunca me había decidido a leerlo hasta el otro día. Y, qué queréis que os diga, no me ha parecido gran cosa. Oh, sí, ya sé que es una de las grandes sagas de la fantasía y todo eso y que supone un punto de inflexión frente a los arquetipos de El Señor de Los Anillos y todas esas cosas, pero no me ha parecido gran cosa. Puesto en su contexto sí, claro, pero me pasa un poco lo mismo que con Ciudadano Kane, que es una gran película si la pones en su contexto histórico. Se deja leer, desde luego, pero el tipo de narrativa y lenguaje que utiliza (con claras influencias de Lord Dunsany pero ni en sueños a su altura), la temática de viaje personal de autodescubrimiento del protagonista, etc... pues me dejan un tanto frío. Zothique, de Clark Ashton Smith, por ejemplo, me parece muy superior, por no hablar de El Señor de la Noche o Volkhavaar de Tanith Lee. En fin, el libro es bueno, sí, y una de esas cosas que hay que leerse por su importancia histórica, igual que hay que leer a Asimov, pero por mucho que Gavilán encandile a Terry Pratchett (en Why Gandalf Never Married le coloca unto a Gandalf y Merlín como el tercer arquetipo de mago), no creo que siga con la saga. Si me la regala alguien...

A Hat Full of Sky me lo prestó Zor un día que fuimos a su casa a practicar kinbaku (practicar es un eufemismo para decir "aprender") y que he de devolverle cuando lo termine Ana si no quiero ser atropellado por un rompehielos. La frase "buenísimo, como todos los Pratchetts" ya es habitual de este blog, pero este me ha gustado particularmente. Algún día tengo que releermelos todos, en inglés, y tomando notas. Independientemente de lo divertidos que son sugieren cosas preciosas sobre la fenomenal y hermosa mente del autor. Ya he citado el excelente diálogo de la Muerte y Susan Sto Helit del final de Hogfather en otro sitio, y esta vez no me resisto a citar otra perla metafísico-religiosa de Pratchett (esto, por cierto, sí es una analogía sutil y una metáfora hermosa, al lado de la cual lo que hace Ursula K. LeGuin es una astracanada para estadounidenses) en un momento en el que dos personajes están discutiendo si un tercero (la Abuelita Aching) era o no era una bruja: 

(...) people would look up sometimes, look up at the hills, knowing she was there somewhere, and say to themselves “What would Granny Aching do?” or “What would Granny Aching say if she found out?” or “Is this the sort of thing Granny Aching would be angry about?” ’ said Miss Level. ‘Yes?’

Tiffany narrowed her eyes. It was true. She remembered when Granny Aching had hit a pedlar who’d overloaded his donkey and was beating it. Granny usually used only words, and not many of them. The man had been so frightened by her sudden rage that he’d stood there and taken it.

It had frightened Tiffany, too. Granny, who seldom said anything without thinking about it for ten minutes beforehand, had struck the wretched man twice across the face in a brief blur of movement. And then news had got around, all along the Chalk. For a while, at least, people were a little more gentle with their animals . . . For months after that moment with the pedlar, carters and drovers and farmers all across the downs would hesitate before raising a whip or a stick, and think: Suppose Granny Aching is watching? But—

‘How did you know that?’ she said.
‘Oh, I guessed. She sounds like a witch to me, whatever she thought she was. A good one, too.’

Tiffany inflated with inherited pride.

‘Did she help people?’ Miss Level added.

The pride deflated a bit. The instant answer ‘yes’ jumped onto her tongue, and yet. . . Granny Aching hardly ever came down off the hills, except for Hogswatch and the early lambing. You seldom saw her in the village unless the pedlar who sold Jolly Sailor tobacco was late on his rounds, in which case she’d be down in a hurry and a flurry of greasy black skirts to cadge a pipeful off one of the old men.

But there wasn’t a person on the Chalk, from the Baron down, who didn’t owe something to Granny. And what they owed to her, she made them pay to others. She always knew who was short of a favour or two.

‘She made them help one another,’ she said. ‘She made them help themselves.’

De verdad que no entiendo como hay gente a quien no le gusta Terry Pratchett. Independientemente de que es divertido, independientemente de que aprendes muchísimo leyendo sus libros (Making Money, por ejemplo, es una buena lección de economía), independientemente de sus personajes... además es que de vez en cuando te suelta páginas hermosísimas, como esa. O que, al menos, a mi me hablan a lo poco que queda de mi alma. Muy bueno, leédoslo.

Yo, Pablo de Tarso era otro de esos libros que languidecía en mi biblioteca desde que, en 2006, desmonté entre lágrimas la de mi abuelo y me quedé con un tercio o así de sus ejemplares. Como su nombre indica es una autobiografía novelada de San Pablo y esta bastante bien. No le he encontrado ningún fallo ni histórico ni teológico, más allá de las lógicas licencias narrativas y de la asunción como ciertos de determinados hechos discutibles respecto al Jesús histórico (aunque, claro, todo es discutible respecto al Jesús histórico; para empezar no todo el mundo cree que existiera realmente). Quizá Pablo esté demasiado humanizado, en el sentido de que no creo que sus facetas más negativas (para empezar su misoginia) estén adecuadamente reflejadas en el personaje, pero en general es un buen libro que se deja leer. Me gusta particularmente como explica las tensas relaciones entre San Pablo, apostol de los gentiles, por un lado, y la Iglesia de Jerusalén, con Santiago (muy habilmente rebautizado Jacob para diferenciarle de los apóstoles) y Pedro a la cabeza. Un libro ameno e interesante para quien quiera saber más sobre una figura que, independiéntemente de lo que se crea en el fondo, es innegablemente crucial para la historia de la humanidad. Y que, en contra de lo que mucha gente cree, por cierto, nunca fue Papa.


Link3 comments|Leave a comment

Menudo planchazo [Nov. 5th, 2010|01:57 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]


Una cosa poco conocida sobre mi fuera del ámbito profesional es que soy muy puntilloso con la ropa. Específicamente, cada día me plancho la camisa que voy a llevar antes de salir para la oficina, para que esté no solo impoluta, sino además sin la menor arruga.

Bien, hoy no sé qué me ha pasado, pero se me ha olvidado plancharme la mitad. Voy hecho un cromo...

A little known thing about me -outside the professional environment- is that I am quite picky about clothing. Amongst other things, every morning, before I leave home, I iron the shirt I am going to wear that day so that, besides immaculate, it is also without the slightest crease.

Well, I don't know what got into me today, but I forgot to iron half my shirt. I look a fright.
Link3 comments|Leave a comment

navigation
[ viewing | most recent entries ]
[ go | earlier ]