?

Log in

No account? Create an account
Pensamientos sobre mi vida [entries|archive|friends|userinfo]
Pensamientos sobre mi vida

[ Mi foro | Opus Nigrum ]
[ Quien soy yo | Perfil ]
[ Todos mis pensamientos | Archivo ]

¡Me mudo! [Mar. 4th, 2016|05:23 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

A partir de ahora, aquí.
Link1 comment|Leave a comment

La basura y el 15-M [Nov. 20th, 2013|03:07 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]

Más allá de todas las consideraciones políticas, económicas, sobre si la alcaldesa ha actuado bien o mal o todo lo contrario, sobre si el vandalismo estercolizante está moralmente justificado o sobre si este país necesita una Ley de Huelga, más allá de la suciedad en la que hemos estado viviendo los vecinos de Madrid durante estos días, para mi la huelga del servicio de recogida viaria de basuras lo que ha supuesto es el solemne certificado de defunción del 15-M como movimiento ciudadano.

Cuando el movimiento abandonó, finalmente, la Puerta del Sol, anunció que se trasladaría a los barrios para seguir con sus actividades desde ellos. Yo mismo estuve en las primeras reuniones del 15-M de mi barrio que, aun estando algo menos polarizadas que la extrema izquierda anarco-sindicalista que capitalizaba las asambleas de Sol (entre otras cosas porque volvía a haber vecinos "de a pie", es decir gente con sentido común), seguían destilando un aroma anarco-progre que yo suponía que no llevaría a nada bueno. Y a nada ha llevado, ni bueno, ni malo.

Pocos problemas ciudadanos se han presentado en la ciudad de Madrid como el que hemos vivido estas semanas. Si verdaderamente hubiera existido un movimiento ciudadano con un mínimo poder de convicatoria(1), ese hubiera sido el momento de ponerse en marcha y organizar a los vecinos para recoger las basuras entre ellos. Porque, aunque todos respetemos el legítimo derecho de los trabajadores a hacer huelga, lo que no tenemos por qué soportar es que nos obliguen a vivir entre basura y suciedad(2); opinión que yo creo respaldada por una inmensa cantidad de los vecinos de Madrid, sea cual sea su credo político o el barrio en el que vivan. Pero, a pesar de existir la necesidad y la oportunidad de organizar a los ciudadanos, a los vecinos, y de poner orden allí donde los poderes públicos no podían o no querían ponerlo, nada se ha hecho.

¿Y por qué? Solo puede ser por dos razones: por falta de voluntad o por falta de capacidad. O porque no se quiere, o porque no se puede. Si lo que queda del 15-M no ha querido movilizarse para convocar a la ciudadanía para limpiar este desaguisado es que está tan politizado que, definitivamente, ya no es lo que era (en realidad nunca lo fue, pero entendéis lo que quiero decir). Y si no ha podido hacerlo es que tiene menos apoyo que un torero en una convención de Greenpeace.

Dentro de seis meses estoy convencido de que alguien aparecerá por ahí a organizar el cuarto aniversario del 15-M y a intentar salir en las noticias y a hablar del cambio que necesita este país y bla, bla, bla. Y entonces será el momento de preguntarle a esa gente dónde estaba la semana que Madrid fue un estercolero. La verdadera ciudadanía no se demuestra con grandilocuentes palabras declamadas en el Parlamento, el Ateneo, o la Puerta del Sol, se demuestra solucionando los problemas de tu comunidad, recogiendo las cacas de tu perro (incluso aunque no sea tuyo) y , sobre todo, recogiendo además las cacas de otro perro que no tienen nada que ver con las del que paseas pero que resulta que estaban al lado y, total, al fin y al cabo, qué cuesta hacer bien las cosas y mejorar la ciudad y el entorno en el que vivimos. Y, para eso, no podemos contar con el 15-M. O como se llame ahora.

En fin, era de esperar.

Arthegarn_____________________
(1) Que, por supuesto, existe y son los de siempre. La parroquia de al lado de mi casa montó el sábado pasado una recogida de basura de los bloques y el parque próximos (yo no me había enterado de nada pero cuando les vi recogiendo y embolsando bajo la lluvia me uní a ellos sin preguntar), y habían organizado para este fin de semana una recogida general de todo el barrio por equipos.
(2) En un 90%, suciedad esparcida dolosamente por miembros de los sindicatos convocantes de las huelgas que, como siempre, confunden el legítimo derecho a no trabajar para hacer presión contra el empleador en un conflicto laboral con tener carta blanca para portarse como unos vándalos y obligar al resto de sus conciudadanos a sufrir incomodidades del más diverso tipo .

Link20 comments|Leave a comment

Sic Transit Gloria... Olive [Feb. 15th, 2013|08:23 am]
Arthegarn
[Tags|, ]

Este lunes 11, en una decisión que sorprendió al mundo entero, Benedicto XVI anunció que renunciaría al Papado a finales de mes. Hay que remontarse 600 años (¡antes del descubrimiento de América!), a la crisis de los tres papas de Aviñón, para encontrar un precedente. Y no hay muchos más. Como es lógico, esta noticia ha dado la vuelta al mundo(1) y ha suscitado todo tipo de opiniones, comentarios, especulaciones y quinielas. Y aunque quien calce las sandalias del pescador ya no me interesa tantísimo como en el último Cónclave el tema sigue siendo an importante como apasionante, así que, por petición popular, voy a dar las mías.

Pero antes, un aviso.

Para seguir mis razonamientos es imprescindible aceptar como cierta la siguiente premisa: el Papa es católico. Esto quiere decir que de verdad cree en Dios, que de verdad le preocupa hacer la voluntad divina y que de verdad supedita sus deseos y -en la medida de lo posible- sus acciones a lo que él considera que es la voluntad divina. Esto debería ser algo tan obvio(2) como para no tener que ser mencionado, pero por alguna razón en España no lo es. El odio visceral y la desconfianza que en muchísimos españoles genera la Iglesia Católica y particularmente sus altas jerarquías hacen que la gente (y buena parte de mis lectores) parta de la base de que todo miembro del clero es una mezcla entre un embaucador de postín, un chupasangres de la peor especie, una mala persona que se aprovecha en beneficio propio de la ignorancia y superstición de sus semejantes y un frustrado sexual que solo alcanza la felicidad diciéndole a los demás lo que tienen que hacer en todos los aspectos de su vida. Los que llegan a algo de entre ellos (y no digamos ya nada de obispo para arriba) son unos santurrones hipócritas que a duras penas contienen sus deseos carnales hacia sus monaguillos y los mejores (o los menos malos) son unos pobres hombres, una gente simple y buena que está totalmente equivocada al pertenecer a una organización tan corrupta y diabólica como la Iglesia Católica.

Bien, pues si es esto lo que piensas y no estás dispuesto a aceptar que puedes estar equivocado, mejor que lo dejes aquí mismo porque todo lo que sigue parte de la premisa, no sólo de que el Papa es católico, sino de que encima es honrado y tiene una mente brillante que dedica, como otros usan la suya para el descubrimiento del bosón de Higgs, el cálculo de estructuras o la difusión de la teoría queer, al descubrimiento, ejecución y difusión de la voluntad de Dios.

Y ahora, mi opinión del porqué de esta renuncia. Aunque es posible que hubiera escrito algo sobre esta renuncia de cualquier manera, decidí que tenía una cierta obligación moral de hacerlo tras la lectura del infecto y malintencionado artículo de Salvador Sostres publicado en El Mundo bajo el título El Rayo de Dios. A mi, las razones alegadas por Benedicto XVI para abandonar el cargo me parecen suficientes y su decisión legítima; al igual que las razones de Juan Pablo II para no abandonar el cargo me parecen suficientes y su decisión legítima. En ambos casos los pontífices hacen lo que hacen tras largos y sinceros exámenes de conciencia y, aunque llegan a conclusiones diametralmente opuestas sus decisiones, si se interpretan correctamente, están llenas de fe y enseñanza.

Juan Pablo II, en contra de la opinión tan desinformada como imperante en este país, ni se mantuvo en el cargo hasta su muerte por agarrarse al trono de San Pedro, ni fue obligado a hacerlo por una curia que le manejaba a su antojo y que no quería perder el poder si se elegía un nuevo Papa que fuera dueño de sus acciones. Juan Pablo II quería transmitir a través de su permanencia en el papado el mismo mensaje básico que transmitió durante todo su pontificado: que la vida humana, toda vida humana, es sagrada y preciosa en si misma y que no puede valorarse en función simplemente de lo que aporta a los demás o de su inteligencia, edad, independencia o lugar de residencia. Para él, tan pecado era el aborto como la eutanasia, el rendir la sagrada vida que Dios nos da a nuestros propios intereses, incluyendo la evitación del sufrimiento, y con al final de su vida quiso dar ejemplo de ello, apurando la copa hasta las heces mientras rogaba a Dios que le dejara descansar(3).

A mayor abundamiento, no olvidemos que Juan Pablo II era, sobre todo al final, bastante místico. Creía a pies juntillas que la Virgen en persona le salvó la vida en el atentado del 81 y trataba en todo momento de que su alma siguiera Cristo no como mero punto de referencia sino de la forma más literal posible. Para él, sus últimos años fueron reflejo del sufrimiento de Jesús en la cruz por lo que, por muchas ganas que tuviera, no podía abandonar la carga que Dios le había impuesto como Jesús tampoco lo hizo cuando se le presentó la oportunidad(4).

Benedicto XVI en esto es muy diferente a su predecesor. Mientras este era un místico, aquel es, y siempre será, un teólogo. Son formas totalmente diferentes y totalmente válidas de acercarse a Dios: una, mediante la contemplación; otra, mediante la razón. Personalmente siempre he pensado que el misticismo y la contemplación son herramientas muy peligrosas porque puede uno acabar oyendo voces y ya se sabe que quien habla con Dios está perfectamente cuerdo, pero quien le oye está como una orquesta de maracas. Al mismo tiempo, sin embargo, no puedo olvidar mis propias experiencias místicas y contemplativas y la maravillosa paz y certeza que las acompañaban así que no me siento con autoridad moral para criticar per se a los místicos... pero a lo que vamos.

Benedicto XVI no se ve en un camino místico hacia la santidad como probablemente se viera Juan Pablo II. Benedicto XVI opina que lo que Dios quiere de él es que vuelva a casar la fe y la razón (recordemos el famosísimo discurso de Ratisbona) y que prepare el camino para aquel que dirijirá la Iglesia hacia la inevitable renovación en las formas (que no en el fondo) que ha de experimentar en el siglo XXI. Él siempre se ha tenido como un Papa de transición y ha llegado hasta donde ha podido. En este momento le ha quedado claro que no tiene la fuerza y la energía necesarias para luchar contra las diversas cordadas, para dar un puñetazo en la mesa, poner a todo el mundo en su sitio, mandar callar a clérigos y seglares y convocar un Concilio o ejecutar todo lo que Juan Pablo II dejó de ejecutar del Vaticano II. Porque, seamos sensatos, esa es una tarea colosal. Así pues, como sinceramente cree que ya ha cumplido la misión que el Padre le ha encomendado, ha llegado el momento de seguir cumpliendo Su voluntad descalzándose las sandalias del pescador y dejando que Pedro II, un Papa joven y enérgico, se ocupe de su parte en el Gran Plan de Dios.

Yo interpreto esta renuncia como un gesto de auténtica humildad de una persona que probablemente tenga el alma atormentada por su propia soberbia intelectual (es difícil ser listo y saberlo y ser humilde al mismo tiempo) y que soluciona el problema asignándose un papel secundario en lo material. Importante, pero secundario. Y, no, no creo que Vatileaks ni los curas pederastas hayan ejercido un peso determinante (ni siquiera considerable) en esta decisión.

¿Y ahora hacia dónde?

Pues si queréis mi quiniela, yo a Peter Turkson no le veo de Papa ni de broma, a pesar de que PaddyPower y otras casas de juego le vean de favorito (las apuestas están, a fecha de hoy, entre 3:1 y 4:1). África puede ser el futuro de la Iglesia, pero no creo que la elección de un Papa africano favoreciera particularmente la expansión del Catolicismo en ese continente (y lo mismo se puede decir de Asia). Tampoco veo a Timothy Dolan, que ha cometido además el mismo error que Tukson: olvidar aquello de que quien entra en el Cónclave de Papa sale de Cardenal (y lo mismo le pasa a Scola). Lo está haciendo mucho mejor el canadiense Marc Ouellet, que tiene además la particularidad de que como arzobispo de Quebec es lo más parecido que jamás habrá a un Papa francés (la Iglesia no olvida).

En cualquier caso, la jerarquía de la Iglesia no se ha caracterizado nunca por ser proactiva, que digamos. Si queréis mi opinión, la Curia ve el presente donde la gente ve el pasado, y el futuro donde vemos el presente así que me decanto por un Papa latinoamericano ya que Latinoamérica es el presente de la Iglesia. Scherer, el arzobispo de Sao Paulo, tiene bastantes papeletas ya que es solo relativamente progresista (Rouco le excomulgaría seguro) frente a gente como Madariaga. Aunque siempre cabe la posibilidad de otro Papa europeo, claro pero ¿Cuál? Los italianos andan a la gresca y además todos los demás cardenales están hartos de ellos, así que no lo veo posible (una pena, Martini). Y los mejores candidatos fuera de Italia son un austriaco y un húngaro y no veo yo tres papas seguidos de esa zona. Así que yo creo que o Scherer o Ouellet, que son razonablemente jóvenes y razonablemente dispuestos al cambio.

Y, ¿por pedir? Christoph Schönborn. Pero ya digo que es austriaco así que...

En fin, ahí queda eso. A ver qué pasa ahora. Testor Christim Dominum...

Arthegarn_____________

(1) Aunque en España la atención estuviera puesta en asuntos más importantes y el comentario general fuera “su cara me suena”…
(2) En inglés, la pregunta retórica Is the Pope Catholic?, dada como respuesta a otra pregunta, viene a querer decir "no preguntes estupideces, claro que sí".
(3) Lo que se puede apreciar en la famosísima página de su testamento, escrita cinco años de su muerte, en la que decía: "en el año en que mi vida llega a los ochenta años, es necesario preguntarse si no ha llegado la hora de repetir con el bíblico Simeón: "Nunc dimittis"." Frase que fue oportunamente sacada de contexto e interpretada por los mismos perodehositas de siempre que no tienen ni idea de nada pero que quieren vender periódicos como que había querido dimitir. Claro, claro...
(4) Aun ahora hay algún cardenal, particularmente devoto de Juan Pablo II, que ha criticado la decisión de Benedicto XVI diciendo que "de la cruz no se baja"
LinkLeave a comment

El libro de enero [Feb. 8th, 2013|04:35 pm]
Arthegarn
[Tags|]

Como la confesión es buena para el alma, confieso que aunque me hubiera parecido un peñazo pensaba hacer una crítica cuanto menos amable de este libro, debido tanto a su procedencia como a su autora. Pero aunque sus 720 páginas me amedrentaron en un primer momento y hizo falta una cierta dosis de valor para decir “venga, voy a meterme este mamotreto de una autora novel como si no tuviera un Star Trek: New Frontier de Peter David esperándome”, la verdad es que el libro es una preciosidad y que me ha gustado muchísimo.

Belmanso cuenta la historia de dos familias en la Francia del siglo pasado, empezando con dos soldados de la Primera Guerra Mundial y contando sus avatares (y los de sus hijos, nietos y bisnietos) hasta llegar al nuevo milenio. Así contado parece que sea una novela costumbrista y para de contar, pero es bastante más que eso.

La historia en si misma es buena, realista, consistente, llena de giros argumentales que no por ser en ciertos casos imprevistos rompen la atmósfera de total credibilidad que impregna el libro. Y es que lo mejor del libro es la atmósfera que crea, que empieza a insinuarse con las primeras páginas y te atrapa totalmente ya con los primeros capítulos transportándote a las épocas y los lugares que describe. Si tuviera que hacer comparación con otras novelas históricas diría que se parece a lo que el lector experimenta con El Dios de la Lluvia Llora sobre México o El Nombre de la Rosa frente a, digamos, las novelas de Colleen MCCollough. La trasposición de época y lugar se realiza en la mente de una forma suave y dulce, como si cada vez que abres el libro una bruma cayera a tu alrededor y, al levantarse tras un par de páginas, te encontraras en el París de entreguerras (o en Belmanso, o en donde sea). Otro tipo de novelas te arrancan también de tu sillón y de tu siglo y hacen que entiendas la mentalidad y la psicología de personajes de otras eras, pero la transición es, a falta de otra forma de explicarlo, bastante brusca y no llega a arrebatarte emocionalmente tanto, no llegas a sentirte tanto in media res con Maurice Duron (que es buenísimo), por ejemplo como con Eco o con Passauth (o con Camino). Es un arte sutil este de la trasposición del lector que la escritora demuestra dominar muy bien y es por ello que esas 720 intimidantes páginas de las que hablaba antes no se hacen largas en absoluto. Un poco cortas y todo.

Y no poca parte de esta atmósfera es debida a los personajes. Todos, absolutamente todos, tienen algo que contar, y es algo creíble, complicado (a veces dentro de la simplicidad) y emocionante. Me resultó facilísimo empatizar con ellos y, claro, una vez que empatizas con los personajes y entiendes sus tribulaciones, todo relato deja de ser una mera historia imaginada y adquiere, subjetivamente, una realidad casi sólida que te lleva a querer saber más de los mismos. Aparte de esto, y probablemente por ciertas similitudes entre la narración de Belmanso y la historia de los Scaevola, tengo que decir que veía a muchos miembros de mi familia reflejados en los personajes. Eve, por ejemplo, que para mi es la protagonista del libro incluso antes de nacer (al igual que el César de Masters of Rome) tiene muchísimas, muchísimas facetas de mi abuela paterna. De igual modo, no me cuesta nada identificar a mi madre en Berthe y Marcelle, a uno de mis tíos en Leopold, a mi abuelo en Pierre (sobre todo el de la guerra) o en el Jean-Marido; o a mi padre o a mi hermanas en el Jean-Genio(*). Porque otra particularidad del libro es que los personajes, además detener múltiples facetas. cambian a medida que pasa el tiempo. Más deprisa algunos, más despacio otros (como Romain, lo que es totalmente esperable) pero a todos les cambian las experiencias y el mundo a su alrededor de una forma consistente y enriquecedora. Al menos para la historia…

En definitiva, un libro muy recomendable, sereno y optimista, magnífico para desenchufar (tiene que ser excelente para unas vacaciones) que te deja con una agradable sensación de paz y quietud cuando lo lees. Ya he regalado uno y tengo otros dos para cumpleaños cercanos de gente que sé que le va a encantar. Y, para los demás, dudo que lo encontréis en tiendas pero está disponible a un click.

Ah, por cierto, no os fiéis de la reseña por defecto. Hace que el libro parezca una cursilada digna de Mujercitas y para nada. En serio, muy recomendable.

Arthegarn______________

(*) "(...) era mucho más frecuente ver [a Jean en los talleres], ataviado con su bata blanca, que sentado en su despacho; de ahí que en la sociedad parisina circulara el simpático chascarrillo de que Bonmidi era quizás la única compañía cuyo sillón presidencial era ocupado por un técnico de dicha empresa". Si esto no son las tres generaciones de Scaevola ingenieros, sobre todo Andruin, que baje Dios y lo vea.

LinkLeave a comment

De martillos y destornilladores [Jan. 29th, 2013|04:12 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Hay mucha gente que no cree en las bondades de la psicología, particularmente de la psicología aplicada a los recursos humanos. No me cuento entre ellos, pero al igual que opino que un martillo es una magnífica herramienta para clavar clavos, opino que si lo intentas utilizar para atornillar tornillos lo máximo que vas a conseguir es una infecta chapuza. Y una cosa así me ha pasado últimamente.

Como algunos ya sabréis, llevo desde principios de diciembre en un proceso de selección para dejar Bestias, que se hunde lentamente como el Titanic, e irme a un fondo estadounidense de capital privado(1) al que llamaremos Garmr que viene a comprar inmuebles del Sareb. Es un puesto francamente bueno y de mucha confianza por lo que, como por otro lado es habitual en estos casos, el proceso de reclutamiento no lo está llevando Garmr directamente sino a través de una empresa (en realidad un grupo de empresas), también estadounidense, de cazatalentos a la que llamaremos por ejempl Seite Mannschaften. A la hora de escribir estas líneas solo quedamos dos candidatos y parece que, tras dos entrevistas con Garmr y no menos de cuatro con Seite, voy en cabeza; pero no precisamente por el buen hacer de los headhunters.

Como parte de las pruebas de selección (que hay muchas y lo que me queda, esta tarde tengo que hacer otra) Seite me pidió que contestara a un test psicológico online y que tuviera con ellos algo llamado entrevista por competencias. Así que, sin encomendarme ni a Dios ni al diablo y sin haberme informado antes de qué rayos era aquello (mal, Arthegarn, mal) contesté al test y me planté en sus oficinas para la entrevista.

El test online en cuestión, que hice en 15 minutos, consistía en 85 preguntas del tipo "¿Se siente usted más cómodo: a) vestido de negro o b) escuchando el último álbum de Lacrimosa?" A medida que lo iba haciendo me iba dando cuenta de que las preguntas estaban traducidas (no demasiado bien) del inglés y que llovían de forma aleatoria. Específicamente, me tocó responder a exactamente la misma pregunta dos veces, y una tercera con una formulación ligeramente diferente pero que en ese caso motivaba una respuesta diferente (la pregunta cambiaba de "Usted se describiría como..." a "Diría usted que los demás le ven como..."), lo que me puso de bastante mal humor porque tengo una idea de como funcionan esos tests y sé que contestar de forma diferente a la misma pregunta no arroja precisamente resultados positivos. En cualquier caso, e intentando confiar en que el test estaría bien hecho y sería bien interpretado, seguí las instrucciones que me dieron de no pensar demasiado las preguntas y contestar lo primero que me viniera a la cabeza en vez de darle la vuelta a algunas preguntas porque estaban mal traducidas y con falsos cognados. No quedé nada contento, pero en fin.

La tarde siguiente acudí a las oficinas d
Seite hacer la entrevista de marras. Me recibieron la persona encargada del proceso y una consultora senior (psicóloga por la UAM  y con titulación específica en RR.HH., añado yo) que me explicó de qué iba el tema. La entrevista iba a evaluar determinados aspectos de mi personalidad, motivaciones y aptitudes que no tenían nada que ver con mi experiencia profesional ni, de hecho, con el puesto que tengo ahora ni con el que estaban seleccionando. "De hecho" añadió "yo ni siquiera me he mirado tu currículum, es irrelevante para esta entrevista". Con mucho detalle, debía describir cinco o seis situaciones que ella me iría preguntando, referidas a los últimos 18 meses, siempre hablando en primera persona y como si fuera una película. A mi aquello me recordó al método pseudohipnótico que utilizan en Criminal Minds ara ayudar a recordar a los testigos y, curioso como soy, me pareció fascinante así que nos pusimos a ello.

"Bien" me dijo "Cuéntame una situación en que las circunstancias te fueran favorables".

Así que durante la siguiente hora le estuve contando como pasamos el año pasado en el departamento legal la auditoría de la ISO 9001 en Bestias, algo para lo que estaba particularmente capacitado ya que, afortunadamente, había trabajado hace años como consultor de calidad y de hecho había enseñado esa norma en la universidad. Hace diez años, vale, pero la eficacia es como montar en bici y los cambios normativos te los miras y ya está. A eso de los 50 minutos entró en la sala una de sus compañeras para avisarlas de una cita y, para mi moderada sorpresa, cuando terminé de contar aquello la psicóloga me dijo que ya tenía todos los datos que necesitaba y que habíamos terminado.

Yo me quedé helado. No soy psicólogo, pero leo mucho y no soy particularmente imbécil, así que me di cuenta de que es imposible emitir un informe coherente sobre la personalidad de un candidato basándose en una única anécdota de entre 15 años de carrera profesional. Cualquier estudiante de estadística os confirmará que si intentas extrapolar resultados de un universo tan pequeño tu desviación típica tiende a infinito, o lo que es lo mismo: si vas por la calle y le preguntas al primero que te cruzas qué va a votar, concluir que ese partido se va a llevar el 100% de los votos porque el 100% de la gente a la que has preguntado te ha contestado que votará a ese partido es una soberana estupidez. Hace falta analizar varias situaciones para poder apreciar si verdaderamente existe un patrón de conducta en el entrevistado,
la forma que tiene de encarar los problemas o las responsabilidades, pero asumir que porque una vez en concreto, en unas circunstancias en concreto, el sujeto X se portó de una manera quiere decir que siempre hará lo mismo, en todas las circunstancias y ante todas las situaciones es... En fin, de locos. Si todo lo que sabes del candidato Arturo Pendragón es la anécdota de la espada en la piedra rápidamente llegarás a la conclusión de que es un individualista que no sabe trabajar en equipo, que lo hace todo solo, que no se apoya en nadie y que encima es inseguro y manipulable porque hace todo lo que le dice Merlín; en definitiva una pésima opción para ser rey. Claro, claro…

Conclusión de todo esto
Seite mitió un informe sobre mi, basado en dos herramientas válidas pero pésimamente utilizadas, que es para tirarse de los pelos.

Tuve acceso a los resultados del test online porque uno se lee los disclaimers y descubrí que tenían la obligación de compartirlo conmigo así que, después de batallar un poco con ellos, conseguí que me lo mandaran. El informe era tan disparatado (y negativo) que me lo llevé a mi última entrevista con Edward Lewis y, cuando él hubo terminado, lo saqué y le dije que quería comentarlo porque era absurdo. Era tan absurdo, le dije, que
mi actual jefe de Bestias, (que es todo un caballero) , con quien lo había compartido se ofrecía a hablar con él, pese a que me dijo que no quería perderme para el equipo, para despejar cualquier duda que pudiera tener sobre mi actitud o aptitud y aquí está su tarjeta. "This is how introverted, unsure of myself and unable to form connections at work I am, sir." Al rato de estar hablando del test de internet, que era encima diferente a la información que había recibido, Edward sacó el informe que le había mandad
Seite nos pusimos a analizarlo.

Por comentar algunas de las perlas de penetrante psicología recogidas en ese informe...

  • Soy introvertido y no me gusta comunicarme. Manifiesto reticencias a la hora de expresarme abiertamente. (Este blog se autodestruirá en 5, 4, 3...)
  • Considero preferible desvelar mis opiniones a un número limitado de personas que elijo en función de nuestras afinidades (no sea que me discutan).
  • Tengo problemas para expresarme con exactitud, tanto oralmente como por escrito.
  • No me gusta ser el centro de interés (por eso me visto de forma tan discreta...)
  • Experimento "cierto malestar" ante la necesidad de tomar decisiones urgentes o actuar bajo la presión de los acontecimientos. (¿Y quien no?)
  • Los proyectos ambiciosos tienen como efecto dejarme indiferente. (WTF?)
  • Carezco de confianza en mi mismo, me cuestiono todo lo que hago y creo. (Se llama duda metódica, cretinos, es una de las bases del razonamiento científico y hace falta tenerlos muy bien puestos para aplicarla a la vida personal de uno).
  • Soy un conformista que apenas tiene curiosidad intelectual (y que lee física cuántica en sus ratos libres para disimular, supongo).
  • No me gustan la confrontación ni la polémica, y tiendo a dar mi brazo a torcer en busca del consenso antes que a defender mis opiniones. (De hecho, uno de los rasgos definitorios de mi personalidad, como todo el mundo sabe.)
  • En definitiva, soy adecuado con reserva para mi puesto (para el que, mandando la modestia a hacer puñetas un rato, en realidad soy de los mejores de España).

Afortunadamente he sido capaz de darle la vuelta a todo esto en la última entrevista con Garmr, pero si no hubiera conseguido estos resultados, si no hubiera sabido un poco de psicología y si no hubiera cogido el toro por los cuernos, vete a saber si hubiera pasado a la siguiente fase. Los tests y las entrevistas por competencias y las evaluaciones psicológicas son herramientas muy útiles en la selección de personal, pero si las usas mal, si te empeñas en atornillar con un martillo, si emites un informe sin tener suficiente información, te arriesgas a meter la pata como la ha metido esta psicóloga y, a lo que es peor, a hacer que el cliente acabe contratando a un candidato menos idóneo basándose en el informe erróneo, lleno de lagunas y de invenciones, que le has presentado. Si no tienes tiempo o datos para poder elaborar un informe díselo así al cliente, pero no te lo inventes(2). Porque todo el mundo va a salir perjudicado: el cliente, el candidato... y como te pillen, como es el caso probablemente tu compañía y tú.

Y cosas de estas, en España, a patadas. Chapucera. Que eres una chapucera.

En fin...

Arthegarn________________
(1) O sea, a un Private Equity Fund, que tiene una malísima traducción al español porque parece ser lo que no es. Por abreviar mucho y para que os hagáis una idea de lo que hace la empresa, digamos que me voy a trabajar para Edward Lewis.
(2) He de añadir que existe a mi alrededor cierta gente que está siguiendo el tema de cerca (como Ana) y que tienen la idea de que lo que pasa es que en Seite me están haciendo la cama porque quieren que el puesto se lo den al otro candidato. No voy a decir que no sea así pero me extraña de un cazatalentos de esa reputación. Claro que también me extraña que digan estas barbaridades de mi, así que... ¿Quién sabe?

Link16 comments|Leave a comment

El libro de diciembre [Jan. 15th, 2013|03:29 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]



Es difícil escribir una reseña de Thinking, Fast and Slow, del psicólogo y premio Nobel de economía Daniel Kahneman. Es uno de esos libros maravillosos como GEB-EGB o La Nueva Mente del Emperador que hace falta que alguien que se lo haya leído te lo recomiende porque si no igual ni te enterabas de que existía. En este caso fue el inefable rustythoughts quien me lo recomendó en mi último viaje a Londres y tengo que darle las gracias porque me ha gustado una burrada. El libro trata fundamentalmente de cómo la mente humana toma decisiones, sobre todo decisiones en las que existe un grado de incertidumbre respecto al resultado o que se prolongan en el tiempo. Habla del tipo de algoritmos que utilizamos para decidir, de los errores sistémicos más habituales existentes en esos algoritmos y de cómo podemos evitar caer en esos errores para tomar las decisiones razonables y no simplemente decisiones razonadas.

La primera tesis del libro es la coexistencia en nuestra mente de dos “sistemas” (que Dennett llamaría homunculi en Consciousness Explained) de pensamiento a los que denomina “sistema 1” y “sistema 2”. El sistema 1 es inmediato, intuitivo e instintivo, fácil de usar y de reacciones rápidas ante lo que ocurre a nuestro alrededor y es el que, en general, tiene el mando de la inmensa mayor parte de nuestra actividad. El sistema 2 es más lento y más pesado, requiriendo mucho más esfuerzo para ponerse en marcha, pero es lógico, analítico y racional y sus conclusiones son mucho más de fiar que las del Sistema 1. La mayor parte de las decisiones de la vida las toma, automáticamente, el sistema 1; y no estamos hablando sólo de cosas como mantener el equilibrio, hacer la digestión o retirar la mano del fuego, sino de verdaderas decisiones humanas, que requieren de obtención, análisis y proceso de información figurativa. El problema es que los seres humanos asociamos nuestro ego con el sistema 2 y, si se nos pregunta por qué tomamos una decisión determinada, decisión que en realidad no nos paramos a pensar sino que la tomamos automáticamente, daremos a nuestro interlocutor una explicación que confundiremos inmediatamente con una causa, a veces hasta el punto de crear un recuerdo artificial en el que valoramos las opciones (con el sistema 2, claro) y llegamos lógicamente a la conclusión que tomamos. Esto es así porque la alternativa “no pensé, la decisión se tomó automáticamente” es extremadamente desagradable en términos de disonancia cognitiva, incluso si añadimos la coletilla “porque no la consideré importante” ya que sugiere que, en realidad, no estamos a los mandos de nuestras decisiones, algo que el 99% de la humanidad da totalmente por sentado.

Por ejemplo, un error de los algoritmos del sistema 1 efecto muy conocido es el "efecto ancla" (anchoring effect) según el cual, dado un rango de posibilidades, la que se menciona cronológicamente la primera se "ancla" en la discusión que de ahí en adelante se desarrolla en torno a esa posibilidad: si estamos discutiendo un posible precio entre 100 y 200 y yo sugiero 115, el resto de la conversación se moverá entre 105 y 150, por ejemplo, pero nunca va a llegar a 185 a menos que la contraparte sea consciente de este efecto ancla y luche contra él (el libro dice como). Otro ejemplo es el efecto marco (framing effect) que hace que se tome una decisión diferente según su resultado se presente como un beneficio o un perjuicio. Por ejemplo, si una epidemia mortal afecta a 400 personas y tenemos la opción de aplicar el tratamiento A (que salva a 100 personas) o el tratamiento B (que ofrece un 25% de posibilidades de salvar a las 400 y un 75% de no salvar a ninguna), la inmensa mayor parte de la gente (72%) elige el tratamiento A. Sin embargo, si ante la misma epidemia hemos de elegir entre el tratamiento A (que deja morir a 300 personas) y el tratamiento B (que ofrece un 25% de posibilidades de que no muera ninguna y un 75% de que mueran las 400), solo el 22% de la gente elige el tratamient a pesar de que las dos situaciones ofrecen soluciones  matemáticamente idénticas. De hecho, cuando a la misma persona se le plantean ambas opciones en el contexto de un test más largo, tienden (65%) a caer en ese mismo patrón, incluyendo a médicos y epidemiólogos que, cuando son expuestos a este detalle y preguntados el porqué de sus elecciones (al sistema 2) , caen en general en un silencio embarazoso y avergonzado. Y este no es en absoluto el único sesgo cognitivo o defecto heurístico que describe (y prueba experimentalmente, el libro está plagado de referencias a diversos experimentos que sostienen sus tesis) sino que otros pueden incluir el efecto WYSIATI (lo que ves es todo lo que existe), el Efecto Linda (falacia de conjunción), o el fascinante efecto sustitución, en el que enfrentados a una pregunta complicada cuya respuesta desconocemos, tendemos a razonar por analogía, buscar una pregunta análoga (emocionalmente análoga) cuya respuesta sí que conocemos y darnos esa misma respuesta más o menos modificada mientras pensamos que, en realidad, lo que hemos hecho es responder a la primera pregunta. Esto explica, por ejemplo, por qué todo el mundo tiene ideas muy claras sobre una cuestión tan compleja como "¿qué debemos hacer para salir de la crisis?": porque en realidad están contestando a algo del estilo de: "¿qué hace falta para que los efectos que yo percibo de la crisis, como que desahucien a mi vecino, que mi mejor amiga siga en paro, o que mi hermano no llegue a fin de mes, desaparezcan?" Si no me creéis, analizad las respuestas que da la gente a esa pregunta y decidme cuántas incluyen una proyección de las consecuencias a medio o largo plazo de la aplicación de las medidas que proponen...

Toda esta primera parte es fascinante, pero el libro no se queda ahí. La segunda tesis, consecuencia de la primera y básicamente por lo que tiene un Nóbel en economía, desmonta dos de las premisas básicas en las que se ha venido basando esta disciplina, a saber: la idea de que el mercado (y los operadores de mercado) toman siempre decisiones racionales; y el propio concepto de utilidad de Bernouilli, demostrando que la psicología y la economía estudian dos especies diferentes: la primera los seres humanos y la segunda una simplificación de estos a los que podríamos llamar "econs". La tercera tesis defiende que dentro de nosotros existen dos yos: el "yo que siente" (experiencing self, el yo que experimenta, en el presente, el placer y el dolor) y el "yo que recuerda" (remembering self) que, a pesar de nunca sentir nada, es quien toma las decisiones respecto a qué y cómo vamos a sentir en el futuro. Ahora, los criterios y mecanismos a través de los cuales el "yo que recuerda" toma las decisiones no se parecen nada a lo que imaginaríamos; por ejemplo, sus "objetivos" no son, como cabría esperar, maximizar el placer y minimizar el dolor del "yo que siente" sino...

Y hasta aquí puedo leer. Espero haberos picado lo suficiente para que os lo leáis. Por lo que a mi respecta me parece un libro tan recomendable que, cuando había leído algo más de la mitad, ya había comprado otro ejemplar para regalárselo a Roweena por su cumpleaños y cuando me quedaban unas 50 páginas, encargué otros cuatro más para seguir regalándolos a diversa gente, uno de los cuales ya le ha caído a lordwarden. Ya tardáis. En serio. Y como nota curiosa y para terminar de animaros, comentar que el otro día mi compañero filósofo Eduardo vino a casa a jugar una partida de República de Roma y me trajo de regalo de reyes... la traducción al castellano, cuya existencia yo hasta el momento desconocía. Pensar deprisa, Pensar Despacio, se titula, y va por la segunda edición. Así que ya no tenéis ni la excusa de que está en inglés. ¡Adelante!

"Buy it fast, read it slow. It will change the way you think."

Link1 comment|Leave a comment

Balance y Memoria de 2012 [Dec. 26th, 2012|02:53 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , , , ]

Se acerca el fin de año y, una vez más, siguiendo la tradición inaugurada por mi hermana Zalasa, llega el momento de hacer balance del año que acaba y propósitos para el año nuevo.

Propósitos que me marqué para 2012:

  • Seguir avanzando en mi vida y en mi relación. Asegurar el futuro.: Conseguido Ana yo estamos tan bien como siempre o mejor y (por fin) nos mudamos a vivir solos en abril. Ocho meses después podemos afirmar que el experimento ha funcionado y que nos aguantamos incluso viviendo solos, no necesitamos estados-tapón entre nosotros. Creo que ya no vemos la relación de la misma manera, hemos dado un paso adelante muy importante. Quizá uno de sobresaliente cum laude, pero aun es pronto para afirmarlo.
  • Dejar la cerveza. No emborracharme ni una sola vez en todo el año. Pues no me lo puedo creer, pero conseguido. En todo el año no ha habido ni una sola vez que haya tenido que lamentar a la mañana siguiente la descomunal borrachera que me agarré anoche. Y cuando digo “no me lo puedo creer” es porque he ido a mi tabla de Excel donde lo anoto todo a ver cuántas me había pillado este año… y me he encontrado, sinceramente para mi sorpresa, con que ninguna. Curdas ha habido, pero pocas y ninguna mala de verdad.
  • Ser más sincero y espontáneo con Ana. Conseguido. Vale que apuntarte en la agenda recordatorios para ser espontáneo puede que no sea el colmo de la espontaneidad, pero ha funcionado.
  • Seguir perdiendo peso. Hacer ejercicio cinco días de cada siete. Conseguido. Las fiestas invernales hacen engordar al más pintado, pero he perdido cosa de kilo y medio y se nota; me lo dicen a todas horas y hay mucha diferencia de talla entre mis trajes antiguos y los que me compré en septiembre. Lo de la bici es un poco más complicado, pero va bien.
  • Sacarme el título de traductor jurado de inglés. No superada, pero no por mi culpa: el MAEC no ha convocado el examen. Sin embargo este es el primer año en el que me han dicho, sin buscarlo yo, que tengo acento británico. Y una noche me hice pasar por galés a un grupo de estadounidenses que conocí de copas y se lo tragaron sin problemas. La ingestión a mansalva de Dr. Who y Torchwood ha dado grandes resultados.
  • Comprarme un ordenador: No superado. Me sigue dando miedo gastarme dinero en algo que en realidad no necesito con como están las cosas.
  • Arthegarn punto com. Bueno, algo hemos avanzado. Ya hay algo en el dominio gracias a Mithur, que me ha prometido que me la hará y ha dado el primer paso. Ya le he mandado especificaciones, a ver a ver…
  • Ver más a la gente que quiero.: Parcialmente conseguido. Dos remordimientos principales: no haber quedado con Alma y Vigara en todo el año y no haber cogido el coche para ir a ver a Ignatius e y Inaeternitas a su morada. Hay que seguir en esta línea.
  • Progresar profesionalmente, en Bestias o en otro sitio. Conseguido en todos los ámbitos… salvo en el de más dinero, claro, pero con la que está cayendo, bastante tenemos con no cobrar menos. Si finalmente me cogen en Garmr, entonces sí que ya superado cum laude.
  • Seguir ahorrando: Pues no sé qué decir, la verdad. Ahorro, lo que se dice ahorro he conseguido ahorrar un 8,6 %, casi todo al plan de pensiones. Pero si contamos la inversión que estoy haciendo en el 13, que se ha llevado este año entre amortizaciones e inyecciones de capital exactamente el 19,4% de mis ingresos… pues resulta que en realidad he ahorrado una monstruosidad. Llevo meses sintiendo que, no importa lo que haga para reducir gastos, siempre parezco gastar más de lo que gano y ahora, al echar las cuentas, lo entiendo: uno de cada cinco euros que he ganado en 2012 ha ido al 13. En fin, la voy a dar por conseguida con mucho miedo.

Cosas buenas de 2012:

  • El nacimiento de mi sobrina Iria en octubre y el de Héctor/Ettore en marzo.
  • La boda de mi hermana Zalasa con JotaPé. Su visita en verano.
  • Ana. Que haya encontrado un trabajo estable, seguro, decentemente pagado y que le gusta. La mudanza de La Mazmorra a Delyre con todo lo que implica. El crecimiento y evolución de nuestra relación.
  • Mi madre. Mi padre. Mi familia. Mis amigos.
  • Ser y sentirme cada vez más sano.
  • El viaje a Londres. Volver a ver a Rustythoughts y sentir que seguimos teniendo la misma afinidad y química que cuando discutíamos del libre albedrío cada fin de semana.
  • El impresionante doctorado, sobresaliente cum laude por unanimidad, de mi hermana Zylgrin, que además es hasta donde yo sé el primer doctorado de la familia en sus 2.225 años de historia.
  • The Circle of Vicious Philosophers. Dos o tres libros maravillosos.
  • Darme cuenta de que tengo opciones y que si quiero puedo (podemos) emigrar a Reino Unido y ganarme la vida bastante bien allí. My brand new British accent.
  • El viaje a Islandia.
  • Darme cuenta de que en mi trabajo se me aplica aquello que decía Muerte de que cuando cierren el departamento y despidan a todos los abogados seré yo quien ponga las sillas sobre las mesas, apague las luces y eche la llave al salir.

Cosas malas de 2012:

  • La enfermedad, el progresivo deterioro y finalmente la muerte de Luis, paterfamilias de la Casa de Scaevola. El impacto que su muerte parece haber tenido en cierta gente a la que quiero mucho.
  • El sufrimiento de mis amigos en situaciones económicas o laborales inciertas, delicadas, nefastas o directamente inexistentes. Ver como algunos empiezan a perder la esperanza, sobre todo alguno que encima soporta una situación personal dificilísima.
  • Las incertidumbres de todo tipo con el 13, los cabrones que las rodean: el vecinito fuera de planeamiento, el FAC (¡qué bien estaba Gijón con los socialistas!), los funcionarios, las huelgas en Asturias...
  • La más previsible (y, por mi, prevista) degeneración del 15-M en el 25-S lo que ha implicado el entierro de toda posibilidad de un movimiento reformista de base. Ahora solo nos queda esperar que los políticos, una vez superada la crisis, introduzcan las reformas sistémicas y democráticas que España necesita. Yo que vosotros me pondría cómodo.
  • Mi progresiva pérdida de ilusión y esperanza en los españoles. Darme cuenta de la inmensa proporción de idiotas que compone la ciudadanía española, de que muchos saben que son idiotas y de que en realidad quieren seguir siendo idiotas y viviendo en los mundos de Yupi; que lo que no quieren es que les digas que lo son o les pongas la realidad (o un espejo) delante. Temer que si nadie les detiene salten por un barranco con la esperanza de que no sea tal y nos lleven a todos con ellos antes de elegir quitarse la venda de los ojos. Estar empezando a volverme un elitista orteguiano pero de verdad, porque no me queda otra, no porque quiera verme como parte de la élite.
  • En la línea de lo anterior, perderle el respeto intelectual a individuos a quien se lo había otorgado (y ya se sabe que no es fácil ganar mi respeto).
  • En la línea de lo anterior, tener cada vez menos ganas de escribir.
  • El progresivo deterioro de la situación de y en Bestias. Los despidos de Copito de Nieve, Sonja, y Luna. La moral totalmente por los suelos.
  • La casi completa desaparición de góticos menores de 25 años en Madrid. Hay que decir, no obstante, que esto ha venido de la mano con una mejora impresionante de la música en las salas de siempre (aunque siga a cañonazos). ¿Estamos ante un pendulazo como el de finales de los 90, o es el preludio del fin?
  • El dolor que sigo sintiendo cada vez que pienso en Jesús.

Propósitos para 2013:

  • Seguir con la política de ver más a la gente que quiero, lo que se traduce en ver una vez al mes a alguien que quiero y a quien no veo habitualmente por iniciativa mía. Este año no doy lista pero no cuentan a estos efectos ni Chrome y HK ni Vieja Bruja y Ercole y deberían estar los que me han faltado este año y organizar una quedada de La Aventura.
  • Hacer ejercicio 200 de los 365 días.
  • No beber nada que no sea vino con la cena (y asimilados) 200 de los 365 días.
  • No agarrarme ni una curda en todo el año. Definimos “curda” como “beber lo suficiente como para portarme como un cretino”.
  • Escribir más. En concreto, escribir al menos 50 artículos al año.
  • Arthegarn punto com. O lo cierro ya.
  • Ahorrar, sin contar inversión, por encima del 15% de mis ingresos netos.
  • Aunque no depende totalmente de mi, dejar Bestias e irme a otro sitio donde me paguen más y tenga más proyección.
  • Aunque no depende totalmente de mi, minimizar las incertidumbres administrativas del 13. Bastante tenemos con las de mercado, muchas gracias.
  • Aunque no depende totalmente de mi, ser padre.


Veremos como se da todo. De momento, felices fiestas, y feliz 2013 a todos.

Abrazos,

Arthegarn

Link6 comments|Leave a comment

El libro de noviembre [Dec. 3rd, 2012|02:50 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



En realidad la mayor parte de noviembre me la he pasado leyendo dos libros de economía que comentaré el mes que viene, pero el único queme he terminado, en cosa de 72 horas, ha sido el último Vorkosigan, Captain Vorpatril's Alliance. Siendo breve, el libro es para fans de la saga y es uno de los peores de la misma. No resulta tan decepcionante como el Cryouburn de hace dos años (aunque quizá sea porque hace dos años nos leímos Cryoburn y ya nos dejó helados, nunca mejor dicho), pero está muy, muy lejos de maravillas como Danza de Espejos o El Juego de los Vor, más o menos a la altura de Inmunidad Diplomática. El libro nos cuenta las aventuras y desventuras de Ivan "You-Idiot" Vorpatril y su última pareja, a caballo entre Komarr y Barrayar, con las apariciones estelares de viejos conocidos como Miles, Gregor o Simon Illyan (y, por supuesto, de Lady Alys), con Byerly Vorrutyer (A Civil Campaign) como adlater de Ivan, y continuas menciones a Aral y Cordelia, las hermanas Koudelka o Mark, sin duda para recordarnos a lo largo del libro a los fans que hay que leérselo aunque no sea más que porque son eventos canónicos del universo de los personajes que tanto nos han hecho disfrutar en otros libros.

Como siempre, el libro se lee como agua y, si bien en este caso no es más que lectura de evasión pura y dura, la verdad es que distrae bastante. Si me pusiera a criticarlo la verdad es que no tendría por donde empezar. Por ejemplo, la Casa Cordonah debe ser la más melíflua e inofensiva de todo Jackson's Whole y la única pregunta sobre sus desgracias es por qué no les han pasado antes, sobre todo dedicándose al mismo negocio que el muchísimo más peligroso barón Fell (que debería haberles hecho una OPA hostil hace años, pero vamos a pensar que todavía está digiriendo a los Ryoval). El libro tiene algunas conversaciones ingeniosas, pero las mejores pasan a puerta cerrada y no nos las cuentan. Todo lo que pasa en el estudio de Illyan habría dado lugar a diálogos entretenidísimos dignos de las novelas de Ekaterin, por no mencionar la discusión-de-chicas entre Lady Alys, la Baronesa y la Haut, o la (inevitable) bronca final. Tiene en común con las dos últimas novelas la sensación de que la autora se hace vieja y lo sabe y está atando cabos y cerrando historias.

En general, y como ya dije, de último, solo recomendable para los fans de la saga que, de cualquier forma, tampoco se lo iban a dejar de leer aunque dijera que es más malo que el hambre en el mundo.

Link1 comment|Leave a comment

El libro de octubre [Nov. 7th, 2012|11:03 am]
Arthegarn
[Tags|, , ]



Making Money
(en español Dinero a Mansalva) ya me lo leí hace tres años gracias a un préstamo de HK. Pero yo no tenía el libro así que en mi última visita a Londres aproveché la coyuntura para comprármelo junto con los Assimilation 2 publicados hasta la fecha (que es lo que verdaderamente iba buscando a la tienda de frikis de al lado del Intrepid Fox).

Ya lo he dicho varias veces, pero la minisaga de Moist von Lipwig me parece lo mejor que ha escrito Pratchett. A diferencia de las otras (particularmente las brujas y la Guardia) Moist aparece cuando el Mundodisco ya está totalmente maduro, no cuando se está definiendo y aun no tenemos una idea clara de por donde van los tiros (El Color de la Magia, por ejemplo, está ambientado en un mundo muchísimo más medieval y menos renacentista). Sin perder un ápice de humor, Moist von Lipwig es un antihéroe maduro, en una saga consolidada, creado ex novo por un autor en su mejor momento que quiere contar ciertas historias a una audiencia madura. Si Tiffany Archer es el mundodisco para adolescentes, Moist es el Mundodisco para los doctores, aunque por supuesto no hace falta ser un adolescente ni un doctor para disfrutar con ellos.

Este libro, junto con Going Postal (Cartas en el Asunto) y algunos otros, hace “fantasía-ficción” en el sentido de que dice algunas cosas que son verdades como puños y críticas muy serias a ciertas vacas sagradas de la corrección política pero que, como pasaba con la Star Trek original, pasan desapercibidos a los censores porque al fin y al cabo ocurren en un mundo absurdo e imaginario en el que toda la relación con la realidad es pura coincidenca… aunque en un mundo en el que las finanzas siguen siendo un misterio mágico para la inmensa mayoría de la gente, las explicaciones de Mr. Bent sobre el patrón oro o de Hurbert sobre el sistema financiero-crediticio pueden ayudar a mucha gente a hacerse una idea, aunque sea aproximada, de qué es lo que pasa en la realidad y de cómo funcionan las cosas. Aunque (por supuesto) también pone de relieve la absurdez que es el dinero, la increíble inestabilidad del sistema económico basado en él y la necesidad de que todos los que son parte en el sistema crean en él, porque si empiezas a pensar que una manzana es mejor que veinte centavos porque la manzana te la puedes comer y la moneda no acabas volviendo al trueque, y si vuelves al trueque se acabaron la medicina, el transporte aéreo o la física de partículas, por ejemplo. El dinero es mentira, pero es una de esas paradójicas mentiras que todos tenemos que creernos porque las cosas son mejores así, como la justicia o la libertad. Como dice Mr. Bent, toda la economía se apoya en “a tacit understanding that we will honour our promise (…) provided we are not, in point of fact, asked to actually honour it.".

En fin, muy recommendable, como todos los Pratchetts, y en este caso un poquito más para todos aquellos que quieran tener una idea de qué rayos está pasando con la prima de riesgo y el credit crunch y la confianza de los mercados pero no tengan ganas de leer economía de verdad. Porque no es economía de verdad, todo pasa en un mundo sostenido por cuatro elefantes a lomos de una gran tortuga, pero… en fin, tampoco cabían tantos animales en un solo barco.

LinkLeave a comment

El libro de mayo [Jun. 5th, 2012|02:21 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



A Brief History of Time
es un libro al que tenía manía, casi tanta como a Stephen Hawking, desde que era casi un crío. Recuerdo una charla con mi padre en la que me decía que Hawking estaba sobrevalorado, que era un producto de los medios de comunicación, que no estaba a la altura de otros físicos como Hoyle o Penrose y que de cualquier forma su tesis central estaba equivocada. Por lo que recuerdo que me contaba, el error de Hawking consistía en aplicar el principio de indeterminación del Heisemberg al momento inicial del universo, lo cual carecía de sentido ya que si el espacio entero era un punto de dimensión cero, el momento y la posición del universo entero tenían que ser perfectamente determinables con exactitud infinita ya que no había otro sitio en el que pudieran poder estar que en ese punto de dimensión cero. Décadas después, tras haber leído finalmente el libro y saber qué dicen exactamente tanto Hawking como Heisemberg, tengo que decir que o yo no entendí a mi padre o mi padre no entendió a Hawking porque no dice nada parecido.

El libro, que me ha gustado muchísimo (aunque menos que La Nueva Mente del Emperador de su colega y amigo Roger Penrose, a quien menciona no menos de veinte veces) es mucho más de divulgación de lo que yo me esperaba. Oh, sí, divulgación seria, desde luego, pero no muy diferente de Los Tres Primeros Minutos del Universo, por ejemplo. Es un viaje breve por la historia de la ciencia, enfocándose en la física, la astrofísica y finalmente la física cuántica, en busca de una teoría de la gran unificación. Está francamente bien escrito, es una lectura amena (mi madre me tiraría algo a la cabeza si leyera esto), con ejemplos muy buen puestos y el nivel justo de erudición (por ejemplo, cuando habla de la gemetría de Minkowski ni siquiera menciona al pobre Hermann). La explicación que da de la relatividad (de las dos) es muy, muy buena, y la de la física cuántica, si bien no está a la altura de otras más eruditas que he estudiado, tiene ejemplos muy buenos para que se te quede en la cabeza qué son y para que sirven cosas como el spin o los colores de un quark.

Las páginas en las que habla (finalmente) del tiempo y su naturaleza son muy buenas. Abren la mente a reflexiones sobre la naturaleza del espaciotiempo que a mi me resultaron fascinantes. Recuerdo que esa parte del libro la leí en el metro y que, sin pasar de página, perdido en mis pensamientos sobre la relación entre la flecha del tiempo, la entropía y el crecimiento del universo, me di cuenta de que me había pasado de estación y tuve que cambiar de metro… ¡hasta tres veces! Sin quitarle mérito a Martin, esas cosas no me pasan con A Song of Ice and Fire, por ejemplo. También lo son las páginas sobre las singularidades cuánticas y la búsqueda de la Teoría del Todo, si bien es entrañable leer un libro escrito cuando la teoría de cuerdas era algo cuyo nombre no pasaba de las universidades y la gravedad cuántica ni siquiera había abandonado la mesa de investigación.

Podría pasarme horas hablando de este libro y de las cosas que cuenta (aunque no todas las haya leído ahí) porque es un tema que cada día me fascina más, pero me voy a limitar a recomendaros que, si tenéis un espíritu suficientemente inquieto, la suficiente capacidad de atención, y sobre todo de imaginación, lo leáis directamente. Es una muy buena puerta de entrada para pasar de ahí a cosas más serias y, entre nosotros, un rato más fácil de leer que, por ejemplo, GEB-EBG. Así que sus, y a ello. No os arrepentiréis. Ah, y queda uno como todo un intelectual leyendo estas cosas en el Metro, estoy descubriendo. En la oficina te miran de otra manera y te preguntan "Pero ¿tú no eras abogado?" y cosas así.

Beneficios colaterales, qué queréis que os diga.
Link4 comments|Leave a comment

Como solucionar la crisis [May. 9th, 2012|06:29 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]

A medida que se acerca el aniversario del 15-M sin que se le vea una salida a la crisis, con el PP metiendo la tijera en todos los gastos del Estado y de las Comunidades Autónomas, con el PSOE, IU y los sindicatos metiendo caña, con España en recesión y una tasa de paro del 24% que no hace más que seguir subiendo, la gente está enfadadísima. Ante todo están enfadados con nuestros políticos, todos, de un lado y del otro, por no resolver la crisis; y luego están enfadados también por distintas razones con los banqueros, los empresarios, los ricos, los intelectuales y ese fuzzy group que es la llamada ”clase dirigente” pero que es, aparentemente, incapaz de dirigirles a ningún sitio (a ningún sitio fuera de la crisis, vamos).

Lo primero que hay que decir es que este sentimiento de enfado e indignación es … ¿obvio? ¿de lo más natural? ¿esperable? Nadie puede intentar, como he leído por ahí, que los españoles no se sientan así. Por las mismas razones por las que si vas andando por el bosque y de repente se levanta un oso al lado tuyo sientes miedo, es normal que cuando te ves atrapado en una situación incómoda a la que no le ves salida sientas frustración, desesperación, dolor y rabia. Lo sé muy, pero que muy bien. La pregunta es qué vamos a hacer con toda esa energía, toda esa rabia e indignación que todos, yo también, tenemos dentro. La pregunta es cómo vamos a salir de esta.

Si nos guiamos por la historia reciente parece que lo único que haremos con esa energía será lo que el amigo Eduardo Marqués llama ”liarla parda”, particularmente en sus dos primeras acepciones: tendremos gente volcando coches y quemando contenedores, y tendremos otra gente (mucha más) expresando estas emociones con “una algarada, una revolución, un "todos a la calle contra todo", una catarsis puramente emocional”, un (otro) bluff que no llevará a ningún sitio y que será capitalizado(1) para sus propios fines por este o aquel grupúsculo marginal cuyos “líderes” tendrán sus cinco minutos de fama y, si tienen suerte, acabarán de tertulianos en algún sitio o cobrando 250 euros por charla. Pero desde luego eso no nos acercará a la salida de la crisis; lo más probable es que de hecho nos aleje de ella(2). Aun así siempre estarán los cuatro idealistas trasnochados de siempre que, de forma más o menos bienintencionada, lo verán como el inicio de la revolución proletaria o la rebelión del Pueblo contra sus opresores políticos y económicos o [Inserte aquí su demagogia favorita], por supuesto, y que llamarán a la gente a la calle en nombre de todas esas cosas y con la promesa de un futuro mejor y más brillante, sin crisis y con libertad, en el que todos seremos listos y responsables y las piedras manarán leche y miel. Y habrá gente que se lo crea y les siga, porque es lo que la gente quiere creer, lo que la gente quiere que le digan y porque sentirán, en su corazón y en sus entrañas, que es lo que tienen que hacer. Porque cuando estás frustrado y rabioso a lo que te lleva la naturaleza es a la violencia, a “sacudirte las cadenas”, a acabar con la amenaza o el obstáculo que tienes delante. Y esto es tan obvio, natural y esperable como el que aparecieran los sentimientos de los que hablaba antes, pero por mucho que sea obvio, natural y esperable, no nos va a sacar de esta, ni va a arreglar la crisis, ni nos va a dar trabajo. Más bien al contrario.


Claro que... si la algarada y la “revolución” no son los caminos para solucionar el problema, si acabar con quienes “nos han metido en esto” o quienes “no saben sacarnos de aquí” (3) no va a llevar a ningún sitio, entonces, ¿qué podría hacerlo? ¿Quién podría hacerlo?

Pues tú. Pero muy probablemente no como como crees.

A nadie se le escapa que hay que cambiar muchas, muchas cosas en España. Pero lo primero que el auténtico revolucionario, el auténtico idealista, tiene que cambiar, es a si mismo. Tiene que tener claro donde quiere ir, ver cómo se puede llegar y ponerse a ello. Y, con toda probabilidad, lo primero que tendrá que cambiar de si mismo será su fe inquebrantable en la verdad de su causa y en que su solución es la (única) correcta.

Si verdaderamente queremos salir de esta, lo primero que tenemos que cambiar es esa mentalidad tan española de sostenella y no enmendalla. Si la realidad nos muestra que el ideal por el que estamos luchando es imposible e inalcanzable (como pasa siempre con los ideales, que son orientadores, puntos de referencia, no objetivos) lo que tenemos que hacer es dirigirnos al punto alcanzable, posible más cercano a ese ideal. Al decir esto me hago acreedor a decenas de comentarios con eslóganes del tipo “seamos realistas, pidamos lo imposible” o “hasta la victoria siempre”, pero me importa un pimiento. Si queréis ese tipo de cosas y prestáis oídos a ese tipo de frases hechas, a ese tipo de demagogia que os llama a la fe irracional como los Papas llamaban a las cruzadas, allá vosotros y sinceramente no sé qué hacéis leyendo este blog. Si lo que queréis es eso, salid a la algarada. Si lo que queréis es verdaderamente luchar por vosotros y por los que os rodean para mejorar la situación de una forma palpable y posible, si estáis dispuestos a sacrificar vuestros ideales intangibles, espirituales y sobrenaturales en aras del materialismo palpable, de la comida que de verdad se puede comer y del trabajo que de verdad se puede realizar, entonces seguid leyendo.

Una vez seamos capaces de admitir, individualmente, uno por uno, yo, tú que estás leyendo esto, que es posible que estemos equivocados, lo siguiente que hay que cambiar es ese otro mecanismo que es “hay que quitar de en medio a quien nos ha metido en esto”. Todo el problema, todo este artículo, si os fijáis, está basado en esto. La rabia y la frustración contra quien “nos ha metido en esta crisis” y quien “no nos sabe sacar de ella” es tan lógica como estúpida e improductiva. Es una antropomorfización del problema, es el mismo mecanismo que te hace darle una patada al hardware cuando se estropea el software, algo que está en nuestra naturaleza, en nuestros genes, pero que aunque tuvo su lugar cuando éramos animales irracionales y vivíamos en los tiempos en los que nuestras respuestas al medio debían ser, rápidamente, una de las famosas Cuatro Efes(4), hoy en día no está simplemente obsoleto, sino que es contraproducente. "¿Algo va mal? Tiene que tener una causa. Hay que encontrarla y destruirla, muerto el perro se acabó la rabia". Ese mecanismo está en nuestro hardware, está en nuestros cerebros y aunque sea natural, lógico y esperable y resultado de la evolución por selección natural, no nos es más útil para resolver estos problemas que el hecho de tener apéndice(5).

De verdad, no hay una mano negra, no hay una conspiración, no hay unos malvados capitalistas de dientes afilados que se han quedado con todo el dinero que antes teníamos y que ahora no tenemos y lo están usando para encenderse puros. No es cierto. Esto os lo podéis creer como artículo de fe basándoos en la auctoritas que me confiráis, o podéis estudiar (pero estudiar en serio, no leer un titular de Público y contrastarlo con la Wikipedia) las causas del Credit Crunch, la contracción de la masa monetaria por la pérdida de confianza en los mercados (sí, el problema está en que la gente, o sea tú y yo, hemos perdido la confianza en “los mercados”, y os garantizo que no la vamos a recuperar gritando que la culpa es precisamente de “los mercados” como el año pasado -lo que por cierto es una majadería(6)). El dinero, la riqueza no está en los bolsillos de nadie, ya no existe. No quiero ponerme ahora a explicar la génesis de la crisis y a asignar responsabilidades porque en este momento es mucho menos importante saber cómo hemos acabado en este agujero que se va llenando de agua que cómo vamos a salir de él; pero baste decir que es tan natural como incierto pensar en un gran conjunto de pequeñas causas individuales como una única causa, simplificar las múltiples y complejísimas relaciones de todos y cada uno de los seres vivos individuales que componen, por ejemplo, la persona que está sentada a mi izquierda, con el término “Begoña” y decir que tiene la culpa de la crisis. No. Es el mismo mecanismo del que hablaba antes. El bosque no os deja ver los árboles, y el problema está en los árboles(7), no en el bosque.

Lo siguiente que podemos hacer es acabar con la muy española figura de la intervención divina. La pregunta está mal planteada porque nadie nos va a sacar de esta porque nadie puede. Nadie tiene unaRonBrokenWandvarita mágica, o una solución milagrosa o la fórmula de la Coca-Cola que pueda arreglar este desaguisado por si misma. En primer lugar porque hay muchas cosas que no se pueden “arreglar”: si una familia pide un crédito de forma temeraria y luego se encuentra con que no lo puede pagar, independientemente de que sea una pena, no podemos arreglarlo de un plumazo a golpe de condonación general de deudas “y que lo paguen los bancos”. El dinero con el que los bancos conceden hipotecas es el mismo dinero que yo he metido en mi cuenta corriente y el banco lo ha prestado en la creencia (amparada en la ley) de que tendrían que devolvérselo de una u otra manera. Si haces legal que la gente no pague al banco, ¿cómo me va a pagar el banco a mi? ¿A dónde nos llevaría hacer algo así?


Pero es que no es solo eso. Es que los españoles tenemos que entender de una vez que nadie puede vivir nuestra vida por nosotros y tomar las riendas de la misma. Desde los tiempos de Chindasvinto nuestras revoluciones y nuestros cambios se han basado en cambiar una minoría dirigente por otra minoría dirigente (como mucho, "nuestra" minoría dirigente), tenemos mentalidad de súbditos y no de ciudadanos. Esperamos que el Rey o el Gobierno o la Virgen nos arreglen nuestros problemas y eso no es así, la democracia no funciona así. Si no estamos dispuestos a aceptar la responsabilidad de gobernarnos a nosotros mismos, si vamos a seguir negándonos a entender que si las cosas van mal porque estamos gobernados por incapaces la culpa no es de nuestros gobernantes sino nuestra por haberlos elegido, entonces es que simplemente no estamos preparados para la democracia y lo mejor que nos puede pasar es volver al despotismo ilustrado. Hace un siglo Ortega y Gasset decía que no estábamos preparados, que no entendíamos que era la democracia y tenía razón, Da pena pensar que desde entonces no hemos mejorado casi nada.

Puestos a cambiar la tan española creencia en los milagros, en la Virgen que todo lo cura o el líder que nos sacará de esta, podríamos empezar a pensar en que los problemas complejos tienen causas complejas y que si no se resuelven de esa forma tan obvia que se nos ha ocurrido no es necesariamente porque nuestros dirigentes sean estúpidos o incapaces, sino que puede que sea porque esa medida tiene repercusiones que no hemos considerado. La mentalidad de taxista, de “esto lo arreglo yo en dos patadas” o “lo que hace falta es alguien con dos cojones” para temas que son enormemente complejos y sistemas que son prácticamente impredecibles es tan perniciosa como está extendida. No hay ninguna diferencia entre querer meter en la cárcel a un político porque no previó o resolvió una crisis (o enfadarse porque las cosas siguen yendo mal y no se ve la luz al final del túnel, aunque enfadarse sea natural) y lapidar al brujo porque no hace llover. Lo creáis o no, la influencia(8) que puede ejercer un gobierno para la solución de una crisis como ésta es semejante a la que tiene el brujo para hacer llover y sus resultados solo se notarían a medio plazo (mucho después de la tan satisfactoria lapidación).

Pero es que además la crisis tiene múltiples causas y todas ellas complejas por lo que no hay una única solución a todas ellas (y eso incluye panaceas como el asambleísmo anarquista-libertario, por cierto). Solo hay una persona que te va a sacar de la crisis, y ese eres tú. O, para ser exacto, solo hay una forma de salir de la crisis, y esa es acabando con todas sus múltiples causas, y no hablo de las causas que nos trajeron aquí, porque esas ya no son operantes y por tanto son irrelevantes, sino de las que nos mantienen aquí y las que nos hunden todavía más. Esos son los problemas que tenemos ahora y esos son los que tenemos que resolver. Y como resulta que esos problemas, al final, están causados en mayor o menor medida por todos y cada uno de nosotros, como individuos, lo que tenemos que hacer es arremangarnos hasta los codos y ponernos a cambiarnos a nosotros mismos, como individuos. Y ¿sabéis lo mejor de todo? Pues que esto es algo que no tenemos que esperar a que venga nadie a hacerlo sino que podemos hacer nosotros mismos y que además se trata de una sucesión de pequeñas cosas concretas e inmediatas que está en nuestra mano resolver, no de “acabar con el paro” o de “devolver la confianza a los mercados”. Por supuesto, esto exige de nosotros que tomemos las riendas, y por tanto la responsabilidad, de quienes somos y de en qué nos vamos a convertir, algo que a mucha gente le da miedito y que a todo el mundo debería infundirle, como poco, un sano respeto. Pero ha llegado la hora, insisto, de trabajar y ser valientes y cambiar lo que tenemos que cambiar: nosotros mismos. Porque solo cambiándonos nosotros, individualmente, uno a uno, haciéndonos responsables de lo que hacemos, podemos cambiar al colectivo. Si en algo estamos de acuerdo los perroflautas y yo es que el cambio no se puede imponer de arriba abajo, sino que viaja de abajo a arriba. Así que, lo dicho, sus y a ello.

¿Y cómo podemos cambiar? Bueno, pues insisto, haciéndonos responsables de nuestras vidas, nuestras actitudes, nuestros hechos, nuestras palabras. Midiendo las repercusiones en los demás y las consecuencias a medio y largo plazo de lo que hacemos. Por ejemplo, es posible que en este momento esté tan frustrado y enfadado que lo que de verdad quiera hacer, lo que mis entrañas me dicen que haga, es salir a pegar gritos, quemar contenedores y lanzar piedras a la policía. O puede que lo que me apetezca sea largarme a Sol a demostrarle a “los mercados”, “los banqueros” y “los políticos” (ah, no, que eso ya lo hemos resuelto) que no soy su marioneta y que no pueden jugar conmigo; por ejemplo no respetando los horarios o recorridos de las manifestaciones o intentando okupar la plaza de mi pueblo. Pero ¿qué repercusiones tendrá eso? ¿Estaré generando riqueza? ¿Confianza en España? ¿O estaré dando la impresión de que a los españoles nos importa mucho más demostrar lo fuertes e independientes que somos que trabajar para salir del hoyo? Y lo mismo que con los actos, con las palabras. Es posible que lo que me apetezca en este momento, lo que me dice mi corazón que debo hacer, es lanzar una soflama poética e idealista sobre las virtudes del idealismo utópico y las maldades del capitalismo, pero, una vez más ¿qué consecuencias va a traer esto? ¿A medio y largo plazo? ¿Para mi y para los que me rodean?

Una vez que hayamos decidido de verdad tomar las riendas de nosotros mismos, no ser esclavos de nuestros impulsos y apetencias y pensar antes de hacer ha llegado el momento de replantearnos muchas, muchas cosas sobre nuestros hábitos y formas de comportarnos. Alguno habrá que debería informarse antes de opinar, algún otro que debería escuchar tratando de entender lo que el otro intenta comunicar y no preparando el contraargumento… Otro se dará cuenta de que, por mucho que su instinto le diga que alquilar es tirar el dinero, meterse en una hipoteca de 600 euros a 35 años cobrando 1.000 con un contrato de obra y servicio es una mala idea porque probablemente, en algún momento no podrá pagarla. Muchos se desharán de la mentalidad y el mecanismo de “lo quiero, así que lo voy a comprar y ya veré como lo pago”. Ha llegado el momento de tirar a la basura la tarjeta de crédito, que te da ahora lo que pagarás luego, y mirarte a ti mismo y a tus bolsillos en el espejo y saber qué puedes consumir y qué no. Y lo que es mas importante, el momento de dejar de derivar tu autoestima en función de lo que consumes, de dónde vives, de cuánto ganas o de en qué trabajas. Eres quien eres y no está nada mal, y si quieres ser más, plantéate con realismo quien quieres ser (porque querer lo imposible solo conduce a la frustración) y cómo llegar a ello, sabiendo que no todo depende de ti y que es posible que no lo consigas. Y si caes en la lucha y no llegas a conseguir todo lo que querías, sigue luchando o cambia de objetivos, pero no te frustres. Tente un poco de respeto. Ah, y no le eches la culpa a otro, porque muchas veces nadie tiene la culpa.

Y hablando de no echarle la culpa a otro, probablemente haya llegado el momento de hacer examen de conciencia. Nadie te puso una pistola en la cabeza para pedir ese crédito ruinoso. Nadie te garantizó que sacándote esa carrera conseguirías ese puesto de puta madre, y si te lo garantizaron, aunque el otro sea un hijoputa o un imbécil, algo de culpa tendrás tú por habértelo tragado. Aprende, échate la china al bolsillo, no te fíes ni de tu madre (porque aunque ella te quiere tiende a sobrevalorarte y puede que te de consejos que ella cree buenos pero que acaban no siéndolo), haz tus propias cuentas, sé crítico, contrasta, toma tus propias decisiones y hazte responsable de ellas. Y si tienes los redaños para hacerlo de forma retroactiva y hacerte ahora responsable de las decisiones que tomaste en el pasado “por culpa de otros” te habrás ganado mi caluroso y sentido aplauso. Y te garantizo que cuando te mires al espejo del que hablaba antes verás que has crecido un par de centímetros.

Estate orgulloso de ser quien eres. Estate orgulloso de ser un ciudadano y no un bárbaro, de ser parte de la civilización que construye y no de la barbarie que saquea y rapiña. Respeta a tus semejantes como te respetas a ti mismo y como te gustaría que te respetaran a ti (y si crees que ya lo haces, cuéntaselo al del espejo cuando haya crecido ese par de centímetros, te garantizo que te sorprenderás). Y exige que los demás te respeten como deben. Critica y persigue cada céntimo que pagas en impuestos, entérate de a dónde va y por qué. Deja de pensar que “lo público" es "de todos” y empieza a pensar que “lo público” es en realidad tuyo, porque lo has pagado tú, y tienes que exigirle rentabilidad y eficacia, tanta como te exigen a ti en los estudios o el trabajo. No des dinero a corruptos, vagos y deshonestos y cuando te encuentres uno exponlo y denúncialo ante tus conciudadanos. Se acabó congratularse por hacerse un simpa, por saltarse el torno del metro, por defraudar a Hacienda, por cobrar el paro y trabajar a la vez, se acabó encumbrar al pícaro que “es más listo que el sistema” porque cada vez que comete una de sus fechorías te está robando a ti, no “al Estado” o "al Sistema". No hay diferencia entre el concejal que se va de putas con dinero público y quien se cuela cada día en el metro porque, total, nadie le dice nada(9). Cumple las normas, que las hemos acordado entre todos, y si no te gustan lucha por cambiarlas, habla con tus conciudadanos, convéncenos de que tienes razón… y respétanos como te respetas a ti mismo, que estamos tan orgullosos de ser nosotros como tú de ser tú, y si no nos convences (o hasta que lo hagas) no te tomes la justicia por tu mano. Y estate orgulloso de no hacerlo, porque someterte a la voluntad del Pueblo aun cuando crees que el Pueblo se equivoca es el precio que hay que pagar por la democracia (real ya).

Así que, hala. Menos dilución de la responsabilidad personal en el colectivo, menos buscar cabezas de turco que cortar, menos pensar que los problemas tienen causas sencillas y soluciones sencillas y que lo que pasa es que alguien es demasiado estúpido o demasiado malvado para ponerlas, y más darse cuenta de que el problema somos en realidad todos y cada uno de nosotros y que la solución, por lo tanto, depende de todos y cada uno. Sobre todo, de cada uno. O eso, o tardaremos mucho más en salir de esta crisis y cuando lo hagamos nos meteremos en otra igual. O no salimos en absoluto, claro...

La solución a la crisis empieza por uno mismo.

Arthegarn_____________________
(1) Tiene bastante chiste que el 15-M, sobre todo en Sol, fuera capitalizado por los anticapitalistas, por cierto.
(2) Por dos razones fundamentales. Primera: habremos gastado nuestra energía “al pedo” y nos quedará menos para trabajar, arrimar el hombro y dedicarnos a cosas realmente constructivas; y segunda, este tipo de comportamientos, agitaciones sociales y disturbios lo que consiguen en el panorama económico internacional es alejar capitales e inversión extranjera, lo que nos deja solos para salir de este fregado. Y si creéis que no, mirad Grecia. Si tuvierais dinero que invertir ¿lo haríais en un país que no es solo que esté arruinado, sino que además tiene un Pueblo cuya actividad principal es protestar en la calle, destruir la propiedad (pública y privada) y protagonizar algaradas, al borde de la revolución o, como me decía ayer Mithur, de la guerra civil? Pues eso.
(3) Admito que hasta ahora he hablado solo de luchar y pegar gritos y no de que hacer una verdadera revolución (aquello que los propios revolucionarios de principios del siglo pasado definían como cambiar la minoría dirigente por nuestra minoría dirigente), mucho menos de que esta triunfe y encima sin costes, pero seamos generosos.
(4) Fight or Flight or Feed or Copulate © Daniel Dennett.
(5) De hecho, mucho menos, porque hoy en día cuando el apéndice da problemas se elimina con una operación sin complicaciones, pero este mecanismo de suponer intuitivamente que todo tiene un culpable y buscar como destruirlo no hace más que dar problemas y no hay quien lo remueva.
(6) Porque un mercado no puede tener la culpa de nada, es un sitio en el que se intercambian bienes y servicios por sus precios. Si alguien tuviera la culpa de algo serían los mercaderes, no los mercados.
(7) De hecho está en las puntas de las hojas de esos mismos árboles, así que cuidado no sea que el árbol no os deje ver las hojas.
(8) La influencia positiva, claro. Influencia negativa puede tener a espuertas, es increíble lo fácil que es cargarte la economía intentando arreglarla, no te digo nada cuando lo que estás intentando es ganar elecciones…
(9) Caeteris paribus, por supuesto. Hay casos de estado de necesidad, por supuesto, pero no estoy hablando de esos casos y lo sabes, así que deja de preparar el contraargumento y presta atención a lo que quiero decir.

Link33 comments|Leave a comment

A vueltas con lo de la Libertad. [May. 3rd, 2012|04:23 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , , , ]

Pregunta por Facebook el amigo Sir Accolon a aquellos que negamos “de alguna manera” la existencia de la libertad si, partiendo de la base de la existencia de condicionamientos que impiden realmente la existencia de la libre elección de nuestros actos, se puede hablar de realmente de responsabilidad personal, de ley y de derecho, si alguien que no sea completamente libre de sus elecciones y por lo tanto completamente responsable de sus acciones puede ser realmente responsable de las mismas.

Y la pregunta, que tiene enjundia, merece su respuesta.

En primer lugar, que quede claro que yo no hablo de meros condicionamientos. Si simplemente estuviéramos condicionados la respuesta es “sí, hay responsabilidad personal”. El condicionamiento lo que hace es que seas tendente a hacer algo, que algo te guste más que otra cosa, pero no predetermina tu conducta. Uno puede estar condicionado al odio racial o religioso, por ejemplo, pero la decisión de efectivamente convertir ese deseo en un acto sigue siendo libre por lo que uno es responsable. El condicionamiento puede hacernos la vida más fácil o más difícil (en función de hacia qué estemos condicionados) pero seguimos siendo responsables últimos de nuestras decisiones.

Otra cosa es la predeterminación de la conducta. En el momento en el que la conducta está predeterminada la libertad desaparece: cuando solo hay una opción, no hay libertad. Para ciertas concepciones del derecho y la moral cuando no hay libertad no hay acto humano, y cuando no hay acto humano no hay responsabilidad. Una piedra no es responsable de caer siguiendo las leyes físicas, por ejemplo, no puede evitarlo. Y del mismo modo para esa concepción absolutista de la libertad, si el libre albedrío contracausal no existe, en otras palabras, si no somos mal que una complicadísimo sistema electroquímico predeterminado y cuyas salidas son “predecibles en principio” si tuviéramos suficiente información respecto a las entradas, los mecanismos internos, el ambiente, etc… Si eso fuera así no seríamos más libres que la piedra, luego no seríamos más responsables que ella. Sin libre albedrío contracausal, es decir, sin un “observador” detrás de nuestros ojos que toma decisiones de forma absolutamente libre y sin estar predeterminado por la realidad física (en otras palabras, sin un agente libre y sobrenatural no sujeto a las leyes físicas) la libertad no existe y, sin libertad, la responsabilidad no existe.

Esa no es mi opinión, no obstante. La libertad existe incluso sin libre albedrío contracausal. Hay un fenómeno observable al que damos el nombre de libertad y que genera una serie de derechos y obligaciones. Históricamente hemos creído que la libertad tenía unas características (p.ej. que era absoluta, que era una manifestación del libre albedrío) pero el hecho de que la ciencia nos diga que es capaz de explicar el fenómeno de la libertad sin la intervención de un ser sobrenatural ajeno a las presiones de la realidad no quiere decir que la libertad no exista. Quiere decir que no existe como nosotros creíamos que era, no que no exista. Al igual que la relatividad supuso una revolución respecto a nuestra forma de entender algo tan obvio como el espacio y la flecha del tiempo, a pesar de que destronara a Euclides, eso no quiere decir que no existan el espacio ni el tiempo, simplemente que existen de otra forma a como pensamos que lo hacían: Al igual que el hecho de que el tiempo no sea absoluto sino relativo al marco inercial no quiere decir que el tiempo no existe; al igual que el hecho de que la masa curve el espacio sobre si mismo no quiere decir que el espacio no existe, el hecho de que la libertad no sea absolutamente como pensábamos que era no quiere decir que no existe. Quiere decir que estábamos equivocados y que hemos construido un castillo filosófico-moral sobre proverbial arena.

Una concepción simplista del universo y de la realidad puede sostener que para que aparezca la responsabilidad tiene que existir libertad, y que esa libertad tiene que ser la expresión de la voluntad no predeterminada (ni aleatoria) del agente. Una concepción más compleja del universo relativiza esas exigencias, por ejemplo diciendo que la libertad no tiene por qué ser absoluta para generar obligaciones, o bien que, si bien es cierto que la Libertad tiene que ser Absoluta para generar Obligaciones, hay otra cosa que no son Obligaciones pero que se le parecen mucho que pueden ser generadas por otra cosa a la que llamamos cachivache y que a primera vista se parece mucho a la Libertad, sin ser lo mismo. Lo cual, en términos de ética, política, filosofía y legislación da unos resultados a todas luces indistinguibles de los que dan los conceptos con mayúsculas.

Puede que no exista el libre albedrío contracausal y puede que, por tanto, no exista la Libertad. Pero es que yo no necesito ningún unicornio rosa invisible para ser libre, o al menos para ser tan libre como es, en el mundo real, posible. Lo demás son cuentos de hadas y, como tal, no me interesan.

Y ahí queda la respuesta, amigo mío. Un abrazo,

A.

Link33 comments|Leave a comment

El libro de abril [May. 2nd, 2012|02:18 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]



Consciousness Explained es un libro al que le tenía ganas desde hace años. Yo creo que desde que rustythoughts y yo teníamos esas fascinantes conversaciones sobre la existencia del libre albedrío y la aparición espontánea de la personalidad frente a la consideración de si misma como algo sobrenatural. Como dice el propio Daniel Dennett, la consciencia es el Santo Grial de la ciencia, es la última frontera. Para muchos explicar científicamente, de forma materialista, el origen de la consciencia del sujeto de nuestros verbos, de ese “yo” del que tanto hablamos que es distinto a “nuestro” cuerpo y que se identifica básicamente con el espíritu es simplemente imposible. Otros creen que es “posible en principio” pero simplemente demasiado difícil. Y la verdad es que mucha gente le tiene miedo a esa explicación porque supondría la eliminación del poquito de Dios en el que quieren creer, ese que les ha hecho diferentes, importantes e inmortales. Si la consciencia es material, si verdaderamente depende del cuerpo y del cerebro, el yo no puede sobrevivir al cuerpo y muere con él; y eso es algo que mucha gente no quiere ni pararse ni a considerar, mucho menos a aceptar.

Pero, para la tranquilidad de toda esta gente este libro, pese a su título, no explica la consciencia. Informa muchísimo sobre como funciona nuestra mente, desde luego, y especula y propone modelos y lo que podríamos llamar una solución posible al problema de la consciencia, pero no prueba este sistema: al fin y al cabo hablamos de filosofía, de filosofía buena del siglo XXI basada en la ciencia, sí, pero no de ciencia. Consciousness Explained intenta encauzar nuestro pensamiento y darnos herramientas para poder ir desentrañando el tema en lo que Dennett cree que es la dirección correcta, pero no es un oráculo que conteste a las preguntas más que como lo hace la filosofía: en el fondo, con más preguntas.

Con todo y con eso, a pesar de no cumplir la promesa que hace el título, el libro es muy, muy bueno. La mayor parte del mismo está destinada a desmontar la idea del “teatro cartesiano”, la idea de que existe un punto central, físico o psicológico, al que llega toda la información para será analizada y desde el que se toman las decisiones. A través de un sistema interesante y que yo veo posible, llamado “multiple drafts model” (modelo de múltiples borradores) sugiere que las decisiones, básicamente, se “toman solas” de forma gradual a medida que surge el pensamiento, por procedimientos automáticos enraizados en grupos de neuronas que realizan funciones especializadas al modo de homunculi. La percepción de la consciencia tal y como la tenemos sería simplemente la forma más sencilla de explicarnos qué es lo que ha pasado, por qué nuestro cuerpo ha actuado de esta o aquella manera, realizada por una construcción semejante a una máquina de von Neumann virtual, construida sobre la arquitectura paralela de nuestros cerebros. Es una forma interesante de describir cómo podría funcionar un mecanismo automático de toma de decisiones tan complejas como las que realiza la mente humana, pero que queda muy lejos de estar demostrado.

Para evitar que la mente que está describiendo sea simplemente simplemente asignada a un p-zombi por sus detractores, Dennett empieza el libro fijando que su método es heterofenomenológico y que para la heterofenomenología (que se parece sospechosamente a la ciencia ya que, al fin y al cabo si un hecho o una diferencia son inmesurables se tienen por inexistentes) no hay en realidad ninguna diferencia entre un p-zombi y una persona real, precisamente por la definición de p-zombi. He leído varias críticas al libro en el que atacan su tratamiento de los qualia (en el fondo, lo que diferencia a un ser humano de un p-zombi) y creo que están muy desencaminadas. Dennett no afirma que los qualia no existan, no se mete en ese fregado, dice que para el método de pensamiento que está utilizando la existencia de los qualia es irrelevante y por tanto deben tratarse como inexistentes por el principio de economía, pero no está interesado en si existen realmente o no. Su respuesta es totalmente agnóstica, muy semejante al científico que, preguntado por la existencia de Dios, se encoje de hombros y responde que no sabe si existe o no y que Dios no entra dentro del campo de conocimiento de la ciencia por lo que en elabora sus teorías científicas como si no existiera, pero eso no quiere decir que afirme su inexistencia, solo su irrelevancia a efectos científicos.

En fin, un libro muy bueno pero no para todos los públicos. El propio Dennett bromea en el libro diciendo que más que explicar la consciencia lo que hace es refutar el concepto que se tiene sobre la misma (”Consciousness explianed”, or “explained away”?), efectivamente reduciéndonos a todos a la condición de p-zombis. Así que, si os asustan palabras tan largas como heterofenomenología o le tenéis cariño a vuestro alma inmortal, mejor no lo leáis. Si no es así, adelante, muy probablemente os guste; sobre todo a los que ya se hayan leído GEB-EGB

LinkLeave a comment

Los libros de marzo [Apr. 5th, 2012|10:16 am]
Arthegarn
[Tags|]



The Warlord of Mars es el tercer libro de la saga de John Carter, continuación casi inevitable de The Gods of Mars. En él volvemos a encontrar a nuestros viejos amigos y enemigos: Tars Tarkas, Matai Shang, Thurid de los Primeros Nacidos... y averiguamos el destino de Tardos Mors y Mors Kajak, padre y hermano de Dejah Thoris y que llevaban desaparecidos desde el principio del libro anterior. Más romance, espada, coraje y caballerosidad, con la introducción de Thuvan Dinh, el padre de Thuvia (y que luego será el mejor amigo de John Carter en Barsoom, incluso por encima de Tars Tarkas). Una novela de aventuras sin mayores complicaciones, teóricamente la más floja de la saga..
Link1 comment|Leave a comment

Los libros de diciembre [Jan. 5th, 2012|01:41 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]



Los Alatristes ya caen en mi casa por tradición. Este El Puente de los Asesinos, sin estar a la altura de los mejores volúmenes de la saga (en mi opinión, los tres primeros), continúa la línea ascendente que ésta está trazando desde Corsarios de Levante, tras la mediocre El Oro del Rey y la completamente infumable El Caballero del Jubón Amarillo. Literatura de aventuras, de capa y espada, fácil de leer, nada exigente, impecablemente ambientada y documentada, mantiene el estilo soldadesco y cuartelario de los otros seis libros. Imprescindible para los amantes de la saga, pero poco recomendable para quienes no hayan leído (al menos) Las Aventuras del Capitán Alatriste, ya que los niveles de antiheroicidad que alcanza el personaje en este relato casi seguro que impedirán al lector primerizo identificarse con él. Particularmente cierto esto que digo en lo que, a mi ver, es la mejor parte de la novela: la relación entre Alatriste y su némesis, Gualterio Malatesta, con quien se ve obligado a trabajar codo con codo en esta aventura, y que no es comprensible (sobre todo al final) sin haber leído los tomos anteriores, por más que Pérez-Reverte intente poneros en situación a base de comentarios y recuerdos.

Si ya habéis leído otros Alatristes, probablemente leáis este, y si no lo habéis hecho todavía, hacedlo. Aunque la saga tenga luces y sombras, los tres primeros son realmente buenos, y (al menos para alguien como yo) leer las aventuras de este héroe tan políticamente incorrecto y con una psicología y valores tan del siglo de oro resulta harto refrescante. Una pena que la película fuera un espanto de semejante calibre.

Y, por fin, después de casi un año, fui capaz de terminarme Gödel, Escher, Bach, un Eterno y Grácil Bucle, libro que me recomendó Zor, prestándome su ejemplar (so pena de ser atropellado por un portaaviones si no se lo devolvía en perfecto estado, tal es el cariño que le tiene) y del que, aproximadamente a las 200 páginas, me compré mi propia copia, no solo porque veía que la lectura se alargaba y temía que le ocurriera algo al tapa dura de Zor sino porque me estaba gustando tanto que quería incluirlo en mi biblioteca.

Es difícil decir de qué va Gödel, Escher, Bach, pero lo voy a intentar. Lo primero que diría, aunque parezca una paradoja, es que es un libro de metafísica materialista. Es un libro de metafísica, porque las preguntas a las que intenta responder (¿Qué es la mente? ¿Puede la mente comprenderse totalmente a si misma? ¿Puede una mente residir en una máquina? ¿Es imprescindible un cerebro biológico para la existencia de la mente?) son de índole metafísico; pero los métodos y razonamientos que utiliza son estrictamente materialistas, científicos, matemáticos y, como mucho, cuánticos. Lo segundo que diría es que es un libro de divulgación científica; aunque aviso que no estoy hablando de divulgación a la Carl Sagan o Stephen Weimberg. Es divulgación seria, exigente, 700 páginas de razonamiento complicado y de datos, datos, datos y creación de estructuras para asimilar, procesar y aprovechar esos datos (y estructuras). Zor me dijo que suponía que me gustaría pero que, en cualquier caso, sería más inteligente al terminármelo, y estoy de acuerdo con él. No es un libro que simplemente te enseñe cosas sino que se las ingenia, a través de paralelismos con el arte y la, digamos, “vida real”, para que crees mecanismos intelectuales que interpretan la realidad de forma distinta (y me atrevería a decir que más precisa y, por lo tanto, más hermosa) a como lo hacías antes de leerlo. No llega a ser La Nueva Mente del Emperador (por ejemplo) en lo que tiene que ver con la rigurosidad y la aridez, desde luego, pero tampoco es un paseo por el campo.

Desde mi punto de vista, además, el libro tiene dos partes muy diferenciadas. Una en la que habla de la mente humana, preciosa y fascinante, y otra en la que habla de la inteligencia artificial que, a mi, me ha resultado bastante pesada. Supongo que como humanista que soy me interesa mucho más como funciona nuestro cerebro, por ejemplo, a todos los niveles (lo de los niveles en la estructura de ideas es fascinante); que como funciona un ordenador y cuales son sus posibilidades y limitaciones. Y, a pesar de que cualquier aficionado a las matemáticas que lea el título ya conoce la respuesta a la pregunta troncal (¿Puede un sistema representarse a sí mismo?) el camino recorrido y el paisaje observado desde la pregunta a la respuesta es tan hermoso como enriquecedor.

En definitiva, un libro magnífico, pero que solo es recomendable para los aficionados a la filosofía o, como mínimo, a la informática. Hace falta una cierta actitud ante la vida para disfrutarlo, algo así como una poderosa curiosidad y capacidad para maravillarse, mezclada con inteligencia, tenacidad y flexibilidad conceptual. Para que os hagáis idea, quitando a mi familia directa (y no las tengo todas conmigo sobre Zalasa) no se me ocurre mucha gente a quien le fuera a gustar, A Zor (claro), a rustythoughts, probablemente a lordwarden, quizá a mithury HK… y poco más.

Ah, por cierto, se liga muchísimo leyendo este mamotreto a las cuatro de la mañana en un bar de lesbianas. Ya ves tú.

Link6 comments|Leave a comment

Los libros de noviembre [Dec. 5th, 2011|04:04 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]



The Name of the Wind
es relectura. Ya comenté en su momento lo que opinaba, pero quería leérmelo en inglés después de The Wise Man’s Fear. Es bastante mejor en inglés, hay muchísimos juegos de palabras y connotaciones que se te escapan cuando lo lees en castellano, como siempre lo recomiendo. Y recomiendo a quienes se lean El Temor de un Hombre Sabio que luego relean El Nombre del Viento. Te das cuenta de muchos detalles que probablemente se te pasaran en la primera lectura, como cual es el temor de un hombre sabio (pista: lo dice cuando le pillan con una vela en la biblioteca), ciertos detalles sobre los Chandrian sobre los Lackless (pista: la canción que canta cuando es niño y no se da cuenta de de qué va hasta que le pilla su madre) y algún otro más que no voy a contar aquí. Gana con la relectura, que recomiendo, y como ya he dicho es bastante mejor en inglés aunque la traducción sea buena.

Snuff es el último Terry Pratchett y, quitando el final, me ha parecido decepcionante. No es que sea malo, vamos, pero Pratchett me tiene acostumbrado a un cierto nivel y este libro es… bueno, pesado y ñoño. Llamadme cruel, pero Pratchett está cayendo últimamente en una espiral de ñoñería que, aunque pueda ser comprensible, lo siento pero no me convence. Entre Snuff, el medio polvo de Unseen Academicals y los libros de Tiffany Aching (que están escritos para un público joven adulto y por tanto (i) a mi se me quedan pequeños y (ii) versan sobre temas que ya se han tratado, muchas veces de forma más incisiva, en otros libros), encuentro que tengo que remontarme a Making Money para encontrar un libro verdaderamente bueno, de los de quitarse el sombrero, que era lo habitual con los libros de Sir Terry. Y éste Snuff en concreto…

El título está muy bien. Snuff es, en inglés, a la vez un asesinato irrazonable y aleatorio (de ahí los snuff movies) pero también quiere decir "rapé". Y tenemos de las dos cosas en este libro, que trata de forma bastante obvia del clasismo (y de la lucha personal de Vimes contra los privilegios) y del racismo y la esclavitud pero que yo creo que trata, entre líneas y sin decirlo claramente, de especismo. En este libro tenemos a Sam Vimes que se va de vacaciones, seis años después de Thud! (extrapolando por la edad del joven Sam) y obligado por Lady Sybill, a sus posesiones del campo. Pero algo, que al principio parecía que iba a ser un "Sam Vimes visits Downton Abbey" (lo que da para hacer un libro, no me lo negaréis), acaba convirtiéndose en un aborto de novela negra con una trama B protagonizada por Fred Colon y Nobby Nobbs que sobra por completo*.

Bueno, yo lo siento pero ese Sam Vimes no parece Sam Vimes. Parece que su encuentro con la Summoning Dark en Thud! ha acabado con el policía, el investigador, el que se estaba convirtiendo en mi personaje favorito del Mundodisco, y ha dejado en su lugar a… no sé, a una especie de contemplador místico y amargado, demasiado poderoso, demasiado inteligente, demasiado humilde, demasiado todo. Aparte de esto, y quitando dos o tres momentos, el libro carece casi completamente de ese humor fino, irónico, sarcástico y británico al que nos tiene tan mal acostumbrados Pratchett, y muchos de los chistes (como el del BLT) son repetidos de otros libros o simplemente sosos. Entre la carencia de humor, el giro de Vimes, los diálogos pesados y artificiales, la trama lenta y viscosa… Lo siento, pero temo que este libro marca el inicio del declive de un genio y, quizá por eso, sea, para los amantes del mundodisco, imprescindible. Espero que el próximo libro, Raising Taxes, de Moist von Lipwig, me demuestre que estoy en un error.

Pero, en cuatro palabras: no parece un Pratchett. Y un dato curioso: no aparece la Muerte, algo que no ocurría desde Pequeños Hombres Libres.

Arthegarn_____________________________________
(*) Sobra totalmente desde el punto de vista narrativo. Si jugamos al juego de que Pratchett está perdiendo su capacidad de escribir, no obstante, y asumimos que lo que quiere es cerrar arcos argumentales y darle salida a sus personajes, en ese caso es muy comprensible. Pero hay que estar muy atento al Mundodisco y a la evolucíón en el mundo real de su creador para darse cuenta (y yo no las tengo todas conmigo)

LinkLeave a comment

Ya vale, ¿no? [Nov. 21st, 2011|03:34 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Bien, el Partido Popular ha ganado las elecciones con mayoría absoluta. Y tiempo le ha faltado a mucha gente (algunos, amigos míos) para rasgarse las vestiduras y anunciar a los cuatro vientos la debacle que eso supone. Aun no ha podido Rajoy ni ver al Rey, y ya están los adivinos de siempre criticando lo que va a hacer.

Y, lo peor, es que lo critican, lo criticáis, en términos generales. "¡Privatizaciones a mansalva!", gritan unos "¡Recortes de derechos!" berrean otros. Una y otra vez, el tan consabido "¡Que viene la derecha!" de principios de los 90, y la derecha vino, y se fue, y yo lo siento pero opino que no lo hizo en absoluto tan mal. Y ni se privatizó la sanidad, ni la enseñanza, ni se bajaron las pensiones, ni cayó el cielo sobre nuestras cabezas, ni nada de lo que vaticinaban los profetas. Antes al contrario, diría yo.

Y estoy cansado de vuestros gritos, vuestros aspavientos, vuestras amenazas de exiliaros (¡sí, por Dios, idos de una vez a ver si dejo de oíros) y vuestros desmayos sobre el diván. Así que aquí os lanzo un desafío: dejad un comentario diciendo, concretamente, que es eso que creéis que Rajoy y el Gobierno del PP van a hacer y que es tan terrible como para justificar vuestras actitudes. E, insisto, concretamente, dadme un cargo del que un acusado se podría defender, algo concreto que, al final de la legislatura, podamos ver si efectivamente se ha cumplido. Por ejemplo: "Rajoy quitará a las parejas homosexuales el derecho de adopción", o "Rajoy bajará las pensiones", o "Rajoy privatizará la seguridad social". Os desafío. Os desafío a que me incluyáis aquí y ahora, medidas concretas que ya sabéis que Rajoy va a tomar y que tan apocalípticas son. Insisto en lo de concreción: nada de "Rajoy recortará los derechos de los trabajadores", no. ¿Qué derechos? ^¿De qué trabajadores? ¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Cuándo?

Si verdaderamente tenéis una remota idea de política / economía, y verdaderamente teméis actos concretos del Gobierno del PP, os desafío a que los listéis aquí, y yo contestaré si creo que lo va a hacer o no, y al final de la legislatura veremos quien tenía razón. Lo que es más, en el caso de que haya alguna medida que yo crea que Rajoy verdaderamente vaya a tomar me ofrezco a intentar serenar vuestros ánimos explicando, con luz y taquígrafos, por que a mi me parece buena idea(1). No digo que lo consiga, pero por lo menos lo intentaré y probablemente todos salgamos ganando algo. Y si no tenéis ni idea, pues admitidlo y dejad de dar la tabarra, o al menos de dármela a mi, que sois más pesados que los testigos de Jehová y los mormones juntos. De verdad, usad el filtro de privacidad de vuestro Facebook o vuestro Google Plus para dejarme fuera de vuestros hiperbólicos planes de exilio, os lo suplico; no me interesan las quejas gratia protestansis y además de no interesarme me dan dolor de cabeza. Si algo os preocupa y es SMART (específico, medible, posible, realista y fechable), hablemos de ello tranquilamente; y si no dejad de meter miedo a los niños, por favor, que luego lloran.

Jolines, que pesados los de la izquierda cutre, boba y simplona de siempre. Aprended de Rosa Diez y Julio Anguita, o de mi herman Zalasa, o incluso de sir_accolon(2), "pesaos", que también hay gente de izquierda que sabe lo que dice y con quien es un placer poder debatir.

Hala, salud y tranquilidad. Que vale ya de tanta algarabía.

Arthegarn__________
(1) Si es que me parece buena idea, claro. Por ejemplo, aunque no crea que lo vaya a hacer, negar el derecho de las parejas homosexuales a la adopción conjunta me parece muy mala idea y admito que hay una posibilidad razonable de que lo haga. En este tema sí me parece legítimo preocuparse.
(2) Sobre todo en círculos reducidos, particularmente con un brandy y un puro, cuando no está lanzando soflamas al viento...

Link72 comments|Leave a comment

Dios no creó el infierno. Fui yo. [Nov. 18th, 2011|12:43 pm]
Arthegarn
[Tags|, , ]

La gente nace, vive y muere y eso lo tengo asumido. Mis seres queridos vienen y se van, y también lo tengo asumido. Y, cuando se van, sé que no los volveré a ver, que no volverán a quererme ni a reir con mis alegrías ni a llorar con mis penas, y siento que estoy un poco más solo y eso me entristece. Pero no sufro particularmente por ellos, porque han desaparecido y, por tanto, están mucho, mucho más allá de sentir dolor, angustia o sufrimiento. Todo eso lo llevo bien.

Pero cuando tengo una misa funeral por alguno de estos seres queridos, cuando intento expresar mis sentimientos en un marco de referencia y con un lenguaje cristiano (porque eran cristianos), cuando pienso en una acción de gracias o escribo una oración pidiendo que “gocen de la gracia prometida por Jesús, que Dios les conceda la felicidad de la Vida Eterna y el conocimiento de lo importantes que fueron y de lo que les seguimos queriendo”… Entonces se me parte el alma que no tengo, porque ya no creo en ninguna de esas cosas, porque ya no hablo ese idioma aunque sepa decir las palabras. Y me siento vacío, estéril y sucio, como si intentara hacer el amor con el cadáver de mi amada. Y me enfado conmigo mismo, con el mundo y con Dios, por hacerme desenterrar de vez en cuando los despojos de aquello que me fue tan precioso, por obligarme a volver a mirarlo a los ojos y volver a fundir mi espíritu, que no tengo, con el suyo, para encontrar las palabras adecuadas.

Y luego estoy roto y miserable porque recuerdo, una vez más, todo lo que he perdido por subirme a esta torre de marfil intelectual en la que estoy, tan alto, lleno de razón y solitario. Y me odio porque sé que, aunque podría, aunque lo deseo desesperadamente, no voy a volver; no voy a dejar entrar en mi torre a esa hermosa figura que espera, vestida de blanco, toda sonrisas, abrazos, amor y perdón, a que le abra la puerta a la que llama suavemente, como pidiendo perdón por molestar, de vez en cuando.

Cuando era católico solía decir que el infierno es un estado del alma en el que esta se aleja completamente de Dios y que, como Dios es ubicuo, la única forma de ir al infierno era voluntariamente, dándole la espalda a Dios y rechazándole a sabiendas. ¡Cuánta razón tenía, sin saberlo! Cuánta razón...

Link6 comments|Leave a comment

Lobbies, sindicatos, demagogos y el interés público [Nov. 7th, 2011|01:12 pm]
Arthegarn
[Tags|, ]

Esta mañana, dándole un vistazo a los blogs que sigo, me he encontrado un artículo de Julio César Ortega titulado Leyes a Medida que, en vez de hablar del veto electoral, como yo pensaba en un primer momento, se mete con la propuesta de regulación en España de la actividad de los lobbies y que aprovecha, como siempre, para meter con calzador soflamas izquierdistas, sindicalistas, de lucha de clases y, ya que estamos, soltarle algún guantazo a la Iglesia, que pasaba por allí. Como siempre, simplificando y enfrentando: los trabajadores son “los buenos” y por tanto sus grupos de presión, los sindicatos, también son, por extensión, “de los buenos”; mientras que los empresarios son “los malos” y por tanto la patronal es, por definición “de los malos”. Os invito a que leáis el artículo porque lo que sigue está muy motivado por él.

En primer lugar, discuto que esa dicotomía entre los buenos y los malos de la relación laboral se ajuste a la realidad, y lo digo tanto como trabajador por cuenta ajena (que lo soy) como como empresario (que también lo soy). En ambos bandos hay de todo, como en botica. Yo conozco trabajadores que son buenos profesionales y se toman muy en serio su parte del contrato y realizan con excelencia su trabajo a cambio del salario pactado con sus empleadores; y “trabajadores” que no merecen ese nombre, sino como mucho, el de “empleados”, que hacen lo mínimo que pueden para no ser despedidos, buscan cualquier excusa para escaquearse otros cinco minutos del trabajo (una vez observé a una secretaria de refuerzo, es decir, de las que mandan en las grandes empresas cuando hay mucho trabajo, desaparecer para irse a fumar durante dos horas) y el trabajo que sacan lo sacan a regañadientes. E igual que en España hay mucho “empresaurio” que es mezquino y rastrero y ratea el pan y la sal a sus empleados (sobre todo en empresas muy pequeñas, que constituyen la inmensa mayoría), también es cierto que los grandes empresarios no tratan de la misma manera a sus trabajadores, ya que saben que están en un mercado de competencia en el que intentan atraer y quedarse a los mejores, lo que se consigue siendo flexible y confiando en ellos. Hay de todo. Pero una atmósfera en el que el empresario confía en su trabajador y cuando éste le dice que ha pasado una mala noche le contesta que se quede en casa esa mañana es imposible de conseguir cuando el trabajador (los trabajadores) trata por defecto al empresario (los empresarios) como un chupóptero que se queda con su plusvalía en un contexto de lucha de clases. Concebir a trabajadores y empresarios como enemigos irreconciliables y utilizar esa retórica enrarece la atmósfera perjudica muchísimo el cambio de mentalidad de ambas partes del contrato, de “este es un vago y tengo que exprimirle todo lo que pueda porque cada vez que vuelvo la espalda se me duerme” y “este es un pérfido explotador que ya saca demasiado de mi así que voy a hacer lo menos posible”, a una auténtica colaboración, cambio que en España necesitamos como la lluvia en abril. Así que lo siento, pero no, ni los trabajadores son “los buenos” ni los empresarios son “los malos”.

Tanto derecho tienen los trabajadores a defender sus intereses colectivamente a través de los sindicatos, como los empresarios a defender los suyos colectivamente a través de las asociaciones empresariales. A mi que nadie me venga a decir que los sindicatos “defienden el interés público” frente a los empresarios que “defienden intereses privados”. De eso, nada. Aquí todo el mundo está defendiendo su propio interés, lo que pasa es que los sindicatos se rodean de una retórica populista y trasnochada y se dedican a intentar hacer creer a la gente (dándose bastante maña en ello, todo sea dicho) que los intereses particulares y privados que defienden, de un grupo en concreto de ciudadanos (que en España, por cierto, son con mucha diferencia los de los trabajadores indefinidos), son “el interés público”. No, lo siento pero no lo son. Los trabajadores, los empleados, los asalariados, son un grupo de ciudadanos particulares con sus propios intereses, no la Nación, el Estado ni el Pueblo. Son una parte de ellos, pero nada más, y arrogarse la legitimidad de conceptos tan importantes como los antedichos para defender los intereses de quienes en realidad no son más que una parte es lo que siempre han hecho todos los dictadores (en particular, los dictadores populistas). Resulta que los empresarios también somos el Pueblo, así que decir que los sindicatos defienden el interés público es una falacia indecente de marca mayor.

Máxime si además consideramos que los sindicatos no defienden, ni siquiera, los intereses de todos los trabajadores (para ser exactos, no de la misma manera) y que, desde luego, no representan a la totalidad de los trabajadores. Yo, como trabajador por cuenta ajena, no estoy en absoluto de acuerdo con la inmensa mayor parte de las posturas de los sindicatos españoles. Yo abogo por una flexibilización interna en las empresas, por mayor movilidad, por endurecer drásticamente las condiciones de acceso al subsidio de desempleo (que es un subsidio, no un fondo de capitalización al que tienes derecho cuando te quedas en paro), por la existencia de un único contrato de trabajo con unas únicas condiciones respecto a las indemnizaciones por despido y, desde luego, por una reforma de arriba a abajo de la Ley de Procedimiento Laboral y de toda la Jurisdicción Social que acabe con principios como el in dubio pro operario y permita al empresario despedir a los vagos para contratar a los que no lo son/somos (por ejemplo). Así que, no, los intereses que defienden los sindicatos no son el interés público, son los intereses (legítimos) de un grupo de gente que piensa de una manera. Pero no son los del Pueblo.

Y lo mismo con lo del matrimonio homosexual y la Iglesia, que es un tema que mete el autor de rondón aunque no tenga nada que ver, probablemente porque siempre queda bien meterse un rato con los curas: más demagogia. Vamos a ver, las asociaciones a favor del matrimonio homosexual no defendían el interés público, defendían lo que a sus integrantes les parecía correcto, del mismo modo que la Iglesia defiende lo que a sus integrantes les parece correcto. Por mucho que yo esté a favor del matrimonio homosexual tengo la suficiente integridad y honestidad intelectual como para no confundirlo con el “interés público”, es solo mi opinión de lo que le viene bien a la sociedad y, por tanto, un interés privado. Tan privado, y tan legítimo, como los de quienes opinan que lo mejor para la sociedad es que el matrimonio homosexual vuelva a salir de la legalidad. El hecho de que tú y yo creamos que tenemos razón no quiere decir que defendamos el interés público, o que lo defendamos más que quien, honestamente, cree lo contrario. Por eso hay que tener muchísimo cuidado antes de envolverse uno en esa capa que todos los demagogos y populistas se ponen a la primera ocasión.

Dicho esto, hay que aclarar alguna cosa sobre los lobbys, porque por lo que veo la gente (o sea, la Wikipedia) equipara “la patronal” (o las ONG’s ya que estamos) a “los lobbies”, lo que es de ser un demagogo de no tener ni idea.

En primer lugar, los creadores de opinión no son lobbies. Una ONG que intenta cambiar la opinión de la sociedad sobre un tema específico (como, por ejemplo, su actitud ante la homosexualidad o ante el ecologismo) no es un lobby. Un lobby (del ingles lob, vestíbulo) es un grupo de interés particular que intenta defender ese interés a través de la influencia directa sobre los legisladores y/o los gobernantes, o lo que en España se ha llamado de toda la vida “hacer pasillo”. Intentar convencer a la gente de que vote a partidos con agendas ecologistas, o que defiendan leyes no discriminatorias hacia los homosexuales, no es hacer lobbying, es otra cosa llamada hacer política. Intentar convencer a directamente a los parlamentarios para que propongan o aprueben una ley de esas características en vez de a sus electores, eso es hacer lobbying. Desde ese punto de vista la patronal, como tal, no es un lobby en estado puro (como los sindicatos tampoco lo son).

Pero es que además cierto tipo de progre, o juega con los números, o no entiende con claridad como funciona un lobby, o es incapaz de ver las cosas desde un punto de vista que no sea el de la lucha de clases. Por ejemplo, The Guardian cuenta que “en los primeros diez meses del nuevo Gobierno británico se mantuvieron 1.537 encuentros con los representantes empresariales organizados en lobbies, mientras sólo hubo 130 con los sindicatos”. Lo que probablemente sea rigurosamente cierto, pero ¿qué tiene de raro?

Los sindicatos lo que intentan es defender lo que perciben como los intereses de los trabajadores. Eso es todo lo que hacen. Pero los representantes empresariales no. De hecho ese es el menor de sus intereses. Los lobbies industriales para lo que están ahí es para hacer negocio, para atraer inversiones públicas a éste o aquel Estado, para conseguir que la ley diga esto o aquello. Yo, por ejemplo, estoy muy vinculado últimamente al lobby de la energía eólica, que intenta influir sobre los legisladores y gobernantes para que se aprueben medidas que impulsen esta energía en particular y que se enfrenta directamente al lobby de las solares, que intenta arrimar el ascua a su sardina. A su vez, solares y eólicas (y algunos más) luchamos codo con codo en el lobby de las renovables, intentando conseguir políticas que apoyen este tipo de energías, y tenemos enfrente a las hidroeléctricas,y las nucleares, por ejemplo, con las que a su vez luchamos por la energía eléctrica frente a las apuestas por los combustibles fósiles, que también tienen sus lobbies. No tiene nada de raro que la mayor parte de las reuniones con lobbyists sean con empresarios, eso es simplemente porque la inmensa mayor parte de la actividad económica la hacen los empresarios. Pero no en su función de contratadores,que es a estos efectos completamente secundaria, sino en la de hombres de negocios que intentan expandir todo lo posible sus mercados. Insisto, no tiene nada de raro. ¿Por qué esa manía de creer que cada vez que un empresario abre la boca es para quitarle a un trabajador el pan de la suya? ¡Si es que así no se gana dinero!

En fin. Dicho esto solo me queda comentar que yo, personalmente, estoy a favor de la regulación de los lobbies. Porque, guste o no guste, son una realidad, y siempre es mejor tener una normativa que regule las canalizaciones subterráneas de deshechos urbanos que ignorar lo que está pasando hasta que acabas con la mierda al cuello. En mi opinión, claro.

Saludos,

Arthegarn.
Link2 comments|Leave a comment

El libro de octubre [Nov. 2nd, 2011|03:22 pm]
Arthegarn
[Tags|]



Debe ser que El Nombre del Viento me gustó más de lo que mi crítica de abril dejaba entrever, porque no pude esperar a la publicación de la segunda parte en castellano y, para inaugurar amazon.es (bendita sea la página) decidí comprármela en inglés (junto con The Name of the Wind, que quería en versión original) y me lo metí entre pecho y espalda en poco más de diez días.

Bien, pues si El Nombre del Viento ya era recomendable, The Wise Man’s Fear es, en mi humilde opinión, dos o tres veces mejor (aunque, ahora que lo pienso, habría que ver cuánto de la mejora tiene que ver con leerlo tal y como lo escribió Rothfuss y no traducido). En este libro, Kvothe sigue en su posada (donde la narración de la narración empieza y termina) contándole a Cronista sus años en la Universidad (donde lo narrado por la narración narrada empieza y termina).  También como en el primer libro, además del primer nivel de historia (Kvothe, Cronista y Bast) la mayor parte del libro la compone el segundo nivel (Kvothe, Simmon, Denna, Elodin, y un número importante de nuevos y -en dos o tres casos- fascinantes personajes) con incursiones puntuales en un tercer nivel (Kvothe contándole a Cronista como Felurian le cuenta el robo de la luna, por ejemplo). No obstante este segundo libro es más diseminativo-recolectivo que el primero, ya que si en el primero hay una clara línea argumental, en este se van abriendo varias líneas, cada vez más profundas, que luego se van cerrando (o no) hasta volver a la primaria, la de la Universidad.

Estás líneas “secundarias”, que en ningún caso pueden considerarse “trama B”, son para mi de lo mejor del libro. Rothfuss deja volar su imaginación y crea sociedades coherentes, en el mejor estilo de la ciencia-ficción más que de la fantasía. La comunicación con los adem, por ejemplo, tiene poco que envidiar a la de los hijos de Tama, y detalles como los anillos de Severen (que en mi opinión, apenas explota) podrían tener un tratamiento a la altura del código de honor de los marcianos verdes de Barsoom. No obstante, y por experiencia propia, tengo que decir que es posible que quien lea este libro encuentre estos detalles tediosos. Hay mucha gente que se lee un libro buscando respuestas para determinadas preguntas. ¿Quiénes son los Chandrian? ¿Los Amyr? ¿Quién es Denna? ¿Por qué llaman Matarreyes a Kvothe? Lamento decir que quien se lea The Wise Man’s Fear con ese propósito, como si fuera un camino que te lleva del punto A al punto B, quedará bastante frustrado por la lentitud del viaje y, sobre todo, se perderá el paisaje, que es precioso.

Si hay algún fallo en el libro es estrictamente técnico y tiene que ver con la historia de Felurian, que ocurre in media res (pero de coitus interruptus, ¿eh?), non sequitur y encima deus ex machina. Oh, sí, es una historia autocontenida que decididamente había que meter como fuera, pero el uso del calzador es abrumador en ese punto del libro. Pero, aparte de este detalle,  The Wise Man's Fear es un libro muy, muy bueno, muchísimo mejor que el primero y con un autor que, claramente, ha dejado de ser un aficionado que ha escrito su primera novela para tomarse el tiempo suficiente para hacer de esta segunda parte un libro magnífico. Eso sí, esto no se termina en una trilogía ni de risa.

LinkLeave a comment

"La Enfermedad Gótica XD" [Aug. 4th, 2011|10:31 am]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

No suelo hacer estas cosas, pero a la vista de que se ha caído la página original en la que estaba el famoso artículo sobre La Enfermedad Gótica, de la trístemente ya famosa Mireia Laguna, lo reproduzco aquí integramente for information purposes only.

Mi twitter (este) a veces echa humo. El otro día me dio por hacer unos comentarios inofensivos sobre los góticos raros y piojosos que están invadiendo mi barrio y resultó que estos representantes de esta secta se me echaron encima como perros poseídos de una rabia desagradable. Por eso me he decidido a escribir este artículo que he titulado de una forma bastante genérica para que de entrada pueda asimilarse que no soy nada partidaria y que estos seres humanos –porque sí, doy por hecho de que bajo sus capas de maquillaje son seres humanos, y de esto trata este artículo, de descubrir su humanidad- no me hacen la minima gracia. Porque además de ser feos, ridículos y en su mayoría gordos lo peor de todo es que son unos engreídos y que desconocen el sentido de la educación. ¡Y a mi no me vale la excusa de que crean estar muertos!



YO VEO ESTO Y ME ASUSTO. ¿SOY RARA?

A ver. Trataré de ser objetiva e ilustradora. He consultado varios libros y preguntado a mucha gente para poder escribir este articulo más que nada porque quería comprender por qué un niño con dos dedos de frente decide hacerse gótico, tirar por la ventana su vida social y su futuro profesional y arruinarse la vida. Sí, amigos: este artículo es el resultado de un extenso trabajo de investigación. Bueno, hasta que me he cansado de leer tantos tochacos, jajaja.

Según la mayoría de las fuentes consultadas, los primeros góticos proceden de la Europa Occidental y de la Edad Media y ya desde muy temprana edad empiezan a interesarse por las catedrales, el Renacimiento y todo lo relacionado con los ambientes nocturnos. En su origen era un movimiento pequeño que sólo afectaba a las clases más privilegiadas, a los pastores y al clero. Es una pena porque en este período eran hombres cultos con inclinación por la poesía, la medicación y la arquitectura, una característica que ha ido menguando con el paso de los siglos, conforme al movimiento se ha ido oscureciendo y deformando, de similar manera a lo que ha pasado con el rock, la religión, Gran Hermano o el 15M. Góticos conocidos durante este tiempo fueron todos hombres de la Edad Media e incluso algunos santos, como Francisco de Asís. Obras góticas: Virgen del Patrocinio Taquilla San Miguel, escuela de Chartres, abadía de Sant-Denis, Tetramorfos, El castillo de Otranto. Es muy importante subrayar que durante esta gloriosa primera etapa, el movimiento gótico no tenía relación con el vampirismo porque como todo el mundo sabe los vampiros no existen y por aquella época no había televisión, lo que dificultaba sobre maneras que las mentiras pudieran propagarse. Muy buena época esta por cierto, lejos de la crueldad de estos tiempos!!!!

Pero lo que a mí de verdad me interesa tiene lugar en el siglo XX, más bien a finales del mismo tan contradictorio que nos trajo a Buda y a Gandhi pero también a Hitler y a Nina. Como el movimiento gótico va desprestigiándose y se va convirtiendo poco a poco en la enfermedad gótica. Los góticos comienzan a definirse sobre todo por su estética lo que los convierte indudablemente en una tribu urbana esclava de la moda: camisetas y pantalones ceñidos sin el menor gusto, botas de cuero, crestas punkis, collares de pinchos, muñequeras, pelo largo, piercings, tatuajes, caras pintadas de blanco, cejas depiladas, esvásticas nazis y cazadoras de cuero. En los años sesenta ser gótico todavía se consideraba un orgullo. El problema surge cuando una facción de este movimiento intenta aplicar sus directrices a la música, especialmente al rock, y nace en el Reino Unido lo que hoy conocemos como rock gótico, básicamente un rock más estridente cuyas letras no se entienden, sus cantantes no cantan y cuando emiten sus gorgoritos parecen que están a punto de suicidarse. Ha habido muchos grupos góticos desde entonces, algunos muy conocidos, como The cure, Belle and Sebastian, Jesus and Mary Chain, Charles Mason, Nirvana o Patti Smith, y otros más de culto como Balhaus, Annie Lenox, The mission, Alien Sex Friend, Killing Zoe, American Gothic y Siousxie and the Banshess, e incluso españoles como Héroes del silencio, Siniestro Total o Alaska, que de alguna manera bebieron y se aprovecharon de la enfermedad gótica en alguna de sus formas. Esta música en su totalidad a mí me gusta definirla con una bonita palabra del pueblo llano: MIERDA.


DOS DE LOS MÁXIMOS CULPABLES: TIM BURTON Y EL CANTANTE DE THE CURE

Pues bien, si hay una cosa que no entiendo de los góticos es como pueden tener trabajo. Porque yo nunca contrataría a una persona con esas pintas. Por eso viven para la noche y de día duermen a pierna suelta (como si estuvieran muertos, pero no. Más quisieran). ¿Cómo pueden pagarse la entrada a sus antros oscuros y la bebida si no tienen trabajo? Pues porque la mayoría de los góticos son unos hijos de papá de cuidado. Sus papis les compran también sus cedés y sus libros de vampiros. El bolsillo de papá es infinito en cuanto a goticismo se refiere.

También es mentira que los góticos practiquen habitualmente el sexo. Tampoco es que les interese mucho, de verdad. Una encuesta que he realizado me descubre la sorprendente realidad de que casi el cien por ciento de los góticos son vírgenes. Esto es muy fuerte porque hay que entender que hay góticos hasta de 60 años… Ninguna mujer normal tendría sexo con un gótico porque luego tendría pesadillas. No sé si hasta sería ilegal, como tener sexo con un cadáver. Supongo que hay tíos enfermos de la cabeza que si se tirarían a una gótica si pudieran, pero es que los tíos en general se tiran a cualquier cosa, incluso a animales y a panchitas embarazadas. También hay tíos que se lo montarían con una niña monja con sida (palabras literales de un ex amigo).

Más falacias. Lo creativos que son los góticos. Jajajaja. Vamos a ver, leer un par de libros de vampiros al año no es tener inquietudes ni tener creatividad. Un gótico está más cerca de un yonqui que de un intelectual. A ellos no les interesan los libros, les interesan los vampiros… ¡porque quieren ser igual que ellos! ¿Y que es un vampiro si una versión más moderna y guay de un yonqui asqueroso? Andar diciendo que se quieren suicidar tampoco es muy creativo. Si lo hicieran realmente de alguna forma original podría reconocerles incluso cierto mérito.


¡¡¿OS IMAGINÁIS A UN PREMIO NOVEL ASÍ?!!

Un poema gótico, también llamados EMOS, es algo como esto:

Oh, qué asco es la vida
Me corto las venas
Mi sangre es roja y amarilla
Llueve sobre el cementerio.
Bla bla Bla.

Es decir, algo carente de todo encanto. Y encima, mal escrito. Yo creo que la gente no se atreve de decirles que escriben mal porque tienen miedo a que le claven uno de sus pinchos!!!


LA CHICA IDEAL DE UN GÓTICO

Estamos invadidos por los góticos, que son como zombis cutres y con aspiraciones modernas. Me propongo voluntaria para quemar algunos de sus bares de encuentro de Madrid con ellos dentro. Ya me han dicho el nombre de algunos: el Heaven, el 666, el Ocho y medio, el Darjol, todos nombres satánicos o parecidos. Ya los conozco, ya me han enseñado donde están algunos amigos. Hay demasiados para la mala imagen que dan de la noche y nuestra ciudad: dos cosas bonitas per se. Pero no, se me ha ido, tampoco quiero acabar con ellos. Yo les cogería uno por uno y se lo explicaría. Me sentaría sobre sus rodillas y les daría un baño, luego les pondría ropita de Tommy Hilfinger, luego les daría un libro de Pablo Neruda o de Paulo Coehlo, luego les pondría música molona de verdad que se entienda la letra… yo que sé, al final se darían cuenta (con lágrimas en los ojos) del ridículo que estaban haciendo. Y me darían las gracias.

Gracias Mireia por descubrirnos el camino.

Hala, de nada, chicos. Para eso soy bloguera, para deciros las verdades aunque duelan. ¿No?

Insisto, for information purposes only. No he tocado ni una coma. El artículo original está en la página de La Paz Mundial (www.lapazmundial.com), específicamente aquí, que lleva varias horas caídas por exceso de ancho de banda. Comentarios y demases, a Facebook (hay una página de fans de la enfermedad gótica), Twitter (hay un #mierialagunafacts y la pobre autora es trending topic desde ayer)  y semejantes.

Saludos,

Arthegarn.

LinkLeave a comment

Reinventando la rueda [Jun. 9th, 2011|06:29 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

Lo he dicho alguna vez y lo volveré a decir: el sistema asambleario que está intentando utilizar el movimiento 15-M no sirve. Desde el punto de vista organizativo tienen dos opciones: (i) adoptar un sistema de mayoritario y de representación, frente al consensual y horizontal que tienen ahora mismo, o (ii) desaparecer a corto plazo.

Una cosa que sorprende a muchísima gente cuando me lee y me conoce es que yo sea "tan conservador". En realidad yo no creo que sea conservador, eso es lo que otros dicen de mi. Yo me considero reformista y progresista(1). Ahora bien, sí que es cierto que, por defecto, respeto las normas e instituciones establecidas. Mi primera reacción es siempre pensar "si está ahí, por algo será" y no "vamos a ver como cambio esto". Tiendo a analizar los pros y los contras de aquello que me encuentro, y los pros y los contras de los cambios que podría introducir para hacer una valoración global no solo de lo que podría ganar cambiando las cosas, sino de lo que ese cambio implicaría en términos de pérdida directa y coste de oportunidad. No apoyo las reformas del sistema sin pensar detenidamente en sus consecuencias, no soy de los que dicen "lo que tenemos no nos da lo que queremos, luego es malo, luego no sirve y hay que cambiarlo(2)". Si algo me demuestra que no funciona busco como mejorarlo, por supuesto (y si funciona también, por eso me considero progresista), y si encuentro una solución que mejora el rendimiento global de lo que sea, intento implementarla. Pero tengo que convencerme de que eso es así, mi actitud natural sí que es "si algo está ahí, y funciona, por algo será". ¿Y por qué? os preguntaréis ¿por qué piensas, por defecto, que las instituciones establecidas funcionan, que son mejores que que esta nueva y maravillosa idea que se me ha ocurrido, cuando ya has visto las limitaciones de lo que hay y mi idea no ha tenido una oportunidad?. Pues, aunque no lo creáis, porque soy un firme creyente en la evolución por selección natural(3).

A estas alturas no me voy a poner a explicar lo que es la evolución por selección natural (aunque en realidad es sorprendente la cantidad de gente que tiene una idea errónea al respecto), baste con decir que lo que es aplicable a la biología, en términos de competición genes a través de sus fenotipos y  supervivencia del más apto, es aplicable a los fenotipos extendidos: las ideas, la tecnología, el conocimiento, la estructura social y, en efecto, la estructura política y organizativa. La democracia representativa que, con ciertas diferencias (y diversos grados de hipocresía), disfrutamos en el mundo occidental es, para mi, la "especie dominante" en el universo de la organización política. Es el mejor producto que miles de años de evolución y cambio han podido dar, es la superviviente mejor adaptada a las necesidades cambiantes de las sociedades, de la gente. No es perfecta, desde luego, como el ser humano tampoco lo es, pero eso no implica que no merezca la pena estudiarla a fondo antes de desecharla, preguntarnos por qué está configurada así y a qué necesidades responde, que problemas evita, cada una de sus partes. Esos representantes, esa carencia de mandato imperativo, esa constante delegación de facultades que aleja las decisiones del Pueblo y que a primera vista parecen una pésima idea puede que estén ahí por algo(4).

Y esto es algo que el movimiento 15-M creo que no hace, sea consciente o inconscientemente. Han decidido romper con todo y empezar una nueva sociedad desde cero; han mirado a su alrededor, han visto que no les gusta lo que ven y han decidio cambiarlo. Así que se han preguntado "¿cómo nos gustaría que fueran las cosas?" y han decidido construir su sociedad, y articular su movimiento, de acuerdo a esos ideales y objetivos. Una coherencia que aplaudo, por cierto, pero que me parece muy poco práctica y que, como la selección natural no permite errores, creo que les va a salir muy cara.

Como supongo que todos sabréis, el movimiento 15-M se ha "estructurado" (por decirlo de alguna forma) de una forma asamblearia y horizontal. Desde el principio, la teoría era que las decisiones comunes se tomarían por la totalidad del colectivo, y que además los temas se debatirían hasta que se lograra el consenso. La mayoría no podría, pues,  imponer a la minoría sus tesis e ideas por pura aritmética: la minoría tendría que ser convencida a través del diálogo, la argumentación y la razón, hasta que se llegara a un consenso, es decir: una postura con la que todo el mundo esté de acuerdo. Consenso que, por supuesto, no necesita de aprobación posterior ya que, si toda la comunidad ha discutido hasta estar de acuerdo, ¿quién va a "aprobar" lo que ya han consensuado todos? Consenso, por último, que no está escrito en piedra, sino que puede replantearse según fuera necesario o conveniente, según la comunidad cambie de idea o para ir mejorando el sistema interno. Todo, aparentemente, muy lógico, razonado, racional, directo, participativo y legítimo. De hecho, aparentemente no, es todas esas cosas y alguna más. Lo que no es, es práctico.

Lo primero que las asambleas de Sol tuvieron que abandonar fue el procedimiento de revisión. ¿Por qué? Porque, aunque todo lo que hemos dicho es muy sensato, el hecho es que cuando una comunidad es suficientemente grande, o crece suficientemente deprisa, no todas las decisiones se toman siempre con quorum universal, no siempre todo el mundo está presente en todas las discusiones y es convencido y forma parte de ese consenso. Así que se daba la circunstancia de que la comisión de filibusterismo virtual se reunía el martes, debatía durante horas la definición de "filibusterismo" hasta que se alcanzaba un consenso, se iban a casa cansados pero satisfechos, y el miércoles aparecían quince que no habían estado el día anterior, que no estaban de acuerdo con esa definición de filibusterismo y, hala, otra vez a debatir. El resultado, por supuesto, es que no se avanzaba nada y que los que participaban en la asamblea de forma regular se frustraban. Así que se abandonó el proceso de revisión y se sustituyó por "eso ya lo discutimos ayer, compañero, y ya hubo consenso" o "ya se decidió que la definición era X". En ese momento el famoso consenso asambleario dejó de ser real y pasó a ser una fachada. No se podía funcionar con auténtico consenso, con toda la comunidad convencida de la postura común porque entonces no se hacía nada, pero tampoco iban a admitirlo. Así que las asambleas en dos de los vicios que más critican al sistema: su hipocresçia y su falta de capacidad para integrar a las minorías. Pero sigamos.

En el momento de redactar estas líneas, el 15-M está en vías de abandonar el procedimiento consensual, es decir las decisiones por unanimidad, y sustituirlo por el mayoritario. ¿Por qué? Porque han crecido demasiado. El sistema consensual está muy bien para un grupo pequeño, incluso para un grupo mediano de, digamos, diez o quince personas(5) en el que se pede conducir un debate serio, razonado y argumentado capaz.de convencera alguien. Lo que La unanimidad es dificil, como demostro Jack Warden. Solo que el tenia mas razon que los Quechuas...pasa es que en el momento en el que tienes un grupo de cien personas, darle a cada uno un minuto para exponer su tesis inicial es una hora y media, darle otro minuto para explicar por qué su tesis es mejor que las demás es otra hora y media, y conceder un primer turno de réplica es otra hora y media. ¿Conclusión? Cuatro horas y media de "debate" (si podemos llamar debate a hablar un minuto cada vez para responder a ochenta ideas distintas a la tuya) para no haber hecho más que exponer superficialmente el tema, apenas haber empezado a debatir, y estar a años luz de alcanzar del consenso. Multipliquemos esto por el número de temas a discutir y veremos como las discusiones se eternizan sin llegar a acuerdos. Seguir ese sistema es caer de lleno en otro de los aspectos que el 15-M critica al sistema: su inoperancia. Y quizá los asamblearios prefirieran mantener el sistema consensual como punto ideológico, aunque las decisiones sean tan lentas. El problema es que, pro selección natural, los sistemas operativos, capaces de tomar decisiones rápidas y actuar aprovechando las oportunidades tienen ventaja sobre los que se eternizan discutiendo y no las aprovechan; ergo los sistemas mayoritarios prevalecen sobre los consensuales. Si no decides deprisa, alguien aparecerá, tomará la decisión y se llevará tu apoyo. En cualquier caso, esto ya se está haciendo en las asambleas de barrio (al menos en la mía, la de Retiro).

Además, el sistema consensual es vulnerable al "virus del enroque" a saber: "me da igual lo que digáis, yo he decidido esto y no voy a cambiar de opinión", que bloquea definitivamente toda toma de decisión. El movimiento 15-M ha experimentado esto en sus carnes a lo largo de los pasados diez días, cuando la cada vez más inmensa mayoría de los acampados en Sol quería levantar en campamento, pero se enfrentaban a un grupo de treinta o cuarenta enrocados que evitaban el consenso. Afortunadamente el movimiento fue suficientemente capaz de adaptarse como para, manteniendo una semblanza de consenso, imponer de facto la voluntad de la mayoría (en otras palabras, se llegó al consenso de "cada uno que haga lo que le de la gana" lo que deja solos en Sol a esos 30)(6). Pero esa apariencia de consenso no puede mantenerse, porque eterniza los debates y los hace vulnerables al enroque, así que es de esperar que próximamente el 15-M abandone la estrategia del consenso y pase a la de la mayoría, reafirmando el "vicio" que habrán adquirido en el punto anterior. ¿La alternativa? Discusiones eternas, falta de decisiones comunes, pérdida de interés por la mayoría, fragmentación y desaparición, por ese orden. Pero no cometerán ese error, aunque les cueste una crisis y perder algo de gente.

Lo siguiente que tendrá que abandonar el 15-M será el sistema asambleario, es decir, la participación directa. Una vez más, la participación directa es ideal para un grupo muy recucido de personas que, además, viven cerca las unas de las otras. Pero si el 15-M verdaderamente espera a convertirse en un auténtico movimiento nacional, y no una confederación de taifas desorganizadas, el sistema asambleario es inviable. Simplemente no se puede convocar todas las tardes a las ocho a todos los miembros del movimiento para que participen en la asamblea porque hay gente que vive en Lugo, gente que vive en Cádiz, gente que vive en Granollers y hasta gente que vive en Canarias. Una asamblea nacional es imposible. Oh, sí, claro, me olvidaba: internet. Puede que no se puedan hacer asambleas presenciales, pero sí que podemos hacerlas virtuales,¿no? Pues no. Imaginad a mil personas (es decir, lo normal en una asamblea de Sol un poco grande) intentando debatir todos en Twitter. O en un chat, o en lo que queráis. Una vez más los debates, si es que se pudieran llamar debates (hoy mismo yo he intentado seguir y participar en #debate15M y es un auténtico infierno, ideas fragmentarias, 190 caracteres para exponer argumentaciones complejas, Trolls y Pinkpollos por todas partes, etc.) se eternizarían y serían,a demás, imposibles de seguir. ¿Por qué? Porque se paralelizan, se atomizan, se desvían. Con un moderador con mano de hierro quizá, y digo quizá, fuera técnicamente posible, pero el tiempo necesario para escuchar a todo el que quisiera hablar, argumentar y rebatir haría, una vez más, que los debates se eternizaran sin tomarse decisiones. No os digo nada si en vez de mil personas son diez mil. La complejidad de la comunicación aumenta geométricamente, no de forma aritmética, por lo que dado un número equis de participantes (en realidad muy inferior a mil) es simplemente imposible percibir toda la información y seguir todas las líneas de debate, no digamos ya argumentar. Si el 15-M quiere ser capaz de tomar decisiones a nivel nacional tiene que articular un sistema a través del cual todos tengan voz y voto, aunque limitando el número de personas que participan en el denate. Todos sabemos cual ese ese sistema: el representativo. Así pues, pueden pasar dos cosas: o el 15-M adopta un sistema representativo a nivel nacional, en el que cada grupo o asamblea de barrio o facción o lo que sea elige un representante, y son los representantes los que toman directamente parte en los debates, o colapsará sobre si mismo. Y cuando lo hagan, habrán caído en otro de los vicios que critican al sistema: la diferencia entre representantes, con voz, y representados, sin ella. Esto, por supuesto, provocará una crisis y que parte de los que se identifiquen con el movimiento dejen de hacerlo, a parte de los que se vayan quedando por el camino al ver que esto no avanza y no se concreta en nada.</span>


Una vez establecido el sistema representativo es de suponer que se intente, al menos desde algunos grupos, minimizar la distancia entre representante y representado a través del mandato imperativo(7).El problema es que una asamblea de representantes ligados por mandato imperativo es un diálogo de besugos. Se levanta uno, expone la opinión de su grupo; se levanta otro, expone la opinión del suyo, quizá haya debate... Pero como los representantes por mandato imperativo no pueden tomar decisiones independientes no tienen derecho a llegar a un acuerdo, a comprometer la posición que se han comprometido a representar. Deben volver a la asamblea que les eligió, exponer los argumentos de los demás, debatirlos en la asamblea, decidir una nueva posición (en su caso) y luego trasladarla a la nueva asamble a de representantes, a ver si se llega a un acuerdo esta vez. Una vez más, la estructura formal es tan rígida que no permite aprovechar las oportunidades que van surgiendo, o al menos no tan deprisa como las organizaciones regidas por representantes con mandato representativo, que sí que pueden llegar a acuerdos entre representantes, ahorrándose varios pasos de discusión. Así pues, una de dos: o el mandato de los representantes de cada grupo o facción del 15-M es representativo, o las decisiones se tomarán tan despacio que el movimiento perderá impulso, la mayoría perderá interés, y acabará disolviéndose en la nada mientras esquejes del 15-M con mandatos representativos más ágiles se quedan con los desilusionados. Y así el 15-M caerá en otro de los vicios que critica al sistema: que los representantes tomen decisiones por si mismos en vez de consultar cada paso con el Pueblo, lo que provocará otra crisis, a parte de los que se hayan ido quedando por el camino por lo despacio que se toman las decisiones.

Esta división entre representantes(8) y representados terminará, definitivamente, con la horizontalidad, ya que nos encontraremos necesariamente en estos dos niveles. Esto será un trauma para el movimiento 15-M que, no me cabe duda, tratará de tapar o negar la pérdida de horizontalidad de diversos medios. Por ejemplo, quizá los representantes de reunan simplemente en una "asamblea de coordinación" o algo así, pero sea el nombre que se le de al cuerpo de representantes, el hecho es que ejercerán el poder de forma directa, mientras que los representados lo ejercerán de forma indirecta a través de ellos, el hecho es que se tomarán decisiones en esas reuniones que luego serán explicadas a los representados, no sometidas a su aprobación. Para ser exactos esto no tiene que ser así, pero una vez más si el 15-M toma el otro camino, el de someter a referendum todas las decisiones de tal forma que el poder siga siendo ejercido de forma directa por los miembros del mismo; harán falta de dos a tres reuniones para tomar una decisión, con el efecto ya anteriormente descrito. Y, en cualquier caso, no nos engañemos: en el momento en el que los representantes presentan a los representados un documento elaborado entre ellos para que los otros digan "sí" o "no" nos hallamos ante dos niveles claros: el de los que hacen las normas y toman las decisiones, y el de los que las ratifican y participan en su redacción solo de forma indirecta.

A estas alturas habrán muerto el consenso, el asamblearismo, la participación directa y la horizontalidad. La aparición de la figura del líder ejecutivo(9), elegido democráticamente y durante un plazo para que dirija y represente el movimiento, estará al caer, al igual que la estructura territorial (es decir, la división en barrios que eligen un representante para la asamblea municipal, provincial, etc.). Nos encontVen conmigo. Es el unico camino...raremos entonces con un movimiento estructurado, democrático, serio y capaz de tomar decisiones, hacer presión y movlizar gente en toda España en relativamente poco tiempo... si es que no se tarda demasiado y se pierde todo el fuelle, claro.

Insisto en que estas predicciones que hago, esta forma de terminar el 15-M, no es inevitable. Puede terminar así... o ir perdiendo fuelle hasta desaparecer (lo que probablemente sucedería a finales de este año, con un repunte para el primer aniversario y una desaparición casi definitiva en septiembre de 2012). O, tal y como nos enseña la Teoría General de Sistemas, puede desarrollar estructuras informales para suplir las carencias que tiene. Por ejemplo, el movimiento 15-M (que es una cosa) ya está cubriendo su falta de líderes, representantes y portavoces propios a través de Democracia Real Ya (que es otra cosa). Puede que el 15-M se identifique con DRY, pero son cosas distintas y, aunque han asumido esa función de liderazgo y representatividad, curiosamente, como al Rey, a esos no les ha votado nadie. La propia estrategia que se usó anteayer para imponer la voluntad de la mayoría sobre la de los Quechúas no fue más que una estructura informal, que puentea la estructura formal que no funciona (y que, eventualmente, será integrada por la estructura formal).

Todo esto lo digo no bailando jotas ni para demostrar lo buen brujo que soy, sino porque me da rabia que el 15-M, en su afán de romper con el sistema y el pasado, esté ignorando todas las lecciones que hemos aprendido de la historia respecto a la forma de articular un movimiento ciudadano a nivel nacional, y las razones porque esa forma de hacerlo, es decir a través de representantes electos democráticamente que toman decisiones por mayoría y no están ligados por mandato imperativo, sin ser perfecto, teniendo sus fallos y muchísimo que mejorar, sigue siendo el que mejor funciona(10). Por ignorar estas lecciones los miembros del 15-M tendrán que sufrir en sus propias carnes todos los batacazos que se producen cuando diseñas un sistema y este no funciona, batacazos que serían fácilmente evitables si se dejara de mirar tanto hacia alante y se mirara un poco hacia atrás. Pero, como todos sabemos, quien ignora su historia está condenado a repetirla...

Salud y evolución... por selección natural

Arthegarn___________
(1) Eso sí, progresista de verdad, es decir, tendente a favorecer los cambios que traen progreso. Ni "progre", ni revolucionario, ni "con política económico-social de izquierdas". Sigo diciendo que uno de los grandes éxitos de mercadotecnia de la izquierda en este país ha sido apoderarse de la palabra "progresista", máxime cuando (ironías de la vida) históricamente en España los progresistas eran los liberales.
(2) "Y hay que cambiarlo por lo que sea", más bien.
(3) Argumento que le sonará al ínclito Sir Accolon, a quien en la acampada de Sol le llegaron a decir que la evoluciómn por selección natural era "una mentira fascista y capitalista destinada a ocultar el hecho de que en la naturaleza las especies coexisten en paz y conviven en armonia y asi poder justificar su agresividad y su violencia"  (sic.)
(4) Con esto no quiero decir que el sistema democrático representativo actual sea perfecto, ni la panacea, ni inmejorable, ni nada semejante. Lo que intento decir es que es lo mejor que existe ahora mismo, aunque tiene que seguir cambiando y evolucionando al igual que el ser humano es imprefecto y tiene que seguir cambiand y evolucionando, Lo que quiero decir es que, aunque no sea perfecto, podemos aprender valiosísimas lecciones si analizamos cada una de sus partes y nos preguntamos exactamente por qué están aquí, lecciones que nos pueden evitar cometer errores cuando juguemos a ser Dios y diseñemos nuestro propio y mejorado ser humano, permítaseme la metáfora.
(5) Estoy hablando de personas activas en el debate y que sean parte en la negociación, por supuesto. Hablo de personas que mantienen opiniones distintas y argumentos distintos a los de todos los demás, es decir, indivíduos en el sentido más puro de la palabra. Mil personas que asienten a lo que dice un líder cuentan a estos efectos como una persona, tres que debaten y mil que callan cuentan a estos efectos como tres.
(6) De hecho, y en un movimiento envolvente que demuestra lo lista que es alguna de la gente que anda por ahí, le dieron la vuelta a la tortilla diciendo que en la siguiente asamblea se escucharían propuestas sobre como proseguir la acampada y que, si no se llegaba a consenso sobre como proseguir la acampada, que se quedara quien quisiera, pero a título personal y sin represntar al 15-M. Así que ayer los Quechuas, como les llama Sir Accolon e encontraron con que en la asamblea les iban a desautorizar y, básicamente, a dejar sin apoyo y mandar a casa. Que curiosa coincidencia que justo la asamblea de ayer no pudiera llevarse a cabo porque espontáneamente se fueron todos a dar voces al Congreso...
(7) Para quien no conozca la diferencia, el mandato imperativo es aquel por el que el representante está olbigado a trasladar exactamente la opinión de su representado, sin capacidad para negociar ni tomar decisiones propias, frente al mandato representativo, en el que el representado confía en el representante para que defienda sus intereses con su propia iniciativa y sus propias decisiones.
(8) Ligados a sus representados por mandato representativo.
(9) Sea este líder una persona o un grupo de personas: comité ejecutivo, comité central...
(10) Estoy hablando, por supuesto, de la idea base, de la estructura básica, no de la materialización que esa idea base tiene en el sistema español, que insisto en que es espantoso y digno de una democracia vigilada tipo Turquía. La misma idea básica es la que tienen los estadounidenses, los ingleses, los alemanes y los suecos, solo que su forma de llevarla a la práctica es verdaderamente democrática, responsable y... liberal.

Link2 comments|Leave a comment

Un liberal en la asamblea revolucionaria, popular y autogestionada de Sol y ni rastro del Rey Arturo [Jun. 1st, 2011|03:21 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

Cualquiera que leyera mi último artículo, Un Brindis por Sol, pensaría que en España el Pueblo, no una facción ideológica, sino el Pueblo, se estaba finalmente moviendo para alcanzar, entre todos, un nuevo acuerdo, más justo, directo y representativo, que reformara el sistema y la democracia. Por desgracia, nada podría estar más lejos de la realidad.

El jueves pasado, poco después de escribir ese artículo, pasé por casa, me cambié y me fui a Sol a ver en qué podía ayudar. Mi sorpresa fue grande al encontrarme que todos los carteles con soflamas izquierdistas, anarquistas y anticapitalistas que adornaban el campamento en mi última visita seguían allí... y que se habían reproducido. Me sorprendió porque, dado el carácter apartidista de los Cuatro Puntos(1), esperaba que el campamento se hubiera contagiado de la nueva ola de sentido común. Mi sentido arácnido empezó a zumbar, pero lo tranquilicé razonando que, al fin y al cabo, todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión, que era lógico pensar que muchos de los individuos de la acampada siguieran manteniendo sus ideas y p¡Y UN CUERNO!or tanto expresándolas y que ,incluso si no fuera así, quizá retirar todo aquello planteara más problemas de los que yo pensaba. Así que me di una vuelta para olfatear el ambiente, que olía a amapola, óxido, sangre y rubí: todo diverso pero todo rojo. Mosqueado, pero no desanimado, me acerqué al punto de información.

Allí pregunté directamente de qué iba todo esto y qué era lo que se quería conseguir. Tres personas distintas hablaron conmigo, pasándose la patata caliente los unos a los otros, pero sin concretar lo que yo quería. Uno me explicó el origen (básicamente económico) de la “indignación” de los "indignados" y me remitió al manifiesto original de Democracia Real Ya (y me dio una copia en papel); otro me habló vagamente de que era un movimiento popular y asambleario (fue la primera vez que oí la palabra “asambleario”, pero no sería la última) que intentaba hacer un mundo más justo en el que las personas no fueran tratadas en función del dinero que tenían, etc., todo ello regado con palabras como “popular”, “igualitario” y “garantizar”; el tercero ya resultó más concreto y me estuvo contando diversas medidas de los 38 puntos del segundo manifiesto(2) de Democracia Real Ya. Cuando le comenté que esas propuestas ya las conocía, pero que era mi entendimiento que se había dado “marcha atrás” al respecto y que se había recortado a los Cuatro Puntos me contestó que eso no podía ser así: “es posible que alguna de las asambleas haya dicho que para hacer algunos de los cambios que queremos haya que contar con gente de fuera del movimiento y que para eso haya que decir cosas en las que estemos de acuerdo con ellos o ellos con nosotros, pero eso no es que demos marcha atrás: lo que queremos es esto, y ni un paso atrás.”

Fue un bofetón a mis esperanzas, pero no cejé. Pensé que, al fin y al cabo, yo también quería conseguir más cosas que las que figuran en los Cuatro Puntos, así que lo verdaderamente importante no era lo que el 15-M o la gente que lo componía quería obtener además de desarrollar los Cuatro Puntos, sino el hecho de que querían, al menos en parte, lo mismo que yo, y que podríamos trabajar juntos para conseguir ese subconjunto intersección. En un momento comenté que era abogado y acabé, sin entender muy bien por qué, en la Comisión de Legal(3). Allí intenté hablar de leguleyo a leguleyo, esperando obtener respuestas más exactas y menos grandilocuentes a mis problemas, pero lo único que saqué en claro era que los Cuatro Puntos no eran, como yo pensaba, un consenso de mínimos: eran una propuesta de trabajo que había salido de una de las comisiones asambleas, la de Política a Corto Plazo, pero que tenía que ser refrendada por la Asamblea General (“y, entre nosotros, ni de coña, vamos, menudos vendidos”). Segundo bofetón a mis ilusiones, y nuevo recordatorio de aquello que digo yo siempre de “nunca creas que el deseo de informar de un periodista supera a su deseo de vender periódicos” (si uno lee cuidadosamente el artículo de El Mundo, por ejemplo, o el de El País se da cuenta de que en realidad no había tal consenso de mínimos, pero el titular vendía más así…).

Aun así, saqué otra cosa en claro: la gente con la que yo quería hablar, los que tenían (en mi humilde opinión) el sentido común y la visión política suficiente como para que del 15-M pudieran salir los cambios de sistema que España necesita tan desesperadamente, eran los de la Asamblea de Política a Corto Plazo. Me acerqué de nuevo a Información donde vi que se reunían en Cortylandia, pero me avisaron de que hoy precisamente no se reunían. No obstante vi que en cinco minutos empezaba la Asamblea de Política a Largo Plazo en la cercana plaza de Pontejos, así que me lié la manta a la cabeza y me acerqué allá, como siempre a escuchar lo que se decía y, esta vez, a participar con mis opiniones.

Quitando otro tipo vestido de negro debía ser el mayor de los cuarenta allí reunidos. Con media hora de retraso o algo así el compañero de las rastas que creo que se llama Arturo(4) tomó el altavoz y nos estuvo explicando las normas de la asamblea, al tiempo que pedía voluntarios para tomar acta, llevar cuenta de los turnos de palabra, etc. Como nadie se ofrecía para nada me pudo la educación católica aquella de la que hablaba Vieja Bruja cierta vez y me ofrecí a levantar acta para romper el hielo (y funcionó, en seguida salieron todos los demás). Esto lo digo porque ahora, cuando comente lo que se discutió en esa asamblea, quiero dejar claro que no es solo que anduviera yo por allí mirando el facebook y poniendo la oreja de vez en cuando, estaba levantando acta y prestando toda mi atención a lo que se decía. Así que, aquellos de vosotros que seáis moderados y leáis estos artículos para tener información de primera mano(5), agarraos, que vienen curvas.

Lo primero que voy a hacer es transcribir el orden del día de, insisto, la asamblea de Política a Largo Plazo (en adelante, “PLP”) (que yo, en mi ignorancia suponía que trataría de objetivos a largo plazo y líneas orientadoras, pero no):


  1. Okupación(6) de viviendas vacías.

  2. Expropiación de bienes inmuebles y posterior socialización.

  3. Federación de consejos municipales.

  4. Autogestión de todas las empresas y asambleas en los centros de trabajo.

Este orden del día, como comprenderéis, hizo que se me cayera el alma a los pies. Si hasta ahora mis conversaciones en la acampada habían sido desilusionantes, este orden del día me demostraba más allá de toda duda que el sentido común y el realismo brillaban por su ausencia en el movimiento 15-M (en otras palabras, que cuando asomaban la nariz se les veía muchísimo). Pero lo peor estaba por llegar.

Antes de empezar a tratar el orden del día se discutieron una serie de cuestiones preliminares (lectura del acta anterior, etc.), la principal de las cuales fue, precisamente, los Cuatro Puntos. Me gustaría tener el acta que levanté, que fue muy exacta y recogía cada intervención y, en ciertos casos, frases exactas, pero dejé allí el original y tengo que confiar en mi memoria… Las primeras intervenciones fueron todas tanto de enfado como de absoluta repulsa. Enfado por la repercusión mediática que habían tenido, enfado porque “la gente se va a creer que esto es lo que no es”, enfado porque sepercibía una diferencia de trato entre Política a Corto Plazo y Política a Largo Plazo, cristalizado (entre otros) en el hecho de que las actas de PLP no subían a la web ni tenían esa repercusión. Repulsa porque esos cuatro puntos “no es que sean descafeinados, es que no dicen nada”, porque no reflejaban los objetivos ni la voluntad ni el espíritu del movimiento 15-M, porque eran “contrarrevolucionarios” (sic.), porque legitimaban “a los políticos frente a las asambleas populares”, etc. Al poco de empezar el debate pedí la palabra, y a medida que avanzaba el debate me iba quedando claro, EN REALIDAD , qué es y qué quiere la gente de la acampada de Sol.


En primer lugar reclaman la instauración del régimen asambleario: una autoridad (por decirlo de alguna manera) alternativa al Estado basada en las asambleas. Ojo que digo “alternativa”, no “suplementaria”. Algunos proponían la legitimidad asamblearia como complementaria de la del Estado, pero la mayoría opina que la única legitimidad es la asamblearia. El Estado es, pues, ilegítimo, y debe ser sustituido por el régimen asambleario.

El régimen asambleario, a su vez, tiene las características básicas de horizontalidad y soberanía. La horizontalidad quiere decir que se elimina la distinción entre gobernante y gobernado; la soberanía, consecuencia directa de la horizontalidad, quiere decir al mismo tiempo que (i) las decisiones de una asamblea no pueden ser revisadas o revocadas por cualquier tipo de órgano y (ii) cada asamblea particular no está vinculada por nada que rechace. Esto puede parecer un poco confuso así que trataré de explicarme: el régimen asambleario horizontal no permite la existencia de una estructura vertical de revisión y convalidación en el que, por ejemplo, las decisiones los consensos de la asamblea de PLP tengan que ser refrendados por la Asamblea General de la acampada. Ahora bien. Eso no quiere decir que los consensos estén escritos en piedra una vez tomados, por supuesto: una asamblea puede revisar los consensos de una asamblea anterior y cambiar de idea, lo que quiere decir es que no hay una estructura horizontal de tipo convencional, todo el poder está en la base.

Esta horizontalidad termina, obviamente, con el sistema representativo. Son los ciudadanos quienes toman todas las decisiones de forma directa en vez de elegir un representante que decide por ellos. En otras palabras: se trata de eliminar el sistema democrático tal y como lo conocemos en implantar otro básicamente plebiscitario en el que no existe la diferenciación entre gobernante y gobernado y en el que, precisamente por eso, no es necesaria la división de poderes (fundamentalmente porque los “poderes” no existen: la única legitimidad y autoridad emana de la asamblea).

El otro gran punto es la superación del capitalismo. No se habló tanto de esto como del régimen asambleario, pero la idea es la socialización de los medios de producción para cubrir las necesidades básicas, así como de cualquier otro bien ya existente pero distinto de un medio de producción (vivienda, etc.) necesario para cubrir esas necesidades básicas. Estas socializaciones se decidirían y llevarían a cabo en y por las asambleas, que además gestionarían los centros de trabajo y toda actividad productiva, económica y comercial.

No voy a dar mi opinión sobre estas ideas, al menos no aquí. Pero creo que es importante que es importante, por no decir imprescindible, que el ciudadano de a pie sepa de verdad de qué se habla en la Acampada de Sol y de verdad cuáles son sus objetivos. Muchos puede que creáis que es difícil de creer, algunos incluso estuvisteis en las manifestaciones de bárbaros de los días 19, 20 y 21 defendiendo un voto responsable y/o un cambio de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y/o del modelo de Estado, penséis que “habéis estado allí” y que “sabéis de qué va esto”. No pienso discutir, me voy a limitar a remitiros a las actas de las asambleas, no solo de PLP sino también de Corto Plazo (los “sensatos” que propusieron los Cuatro Puntos), para que leáis, en sus propias palabras, qué se discute y aprueba en Sol. Y, dicho esto, vuelvo al relato.

A pesar de que a la vista de lo que se estaba hablando era totalmente inútil y de haberme dado cuenta de que había estado radicalmente equivocado respecto a lo que se intentaba en Sol, cuando llegó mi turno de palabra traté de defender los Cuatro Puntos. Dije que yo estaba aquí por ellos, que sin ellos no estaría hablando en aquella asamblea así que algo bueno tenían, que tener; dije que tenían la virtud de aunar los esfuerzos de mucha gente, que cambiar el sistema era muy difícil y que se necesitaba el apoyo de muchísima gente, que era necesario buscar algo en lo que todos, izquierdas, derechas, reformistas, revolucionarios y conservadores, pudiéramos estar de acuerdo; dije que uno de mis defectos es que yo era muy práctico y que, si bien veía posible, aunque no fácil, cambiar el sistema democrático para convertirlo en uno más justo, cuanto más coyunturales y específicas fueran las metas que se fijaran menos apoyo tendrían y que opinaba que era mucho mejor conseguir los Cuatro Puntos, aunque fueran relativamente modestos(6), que querer un cambio radical y no obtener absolutamente nada; que podíamos avanzar todos juntos o quedarnos quietos por separado y que los Cuatro Puntos ofrecían avance y unidad… Y me quedé solo, claro.

Citando del acta de esa asamblea tal y como está en tomalaplaza.net (y que no recoge mi intervención)


  • CONSENSO: NO APOYO A LOS “CUATRO PUNTOS”

  • CONSENSO: INSTALAR EL RÉGIMEN ASAMBLEARIO, SUPERAR EL CAPITALISMO, FORTALECER LAS ASAMBLEAS POPULARES

No fueron los únicos consensos que se alcanzaron, por supuesto. Por ejemplo, recuerdo que se decidió que el medio asambleario era un fin en si mismo, algo tan contradictorio como totalitario ¿Dónde quedó Protágoras, dónde Kant, dónde el hombre como medida de todas las cosas, dónde el ser humano como fin en sí mismo? Recuerdo a dos o tres diciendo que lo que se pretende no es cambio, sino revolución total. Recuerdo a una chica diciendo que todas estas cosas ya había un partido que las defendía, Izquierda Anticapitalista(7).

Recuerdo también que en un momento determinado determinado alguien comentó que la diferencia entre PLP y PLC no era en realidad el plazo, sino el calado de las propuestas que iban a salir de cada asamblea. En ese momento pensé “bueno, a lo mejor lo que pasa es que me he metido en la asamblea de los sonaos, la verdad es que no me extraña que no os suban las actas a la página porque hay portadas de Intereconomía de aquí al año que viene”…

En fin, no quisiera alargarme más, porque esto ya me ha quedado lo bastante largo. La discusión del primer punto del orden del día, que vino después, también fue sonada, pero os remito una vez más al acta que, insisto, está en internet. en su propìa página. De hecho, os insto a que, antes de darle al próximo "Me gusta" apoyando el movimiento 15-M o de los indignados o de lo que sea, antes de retwittear la última consigna y antes de echaros a la calle para ir corriendo a la Puerta del Sol o a la Plaza de Cataluña o a donde sea para evitar el desalojo(8), os leáis con cuidado las actas de las asambleas. Para que sepaís, con absoluta certeza, a qué le estáis prestando vuestro apoyo. Y si estáis de acuerdo con lo que proponen, bendito sea vuestro apoyo siempre que se manifieste de forma pacífica, pero que quede constancia de que, en mi humilde opinión:


  • El 15-M no es es un movimiento moderado ni intenta serlo, es un movimiento extremista.

  • El 15-M no es un movimiento reformista que intente cambiar las leyes o la Constitución, es un movimiento revolucionario que intenta edificar un nuevo modelo de sociedad con bases completamente distintas.

  • El 15-M no es un movimiento apartidista, es un movimiento claramente de izquierda y, me atrevería decir, de extrema izquierda.

  • El 15-M no es un movimiento democrático, a menos que se entienda la democracia de forma tan amplia como Alfonso Guerra entendía España cuando dijo aquello de que cuando acabara con ella no la iba a conocer "ni la madre que la parió". Es un movimiento asambleario, plebiscitario, libertario o como lo queráis llamar, pero eso no es democracia; no todo sistema de consenso mayoritario es democracia. La democracia consiste en que el pueblo (demos) elija al gobierno (krátos) y este movimiento lo que intenta es eliminar el gobierno y mezclar todos los poderes. Mucho pueblo, sí, no lo niego, pero cero gobierno.

Y esas es la verdad, o al menos mi opinión con los datos que tengo. Supongo que desilusionará a más de uno, pero es lo que tiene informarse, que desengaña. Ahora, por estas que con cruces que, conmigo, una y no más. Ahora ya sé de qué va esto, al menos hasta que vuelva a ver si sigue igual.

Salud y evolución,

Arthegarn_____________________
(1) Para quien no esté siguiendo toda la serie de artículos: El jueves 23 la prensa publicó que la gente de Sol había llegado a un acuerdo de mínimos, de clara tendencia inclusiva, que eliminaba las propuestas más “izquierdosas” de política socioeconómica y se centraba en la reforma del Sistema. Esas propuestas, a las que me refiero en este artículo como “Los Cuatro Puntos”, eran: (i) reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana, (ii) lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política, (iii) separación efectiva de los poderes públicos y (iv) creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política. Cuatro propuestas centradas, inclusivas, que opino que son buenas y que, de haberse mantenido, podrían haber aglutinado en torno a este movimiento a una parte muy, muy importante de los españoles, incluyendo casi sin excepción a todos aquellos que Ortega y Gasset hubiera llamado élite. Por supuesto, no fue así…
(2) Este “segundo manifiesto” en realidad son las “propuestas” de Democracia Real Ya y se publicaron el domingo pasado. Hablé de ellas brevemente en
Porque les necesitamos. Donde sea.
(3) Al parecer, por cierto, al comisión de Legal se enfrenta exactamente al mismo problema que los departamentos legales de las grandes empresas. La gente viene preguntando algo del estilo de “¿qué pasa si hacemos esto?”, Legal contesta algo del estilo de “que os pueden poner una multa” y lo que el que ha preguntado va diciendo es que “Legal ha dicho que no podemos hacerlo”. No, Legal os ha advertido de las consecuencias, pero no ha tomado una decisión, la decisión es vuestra. Como en todas partes, los abogados del 15-M tienen una cierta reputación dentro del movimiento de ser los que le dicen que no a todo y los que le pagan pegas a todo, pero no es así.
(4) Permítaseme la figura retórica, aclarando en aras de la veracidad de la información que creo recordar que no se llamaba Arturo sino Salva. Ahora, las rastas las tenía, y la barba desaliñada y el pañuelo palestino también.
(5) Técnicamente de segunda…
(6) A mi no me parecen modestos en absoluto, por cierto.
(7) En el momento no le di importancia, pero luego Sir Accolon me estuvo contando como está viviendo él el asunto y me lo volvía pensar. Es interesante que le deis una vuelta a la página vosotros mismos: lo que no ha podido hacer IU ni UPyD ni nadie en absoluto lo están haciendo estos.

Link39 comments|Leave a comment

Un brindis por Sol [May. 26th, 2011|03:01 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , ]

Me alegra sobremanera ver que el sentido común parece que está volviendo a Sol.

Un movimiento que empezó como apolítico (técnicamente apartidista, diría HK), buscando la regeneración democrática, pidiendo una democracia más directa y representativa y una mayor responsabilidad de los políticos ante los ciudadanos había derivado, como apuntaba en mi último artículo, en un movimiento claramente de izquierdas. Era una pena porque la idea original era algo que todos, las derechas, las izquierdas, los del centro y los de la periferia, podíamos (y, en mi caso, queríamos) apoyar. Pero de ahí se pasó de alguna manera ( y al manifiesto de Democracia Real Ya me remito) a pedir cosas como la reducción del gasto militar, la reforma de la ley hipotecaria, u otras tremendamente concretas de política económico-social. En otras palabras, se ha dejó de pedir un acercamiento entre Gobierno y gobernados y se pasó a pedir eso mismo (así, de rondón, en los últimos subpuntos del penúltimo punto) y usar más de la mitad del manifiesto para decirle al Gobierno como debe gobernar, todo ello mientras en twitter se decía que aquello era un #consensodeminimos.

Me río yo del consenso de mínimos Aquello no era un acuerdo de mínimos, los mínimos eran la regeneración democrática y la responsabilidad de los representantes. Todo lo demás no eran mínimos, eran añadidos y que habían sido tantos que ya casi no dejaban ver el objetivo inicial. A mayor abundamiento, todos esos añadidos (o una gran parte) eran "de izquierdas". Hablar así es una simplificación, desde luego, pero el hecho es que se convirtió una buena idea con dos o tres buenas propuestas que todos podíamos apoyar en un paquete cerrado de 38 medidas que yo, que soy "de derechas" (soy liberal, así que por desgracia en este país y para mucha gente soy "de derechas" como si fuera conservador, por ejemplo) no podía apoyar, porque creo que, aplicadas todas, traerían más mal que bien. Así que, desgraciadamente, todos esos añadidos hicieron que retirara mi apoyo (tal como era) al manifiesto, porque no me representaban no eran en lo que yo creo. Y supongo que conmigo perdieron el apoyo de un buen número de votantes del centro-derecha liberal, quizá incluso de la derecha, que veían con buenos ojos un cambio de sistema que hiciera madurar España. Una pena, porque sin el Partido Popular (y una buena parte del PSOE) es totalmente imposible cambiar nada en este país…

Pero, afortunadamente, parece que esto ha cambiado. No sé si es que se han dado cuenta de que haciendo propuestas partidistas no pueden cambiar el Estado porque alienan a gente que de otra forma apoyaría las propuestas base, si se han caído del guindo, les ha venido a ver Dios o qué, pero según El Mundo, ayer se llegó al acuerdo de plantear únicamente cuatro reivindicaciones, a saber:

  • Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.
  • Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.
  • Separación efectiva de los poderes públicos.
  • Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

Y yo estoy de lo más contento. Así, sí. Estas son medidas con las que estoy de acuerdo, esto es lo que hay que hacer para regenerar España y su sistema, para acabar con esta especie de “libertad vigilada” que se dio en 1978 al Pueblo y pasar a tener un sistema democrático y representativo, como el que tienen en los países verdaderamente democráticos de occidente. Estos cuatro puntos no son ni de derechas ni de izquierdas, proponen reformas estructurales con las que yo creo que todos estamos de acuerdo y son asumibles por todo el espectro político (de votantes, claro, los políticos habrá que verlo). Y, aunque se dé (desde mi punto de vista) demasiada importancia al tema de la corrupción y no suficiente a la reorganización estatal, me da igual porque el control de la corrupción no es que ea precisamente nada malo.

Así que me voy a pasar esta tarde por allí a ver en qué puedo ayudar. Porque esto sí es lo mío, esto sí que merece la pena, esto sí que puede salir bien y solo puede traer buenas cosas. Y merece mi apoyo. Y probablemente, a poco que lo pienses, el tuyo.

¡Olé!
Link3 comments|Leave a comment

Porque les necesitamos. Donde sea. [May. 22nd, 2011|07:06 pm]
Arthegarn
[Tags|, , , , ]

El último artículo, el de un liberal en la corte del Rey Arturo, se quedaba cojo porque no incluía mi análisis y opinión sobre qué va a pasar ahora con la Spanish Revolution, el Movimiento 15-M, Toma la Plaza, la Acampada Sol o como queráis llamarle. La respuesta, que me da pena dar, es: casi nada, nada, o algo peor. Me explico:

Desde el primer momento el movimiento ha carecido de tres cosas que son imprescindibles para que cualquier grupo de más de uno vaya del punto A al punto B sin disgregarse en el camino. Esas tres cosas son: (i) una identidad de objetivo, definiendo como tal el que todos los miembros del grupo tengan los mismos objetivos o, que, al menos, estén dispuestos a alcanzar un compromiso en aras de definir un objetivo común que, si no les lleve exactamente a donde quieren ir, al menos les deje cerca; (ii) un líder ejecutivo, es decir, alguien a quien los demás siguen, en quien confían, y que toma las decisiones para solventar los problemas que se vayan produciendo en el camino y (iii) una estructura jerárquica y de comunicación que se ocupa tanto de transmitir las decisiones del líder al grupo como de dar información al líder sobre lo que quiere y detecta el grupo, para que este tome las decisiones.

Puede alegarse que, sobre todo en los últimos días, en Sol sí que ha existido una estructura. Había una asamblea de comunicaciones que emitía comunicados, había gente que se ocupaba de los medios de comunicación(1), había una recogida de ideas y unos buzones y una gente pasándolo todo a limpio... y es cierto. Pero lo que no había es un líder, y la estructura de la que hablo tiene como objetivo fundamental transmitir información del líder al colectivo y del colectivo al líder. Todo lo demás es pura logística, pura intendencia, que está muy bien pero que no es de lo que yo hablo.

Y la carencia de líder ha sido patente. Cuando hablo de un líder no hablo necesariamente de una reedición del Cojo Manteca o de Daniel Cohn-Bendit, pero al menos una comisión con poderes ejecutivos en quien la comunidad delega la capacidad de decisión ordinaria. Es imposible tomar todas las decisiones de forma asamblearia, pero eso es algo que, probablemente debido a los orígenes del movimiento exigiendo democracia más directa y participativa, en Sol no han querido, o no han podido, ver. Además, y esto es una impresión que tengo yo, lo mejorcito del movimiento, las Zalasas y Adrianes y Gonzalos, deben estar aquejados de una importante cratofobia. Me da a mi en la nariz (e insisto en que es una intuición) que los indivíduos que tenían la capacidad de dirigir y quizá incluso unificar a los demás no querían hacerlo, de que estaban allí por si mismos, para ser parte de algo, no para dirigir a nadie. Me da la impresión de que como todo esto tiene mucho de odio y desprecio a los líderes que han fallado, nadie quería convertirse en uno(2). Pero es que sin alguien que tome decisiones y tenga iniciativas no se va a ningún sitio a largo plazo; el cuerpo no puede caminar sin cabeza.

Lo que nos lleva al primer, y desde mi punto de vista principal, problema; la asintonía ideológica. Insisto en que en este movimiento, al menos al principio, no había dos que pensaran lo mismo. Ahora ya hay un comunicado, ya se ha conseguido (¡una semana después!) cristalizar la opinión común... o algo así. Porque yo mismo, a la hora de redactar estas líneas, no sé exactamente dónde dirigirme para informarme de estos puntos y leo diversos manifiestos más o menos parecidos sin saber cuál es el que ha salido de las asambleas de Sol. Aunque para el razonamiento que sigue (y a menos que me sorprenda) los términos exactos de lo que se pide son, hasta cierto punto, irrelevantes.

En unas horas la atención de todo el país dejará de estar en Sol (la que quede) y volverá a las elecciones autonómicas, sus resultados y su análisis. La gente es como es, no suele ser capaz de atender a una sola cosa y cuando algo nuevo atrae su atención olvida lo anterior. Mucha de la atención que han recibido los acampados de los medios, y mucho del apoyo popular más frágil, se disolverá esta misma noche para no volver jamás. Por otro lado, si la televisión es volátil y busca siempre la última noticia, las redes sociales no es que sean volátiles, es que son explosivas. En mi experiencia, las redes sociales no son capaces de mantener su atención en el mismo tema durante más de una semana o diez días. Todo el apoyo y toda la repercusión que ha tenido este tema en las redes sociales se irá disolviendo a lo largo de la próxima semana a medida que la gente se ponga a hablar del resultado de las elecciones, o del hijo de Scharzenegger, o de DSK, o de lo siguiente que pase. O se de cuenta de que, oh, mierda, se me han podrido todas las calabazas que tenía plantadas en mi granjita. A lo mejor me equivoco, pero al tiempo.

Dentro de la propia acampada, ahora que toca organizarse y pararse a pensar en hacia donde vamos, empezarán a surgir disensiones. Habrá quien esté a favor de llegar a un acuerdo de mínimos que excluya toda declaración política y habrá quienes quieran incluir peticiones políticas(2). La idea inicial del movimiento era pedir una democracia más directa y participativa y punto, pero ha medida que ha pasado el tiempo a ese objetivo se le han añadido, por arte de birlibirloque, otras que no son de estructura democrática sino de política económica. Si no me créeis, mirad el manifiesto de Democracial Real Ya, que voy a considerar como el "oficial", y decidme cuántas son de política económica. Yo os lo diré: cerca del 70%. Yo mismo estaba de acuerdo en lo que se pedía al principio, pero a medida que la propuesta básica de "Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo"(3) pasaba de alguna forma de ser la reivindicación principal a quedar relegada al antepenúltimo punto del manifiesto me iban perdiendo. Ahora mismo lo que propone la asamblea es un paquete de medidas que creo que traería más mal que bien y que no apoyo, y estoy seguro que no soy, ni seré el único a quien le ha pasado esto. Estoy seguro, además, de que dentro del propio movimiento hay a quien le parece que ese manifiesto es quedarse corto, o que debería hacerse más hincapié en esto y en aquello. A medida que el objetivo fundamental deje de ser algo tan simple como "quedarnos en el campamento, organizarnos y manifestar nuestra indignación" y pase a ser algo más complejo y detallado irá perdiendo gente por el camino y se irá atomizando.

Conclusión: a partir de ahora el tema irá cuesta abajo, perderá una gran parte de la atención y el apoyo popular que ha tenido hasta ahora, la vida "volverá a la normalidad" y los que queden que estén verdaderamente comprometidos con la idea, y que dudo de que sean más de unos pocos miles en toda España, se llevarán un palo terrible cuando vean que se quedan solos. Porque a esta hora tienen que estar ilusionados, montando castillos en el aire, pensando que otro mundo es posible, soñando con hacer una revolución al estilo de la que están experimentando (más mal que bien) algunos países islámicos y cambiar el sistema, no ya la coyuntira, el sistema, para hacerlo mejor y más justo. Creen que es posible y creen que pueden hacerlo, y se van a dar un batacazo terrible del que espero que sean capaces de levantarse, porque me dolería muchísimo si gente tan buena, preparada y noble como la que conocí en la acampada se "desinflaran" por completo, se desilusionaran y se retiraran por completo del sistema, porque tienen mucho que aportar.

Y creo que el primer palo vendrá en unas horas y será el que, después de todo esto, el Partido Popular alcance unos resultados todavía mejores de lo que se esperaba en las encuestas. Probablemente crean que su esfuerzo no ha servido para nada, que la gente ha seguido votando a "los de siempre" y, lo que es peor, dentro de "los de siempre" a "los que son todavía peores". Pero en realidad no habrá sido así, sino mucho peor. A medida que el movimiento se ha ido politizando de forma pareja a su éxito ha ido girando su voz y su cabeza a la izquierda. Muchas de las cosas que se decían (y mucho de cómo se han hecho las cosas) ha conseguido que todo lo que no es izquierda no se sienta representado, en absoluto, por lo que está pasando, y en algunos casos, como el mío, que considere que "se están pasando" o, cosas peores como las que he oído esta mañana yendo a votar. La incidencia que estas propuestas puede haber tenido entre los votantes del Partido Popular tiene que haber sido mínima. Por cada votante que ha decidido votar a un partido pequeño en vez de al PP hay quince que han decidido votar a un partido pequeño en vez de al PSOE.

Y eso se notará en la división de escaños, claro. La dispersión del voto de la izquierda entre PSOE, IU, UPyD (lo que consiga sacar) y los partidos ecologistas (que siempre se benefician de estas cosas) dará, por ley D'Hondt, más peso al voto del PP, que continuará cohesionado. Así que, en realidad, el movimiento habrá tenido éxito, sí, y repercusiones, sí, pero probablemente las últimas que sus organizadores y promotores hubieran querido: beneficiar al Partido Popular. Y eso les va a suponer un palo a la moral espantoso, sea porque crean que no han tenido éxito y que, en el fondo, nadie les ha escuchado, sea porque de repente se den cuenta de lo que han hecho.

Y yo no creo que esta gente, sin unidad programática clara y sin un líder, que aun tienen mucho que definir y perfilar, que van a empezar a recibir un palo detrás de otro al espíritu y la moral a partir de dentro de unas horas, y que aun no se han enfrentado con cosas como tres días seguidos lloviendo, por ejemplo, vayan a poder resistir mucho. Oh, sí, seguirán por ahí dando vueltas por internet y apareciendo de vez en cuando, desde luego, pero no le doy ni un mes a la acampada en si misma. Ni un mes. Y después de eso, las nieblas de la historia se los tragarán.

Pero no todo estará perdido. Con un poco de suerte los políticos se darán cuenta de que ya ha llegado el momento de reformar la Constitución y la LOREG, algo que tanto PSOE como PP saben que es imprescindible, y se empiece a trabajar en serio en un gran pacto de Estado para hacerlo. Y, con otro poco de suerte, quizá esto lleve a una refundación del PSOE como la que tuvo AP en 1989 y que habría que estar ciego para pensar que no fue buena para España. Incluso es posible que toda esta gente con la que hablé en las acmapadas y que me cayó tan bien pierdan la cratofobia y se metan en política, donde sea, en IU, en UPyD, en su propio partido, en el PSOE... o incluso en el PP.

Porque les necesitamos donde sea.

Arthegarn__________
(1) Desde mi punto de vista, por cierto, la gestión que se ha hecho de los medios de comunicación, sobre todo de la televisión, ha sido desastrosa. Cada vez que un grupo coreaba "¡Televisión! ¡Manipulación!" al encenderse el piloto de una cámara estaba insultando y alienando a quien utiliza ese medio para informarse; cada vez que un periodista decía "nos han pedido que no grabemos las asambleas" o "nos han pedido que solo hablemos con la comisión X" algo olía a gato encerrado. Puede que insultar sea el último de los deseos y puede que sea de lo más sensato intentar decir que el primer grillao hasta arriba de cerveza que hable de la tercera república no representa al movimiento; pero es el efecto emocional que produce, cuando estás en casa y pones las noticias para enterarte de qué pasa, que unos "niñatos de veinte años" te digan que te están manipulando. Me da igual que sea cierto, si intentas transmitir una verdad y transmites un insulto es que algo falla en el mensaje y tienes que arreglarlo. Intenté explicárselo a Zalasa, pero no me quiso escuchar. A ver qué pasa ahora.
(2) Oh, seguro que más de uno lo ha intentado. Seguro que ha pasado por ahí el Sindicato de Estudiantes, por ejemplo, y si el sinvergüenza de Esteban Ybarra no ya intentado sacarle partido al tema es que ha mejorado mucho. Seguro que más de uno ha pensado en hacerse una carrera (o en salir en la tele) y seguro que había más de uno por allí con eso que mi padre llamaba espíritu de líder, pero aunque hayan cometido errores lo que no han sido en este movimiento es tontos. Ni se han dejado manipular, ni absorber, ni controlar, y han sido muy cuidadosos con este tipo de asepsia.
(3) Por supuesto, lo de que el voto nulo y el voto en blanco tengan representación legislativa es una soberana majadería que me gustaría que me explicaran en qué consiste exactamente y que no apoyo, pero es por copiar el texto literal del manifiesto.

Link10 comments|Leave a comment

navigation
[ viewing | most recent entries ]
[ go | earlier ]